La situación económica está pasando actualmente por un momento algo convulso. En Ford eso se ha visto reflejado y anunciaban un reajuste en su producción como medida para aumentar su rentabilidad global. Con una gama de modelos que podría reducirse considerablemente, solo era cuestión de tiempo que llegasen las malas noticias. Ahora la marca del óvalo anuncia que tendrá que despedir a 7.000 empleados en todo el mundo en un plazo de cuatro meses.

Jim Hackett, CEO de la marca, afirma que para el mes de septiembre la plantilla de Ford se habrá reducido en torno a un 10 %. Eso incluye alrededor de 800 bajas voluntarias en Estados Unidos y también un buen número de puestos vacantes que estaban por llenar, pero en los que finalmente no se contratará a nadie. En total se calcula un ahorro de 600 millones de dólares al año, lo que aseguraría un buen balance económico para la compañía y ese aumento de rentabilidad tan buscado.

La marca lo anunciaba con cierta tristeza y reivindicándose como una “empresa familiar” para la cual es difícil despedirse de sus trabajadores. El lugar que más notará los recortes será lógicamente Estados Unidos, donde se harán alrededor de 2.300 despidos. No solo afectará a los trabajadores de fábrica, Ford también prescindirá de alrededor del 20 % de sus altos directivos. Creen que la forma de tener éxito pasa por reducir la burocracia y agilizar la toma de decisiones.

Después de los despidos en Estados Unidos continuará el reajuste en otras zonas como Sudamérica o Asia. Los recortes también llegarán a Europa, aunque todavía no sabemos en qué medida. No hay que olvidar que en España tenemos la fábrica de Ford en Almussafes que actualmente emplea a cerca de 8.000 personas. Todavía no ha trascendido cómo afectará esta situación a la planta valenciana, que actualmente ensambla modelos como el Ford Kuga, Ford S-Max, Transit y Tourneo Connect

Fuente: Ford

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta