Los Mercedes EQ serán los futuros modelos eléctricos de la marca. Ya se habla de una gama formada por un compacto y un SUV, pero también llegan prototipos que adelantan cosas más especiales. El Mercedes EQ Silver Arrow presentado en Pebble Beach se trata de un monoplaza que pretende rendir homenaje a las míticas ‘Flechas de Plata’, concretamente al Mercedes-Benz W125 con el que Rudolf Caracciola ganó la temporada 1937, respaldado por el resto de ‘flechas’.

Aunque teniendo las siglas EQ en su nombre y presentándose en esta época, podemos esperar un prototipo muy futurista. El lenguaje de diseño es completamente nuevo y pretende inspirar a futuros deportivos eléctricos de producción. Destaca por sus líneas fluidas y suaves, que se acentúa gracias a la pintura Alubeam Silver sobre la carrocería de fibra de carbono. Tiene una longitud de 5,3 metros y solamente un metro de ancho.

Esa carrocería que intenta simular el efecto de ‘metal líquido’ tiene algunas peculiaridades llamativas. La parte frontal es bastante simple y cuenta con unos faros muy estrechos, además de una gran parrilla inferior con un logo iluminado. En el lateral destacan las llantas de 24 pulgadas delante y 26 pulgadas detrás, que están parcialmente carenadas. La zaga cuenta con dos alerones móviles que también pueden funcionar como freno aerodinámico.

El interior de la cabina queda expuesto al mover una pieza de su carrocería y se muestra clásica y futurista a partes iguales. La parte clásica responde a los materiales utilizados: cuero, aluminio y madera; del mismo modo que los ‘Flechas de Plata’ originales. Pero por otro lado hay tecnologías inéditas como la pantalla panorámica que utiliza la realidad virtual y las vistas tridimensionales para ofrecer un asistente en circuito de lo más avanzado.

El Mercedes EQ Silver Arrow se trata de un vehículo 100 % eléctrico que cuenta con un propulsor de 750 CV de potencia. No se habla de sus prestaciones (que podrían ser impresionantes), aunque sí de que se complemente con una batería de 80 kWh que va situado en los bajos del vehículo. Gracias a ella se podría alcanzar una autonomía de 400 kilómetros según ciclo WLTP. Aunque de momento solo se trata de un prototipo, podría ser la primera piedra para el proyecto de un deportivo eléctrico de producción.

Fuente: Mercedes

Galería de fotos:

Ver galeria (15 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta