La marca de la estrella completa la gama de su Clase E. Primero mostró la nueva generación en sus carrocerías sedán y Estate (familiar), que destacan por la introducción de nuevos motores más limpios y una mayor tecnología. Poco después conocíamos las variantes más deportivas, los Mercedes Clase E Coupe y Cabrio. Y ahora toca el turno de la versión más potente, el E63 AMG, que estará disponible en principio con las carrocerías sedán y Estate.
El nuevo Mercedes Clase E 63 AMG cuenta con un propulsor de gasolina 5.5 V8 biturbo, cuya potencia total declarada es de 557 CV (el Mercedes Clase E AMG 2010 contaba con 525 CV). Su par  mientras que el par motor máximode 720 Nm. Se venderá con tracción trasera o con tracción total. Es la primera vez que la versión más deportiva del Clase E podrá contar con esta tracción, la nueva generación del sistema de tracción integral permanente 4Matic. El tipo de cambio con el que se combina esta vigorosa mecánica es el automático de doble embrague AMG Speedshift MCT de siete marchas.

Las prestaciones que Mercedes ha hecho públicas son escalofriantes: EL Mercedes Clase E 63AMG Será capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 4.2 segundos (con tracción trasera) o en apenas  3.7 segundos (3.8 en el caso del Estate) si el modelo cuenta con tracción total. Los consumos son relativamente contenidos para un coche de este tamaño y potencia: Con tracción trasera homologa 9.8 l/100 km frente a los 10.3 l/100 km (10.5 l/100 km en el Estate) del modelo 4Matic.

Pero hay más. Para aquellos a los que todo este arsenal preparado por AMG se les quede corto, se ha preparado un kit de mejora mecánica llamdo S Model, (similar al paquete AMG Performance del modelo anterior) que aumenta la potencia final hasta los 585 CV y el par motor hasta los 800 Nm. El Mercedes Clase E 63 AMG S Model incluye además un diferencial autoblocante sobre el eje trasero que da mayor protagonismo a las ruedas de este eje, además de aumentar las dosis de dinamismo y motricidad.

Acelera de 0 a 100 km/h en 3.6 segundos (3.7 en el Estate), una cifra muy parecida al superlativo Mercedes SLS AMG Black Series, si bien la velocidad máxima se ha limitado a 250 km/h. Para que te hagas una idea de lo que significa, la cifra mejora la aceleación del Porsche Panamera Turbo S, el BMW M5 o el recientemente presenatdo Audi RS6 Avant (que se queda en 3.9 segundos)

Su consumo medio se queda en 10.3 l/100 km, aunque imaginamos que la conducción que los usuarios realizarán con este auténtico bestia lo alejará bastante de estos resgistros. De ello dependerá el uso que el conductor haga de sus cuatro modos de conducción:C (Controlled Efficiency), S (Sport), S+ (Sport Plus) y M (Manual). El primero de ellos está ideado para consumir menos combustible, y apaga y enciende el motor automáticamente en las detenciones, inicia la marcha en segunda velocidad y engrana la marcha más larga posible en cada circunstancia. En el resto de modos la función «Stop & Start» se desactiva y los cambios se producen a un número de revoluciones más alto.

AMG ha reservado una función especial para aquellos que deseen hacer grandes aceleraciones en circuito. Se llama Race Start y con ella el coche sale desde parado con la máxima aceleración posible. Hablando de circuito, aquí tienes un vídeo donde este fabuloso coche mide sus prestaciones:

Fuente: Mercedes
Galería de fotos:

Ver galeria (29 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta