A finales de junio Pere Navarro retomó el mando de la DGT. Tiene ante sí un panorama muy difernete del que había dejado en su anterior etapa al frente del organismo. Si entonces la siniestralidad no dejaba de bajar y se alcanzaban cifras récord en muertos en accidentes de tráfico, ahora ya son cuatro los años que estas no dejan de subir.

En materia de sensibilización, la última campaña de la DGT ha demostrado que se retoma el drama para convencer a los usuarios de que sus decisiones al volante pueden tener consecuencias fatales. Es un primer paso para reducir las 1.830 fallecidos en accidentes de tráfico en 2017. El oprganismo, hace unos meses, había detallado las causas principales: salidas de vía, colisiones forntales y choques frontolaterales.

Pere Navarro indica que “si la reforma no está lista el año que viene, con las elecciones a la vista, no servirá de nada. Habrá que volver a la casilla de inicio. Y eso nos obliga a hacer el trabajo de cuatro años en menos de dos”, aseguraba en la presentación de la campaña de publicidad. La reforma es ambiciosa, ya que implica la revisión del carné por puntos y también proteger a los colectivos más vulnerables.

“En breve, pasará a la fase de consultas por los distintos ministerios antes que el de Interior lo lleve al Consejo de Ministros. Pero, está bien encauzado”, el responsable de la DGT. Muchos de los cambios que ahora vamos a enumerar no podrán entrar en vigor automáticamente, sino que necesitan que se desarrolle un reglamente (de Vehículos, Conductores o Circulación), por lo que tardarán en entrar en vigor.

1. 90 km/h en carreteras convencionales

Se trata de una antigua aspiración de Pere Navarro, el unificar a 90 km/h el límite de velocidad en todas las carreteras convencionales. Actualmente, las vías que tienen arcén de 1,5 metros o más tienen un límite de 100 km/h, pero esto podría cambiar. El director de la DGT tiene siempre a Francia como ejemplo y en el país vecino ya van un paso por delante, ya que el 1 de julio pasaron de 90 a 80 km/h en el límite de las vías convencionales.

Es algo lógico, ya que en estas carreteras se se concentra la mitad de los accidentes mortales. El objetivo es salvar entre 350 y 400 vidas al año. Afectaría a 7.000 kilómetros de los 165.000 que conforman la red española.

“Si esa decisión se hubiera tomado en 2011, asegura Navarro, hoy estaríamos hablando de bajar a 80 km/h. Pero se necesita que pasen al menos seis años para que un cambio de este tipo se consolide e interiorice”.

2. 6 puntos menos por usar el móvil

Los smartphones son ya la principal causa de los accidentes tras el exceso de velocidad y el consumo de alcohol y drogas al volante. En su plan de choque, echar mano al teléfono mientras se conduce tendrá el castigo más severo.

3. 2 puntos menos por superar 20 km/h el máximo

Por ahora, esta infracción supone una multa de 100 euros, ya que la pérdida de puntos se reserva para quien supera ese margen en más de 30 km/h. Con esta medida, el número de conductores sancionados con puntos aumentará notablemente. El exceso de velocidad provoca un 29% del total de accidentes mortales.

4. Más radares

En España operan unos 1.000 radares por los 4.000 de Francia. Además de una mayor restricción, habrá más Las nuevas medidas restrictivas de velocidad, estarán controladas por un mayor número de estos dispositivos.

5. Uso del cinturón, casco y sillas infantiles

No emplear correctamente estos sistemas de seguridad pasiva supondrá perder 4 puntos (3 hasta el momento), con más sanciones para quienes no empleen sistemas de retención infantil adecuados.

6. Reducción a 30 km/h en calles de una dirección

Extender el límite de 30km/h en las calles de una sola dirección “es la mejor medida para calmar” el tráfico urbano” y para reducir las muertes en las ciudades (500 al año). En una entrevista a EFE, Pere Navarro indica que “hay más mayores de 65 años que menores de 16. Tenemos 8,5 millones de mayores que caminan, por prescripción médica o por salud”. Tambiçen indica que se abrirá un debate sobre el tiempo de duración de los semáforos para los peatones o sobre los obstáculos en las aceras.

En la misma entrevista se mostraba  entusiasmado con la “revolución silenciosa” de la movilidad urbana que avanza a pasos agigantados en ciudades como Barcelona o Madrid con planes que “van en la buena dirección”.

7. Más presencia policial

Navarro quiere más agentes de Tráfico sobre el terreno, “a más vigilancia, menos accidentes”, aseveró.

8. Guantes obligatorios en moto

Hasta ahora, sólo el casco es un elemento de seguridad obligatorio para el motorista, los guantes serían el segundo.

9. Seguridad vial, materia obligatoria

Pere Navarro valora los cursos de conducción segura y le parece inaudito que en España pueda obtenerse el permiso de conducir sin clases presenciales de seguridad vial (obligatorias en el 70% de países europeos).

Pretende que los profesores de autoescuela se formen en la educación reglada y, en concreto, en la Formación Profesional. Navarro no se resigna a hacer realidad algo que lleva escuchando quince años: incluir la educación vial como asignatura obligatoria en la modalidad que sea. Es algo en lo que “todos estamos de acuerdo, pero pasa el tiempo y no se implementa”, se lamenta. Quiere premiar con dos puntos más para su carné a quienes realicen y superen cursos de conducción segura.

10. Furgonetas

En los últimos cinco años se ha duplicado el número de furgonetas implicadas en accidentes en autovías y autopistas. “Algo está pasando. Sabemos muy poco de las furgonetas. Vamos a encargar un estudio para saber cuáles son los problemas y buscar soluciones”, señala el director.

Fuente: El Mundo, La Vanguardia, DGT, EFE

5 COMENTARIOS

  1. Más de lo mismo, siempre el “palo” levantado y amenazante contra los automovilistas, a los que cada día que pasa se les sube impuestos –ahora tomando el diesel como referencia de combustible contaminante, cuando la gasolina contamina más– y les obligan a circular en grandes ciudades por calzadas tan estrechas que las furgonetas y camiones de reparto, taxistas y particulares sufren un auténtico calvario ( Cojan su vehículo y dense una vuelta por la almendra central de Madrid, Barcelona, Vigo, Bilbao, Zaragoza…), o transformándolas en zonas peatonales; o implantando el aparcamiento vigilado (o sea, de pago) en prácticamente todos los ayuntamientos de España de más de 5.000 habitantes, que esa es otra forma de recaudar impuestos; o prohibiendo el estacionamiento en todas las vías urbanas para que lo hagamos, rascándonos el bolsillo, en los aparcamientos municipales o privados concertados; o incrementando años tras año la tasa por ITV, etcétera.
    Desde aquí lanzo una idea al Sr Navarro — a quien en su anterior etapa como director de la DGT la guardia civil de tráfico detectó circulando a 160 km.hora por una autovía limitada a 120 en un acto de ejemplaridad– para bajar drásticamente el número de accidentes cada año: prohiba usted el uso de vehículos a motor de combustión en todo el territorio nacional, incluidas Cataluña y el País Vasco, que también son España, y verá como en dos días soluciona el problema, dado que sólo circularán los privilegiados que dispongan de un vehiculo eléctrico. Y es curiosa esa fobia contra todo lo relacionado con el automóvil cuando el sector de la automoción es uno de los más rentables para las arcas del Estado. ¡Si es que los españoles no tenemos solución, y mucho menos la clase política!

  2. Este señor para lo que le interesa se fija siempre en Francia.recaudar es la norma y está visto que con estos gobernantes siempre nos irá a peor.con el cuento de que es por nuestra seguridad y para evitar más fallecidos.venga ya coño,creéis que somos idiotas?.que sacó de país,y luego se quejan de que sí somos poco patriotas.ellos sí que no son patriotas,chusma si acaso.

  3. Siempre enmascarando la pura recaudación económica. Les da igual la salud de los usuarios y, por supuesto, el estado de las carreteras. El puerto Pajares, entre Asturias y León, he tenido que pasarlo todo el verano sin pintar y con una niebla increíble.
    Pueden invertir más en el estado de las carreteras y obligar a un dispositivo para que no funcione el móvil en el coche…. ni siquiera con manos libres, solamente que avise para parar.
    Vergonzoso

  4. A mi me parece bien que se limite las calles de unica direccion a 30 , pero entiendo que serán las de un solo carril ya que existen hasta de 4 carriles y seria un caos, muchas normas para los conductores y que pasa con los peatones que cruzan por donde quieren o por semáforos en rojo para ellos y de las bicis que se saltan los semaforos en rojo, que parece que eso no van con ellos y luego están las bicis qué no circulan por el carril bici y van por el que les da la gana, haciendo que los demás se fastidien y cuando circulan por la acera atropellando a los peatones como le paso a mi mujer que se llevó un golpe por uno y encima le hecho la bronca cuando era el el que circulaba mal. Yo flipo como no se hace nada por esto, si quieren poner multas en esto se iban a inflar.

  5. ¿10? Yo solo veo dos. Más restricción y más sanciones. Para eso podría ser yo mismo el director de trafico.
    Propongo velocidad máxima 60 Km hora incluidas las autopistas y retirada fulminante (por el propio agente interviniente) del “carnete” de conducir de por vida al que sea sancionado por cualquier causa.
    Como me gustaría que hubiese sido “El Claudillo” el que hubiese impuesto estas medidas “por vuestro bien”.
    Solo por ver lo que el propio Pere hubiese dicho (solo curiosidad malsana).

Deja una respuesta