Será en septiembre cuando podamos por fin ponernos al volante del nuevo Mazda MX-30. Se trata del primer coche 100% eléctrico de la marca a la venta en nuestro país. Un coche clave para la marca, pues si bien el 74% de sus ventas en España son ya de coches semihíbridos, es crucial vender vehículos con un mayor nivel de electrificación para esquivar las multas de la Unión Europea.

Ya en preventa con una edición especial, el MX-30 1st Edition, este nuevo SUV eléctrico destaca por su aspecto y porque promete ser fiel a la filosofía Jinba Ittai de la marca, de una conexión especial entre conductor y vehículo y un tacto de conducción especial. Esto último, todavía no lo hemos visto en singún SUV eléctrico… de ahí las ganas de conducirlo.

La batalla de los coches eléctricos se está basando sin duda en prometer autonomías cada vez mayores. Y es aquí donde sorprende el Mazda MX-30, al anunciar una autonomía de unos 200 km (262 en ciudad) cuando algunos de sus rivales pueden llegar a duplicarla. El fabricante nipón ya sorprendió al mercado hace una década al no apostar por los motores de baja cilindrada que abrazaron todos los fabricantes. Y acertó, pues su eficiencia no era tal a la hora de circular. ¿Es su apuesta ahora la buena? Mazda así lo cree, por dos razones:

Uso del coche

Los estudios de Mazda indican que los conductores realizan de media 48 km diarios en ciudad. Esa cifra casa con la idea de no ofrecer una batería de mayor capacidad. La del Mazda MX-30 se queda en 35,5 kWh y el conductor que no realice viajes fuera de ciudad tendrá suficiente. Es la que nutre de energía al motor eléctrico de 145 CV y 271 Nm de par

Una batería de menor capacidad reducirá el peso del coche (de este modo gastará menos) y también su precio, pues sigue siendo el componente más caro de los coches eléctricos. En el caso del Mazda MX-30 se trata de una batería realizada por Panasonic, con 192 celdas y refrigerada por líquido. Cuenta con garantía de 8 años o 160.000 km.

Se ubica en la parte baja del coche (de ahí que anuncie un buen maletero de 366 litros) y habría espacio para más… pero comprometería el dinamismo que no quiere perder Mazda, ya que es el punto fuerte de sus coches, sobre todo los Mazda CX-30 y Mazda 3 con los que comparte plataforma. Y el peso de 1.700 kg es una cifra que no iguala ningún rival eléctrico de su tamaño.

Emisiones

En Mazda cuentan todas las emisiones del coche, incluyendo la fabricación y eliminación de la batería. Es un detalle que no puede pasarse por alto, pues en en la fabricación de baterías se producen muchas emisiones. Y por las características de un coche eléctrico es difícil que, a base de realizar miles de kilómetros, se acaben compensando. Sobre todo si estas son de un tamaño desmesurado. Por eso, cuanto más pequeña, mejor.

Los cálculos de Mazda indican que baterías de 95 kWh de capacidad son inasumibles pues las emisiones de CO2 en su fabricación lastrarían al vehículo desde el primer día. De nuevo van en contra de otros estudios, como es el caso del realizado por el ICCT (Consejo Internacional de Transporte Limpio), que apunta que estas emisiones previas más altas se amortizan en apenas dos años de uso con un kilometraje medio, o incluso antes si el coche se recarga con energía renovable.

¿Significa esto que Mazda recluye al MX-30 al ámbito urbano, donde no podremos comprobar como es debido ese comportamiento superior al de sus rivales? En absoluto. Se han guardado un as en la manga, como adelantamos, una versión con un motor rotativo como extensor de autonomía, de bajo peso y consumo. Según la marca, más eficiente y menos contaminante que ir en todo momento lastrado con baterías demasiado grandes. Llega al mercado en un año, a finales de 2021.

Otros detalles

En la presentación online del modelo también supimos que, en un cargador rápido, de 50 kW, podrás recargar del 20 al 80% de la carga en 36 minutos. Si instalas un Wallbox en tu domicilio, de 6,6 kWh, en tres horas aumentarás la carga del 20 al 80%. De serie se incluye tanto el conector Menekes para la carga pública (para hacer esa recarga ocasional), como el Schuko de 3 kW de potencia.

Y es que un eléctrico puro implica, casi necesariamente, contar con un punto de este tipo en casa. Durante los primeros meses se regala el Wallbox de manera gratuita. La marca ha llegado a un acuerdo con Iberdrola, que se  compromete a hacer el proyecto de manera gratuito para ver si es posible la instalación (dependerá del lugar y de la disponibilidad de la potencia).

Cuentan con vender 350 unidades, si bien no es fácil realizar previsiones en estos momentos. El precio de partida es de 27.655 € (con el acabado Origin), si bien hay una oferta de lanzamiento para el First Edition por 199 euros al mes. Incluye Moves II + entradas 6.800 euros. Y se regala la garantía Mazda 5 años.

Sus rivales principales podríamos decir que son el Hyundai Kona Eléctrico o el Kia e-Niro. Ambos ofrecen una batería de 39 kWh de capacidad y casi 300 km de autonomía, con un precios similar. Eso sí, para quienes se aventuren a mayores distancias cuentan con una versión con 64 kWh de capacidad y 450 km de autonomía, por unos 5.000 euros extra. En ese rango de precios y capacidad está también el Volvo XC40 Recharge, con unos 400 km de autonomía (78 kWh).

Galería de fotos:

Ver galeria (61 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta