Lanzar una nueva marca (o rescatarla, como este caso) en un mercado tan maduro como el de la automoción. Sin embargo Dacia se ha hecho un hueco en el panorama del motor con un arma infalible: el precio. Sobre todo en estos momentos de apuros económicos, en los que ha colocado al Dacia Sandero como modelo más vendido del mes de enero de 2013.

Ahora, según informa Automotive News, la marca low cost del grupo Renault busca competir con precios todavía más bajos vendiendo coches por Internet. En coches.com conocemos de sobra las ventajas de las nuevas tecnologías a la hora de ahorrar costes y no cabe duda de que la apuesta es acertada.

Las leyes de distribución de coches actualeshacen que todavía sea imposible que las marcas vendan sus coches por Internet directamente. No es algo único de Europa, ya que los movimientos de Tesla están siendo analizados con lupa en EE.UU. por querer saltarse los concesionarios. Sin embargo, las marcas siguen analizando esta vía. Como BMW, que ya anunció su intención de comercializar los coches eléctricos de su submarca I en la Red para reducir costes y poder ofrecerlos a un mejor precio. Y Audi ya ensaya con sus showrooms Audi City que podrían ser un canal directo usuario- marca, una idea que imita Jaguar Land Rover con sus concesionarios virtuales.

Pero no sólo las marcas prueban esta sistema. Google ha probado ya en Reino Unido una especia de concesionario online gracias a un motor de búsqueda que indexa todos los coches presentes y los compara.

Ahora es Renault la que podría distribuir sus vehículos (empezando por Dacia) a través de la Red a partir del próximo año. En El Economista hablan de que el mercado del automóvil online es un valor al alza. Los analistas de Frost & Sullivan estiman que en torno a 4,5 millones de coches serán vendidos mediante Internet en 2020, frente a los escasos 5.000 que fueron distribuidos así en 2011.

Esto demuestra que los concesionarios que no sepan innovar para mantener su competitividad en la cadena de valor, tenderán a ir desapareciendo como agentes de distribución, igual que ocurre con otras industrias como la editorial o la del entretenimiento.

Fuente: Automotive News
Vía: El Economista

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta