Volvo XC40 T5 Recharge 2020 – 25
Mario Nogales

Las emisiones de los híbridos enchufables están muy por encima de lo homologado

Si habéis visitado nuestra sección de pruebas os habréis dado cuenta de que cada vez hay más híbridos enchufables en la lista. La demanda de este tipo de vehículos está experimentando un crecimiento ejemplar en Europa y en nuestro país muchos usuarios los buscan por su etiqueta CERO y las ventajas que aporta. Si por algo destacan es por su eficiencia, aunque ahora vuelve a saltar la polémica respecto a unas emisiones de CO2 que estarían muy por encima de las cifras homologadas.

Eso es lo que se ha descubierto en el último estudio de Transport & Environment (T&E), que critica el impacto que tienen estos modelos en el medio ambiente y pide que se retiren los subsidios de compra y las exenciones fiscales a los híbridos enchufables. Comienzan a tacharlo como escándalo de emisiones tras analizar las emisiones de tres modelos con este tipo de sistema de propulsión: el BMW X5, el Mitsubishi Outlander y el Volvo XC60. Las pruebas las realizó un laboratorio independiente llamado Emissions Analytics.

El caso es que los valores recogidos fueron entre un 28 % y un 89 % superiores a lo homologado según el ciclo WLTP. Las pruebas se hicieron en situaciones reales de conducción y comenzando con la batería cargada por completo. En el modo eléctrico las emisiones todavía se mantienen más o menos en las cifras que corresponden, el problema es cuando se descarga la batería. En ese momento es cuando se disparan las emisiones entre tres y ocho veces más que los valores oficiales. Se dice que solamente podrían circular entre 11 y 23 km utilizando con el motor de combustión antes de que superasen las emisiones oficiales de g/km de CO2.

Por no hablar del modo en el que la batería se recarga utilizando el motor térmico, la tecnología denominada geofencing. En ese caso, las emisiones pueden llegar a ser hasta 12 veces superiores a las homologadas. Desde T&E creen que muchos de estos modelos no están hechos para moverse en modo eléctrico, pues no genera la energía necesaria para dar soltura al coche y requiere que se active el motor de combustión. También acusan los fabricantes de utilizarlos para rebajar sus niveles de emisiones para cumplir con los objetivos de CO2, sin importar su uso real.

Si vamos modelo por modelo, el BMW X5 xDrive45e terminó con 41 g/km de CO2 en modo eléctrico (+28 %), se disparan hasta 254 g/km (ocho veces más) y rozan los 400 g/km cuando se carga la batería con el motor de gasolina. En el caso del Mitsubishi Outlander PHEV se emitieron 86 g/km (+89 %) en el modo eléctrico, 164 g/km en el modo a motor y superan los 200 g/km cuando se carga la batería. El Volvo XC60 híbrido encahufable obtiene 115 g/km CO2 (+62 %) en eléctrico, 184 g/km en modo a motor y superar los 200 g/km en geofencing.

Fuente: Transport & Enviroment

  • coches híbridos
  • contaminación
  • emisiones