Una de las grandes novedades del Audi A4 2020 es la versión deportiva del sedán, el nuevo Audi S4. Sus novedades no nos pillan por sorpresa, ya que tras haber conocido a los S5 y S6 era de esperar que estas variantes más picantes (sin abrasar, que para eso ya llegarán los RS) contasen con tecnología Mild Hybrid… acoplada a un motor diésel.

En el caso del nuevo Audi S4, se despide del 3.0 TFSI anterior y ahora combina un motor V6 diésel, el 3.0 TDI, que aporta 347 CV de potencia y un par muy elevado, que alcanza los 700 Nm. Las prestaciones son excelentes, ya que la berlina (esta variante está disponible también con la carrocería familiar del A4 Avant 2020), puede acelerar de 0 a 100 km/h en 4,8 segundos y alcanzar una velocidad punta limitada electrónicamente de 250 km/h

Acompañando a este nuevo propulsor nos encontramos con la caja de cambios automática tiptronic de ocho velocidades y el conocido sistema de tracción quattro, que reparte el par entre los ejes delantero y trasero en una proporción 40:60, pero puede enviar hasta un 70% del total al primero y un 85 al segundo si los sensores detectan pérdidas de adherencia.

En lugar del sistema híbrido ligero que encontramos en el resto de la gama, aquí nos encontramos con un sistema de 48 voltios. En él se integra el compresor de accionamiento eléctrico que mejora la aceleración al eliminar ek retardo del turbo.

Por otro lado, el sistema de 12 voltios secundario se conecta al sistema primario de 48 voltios mediante un conversor DC/DC y el alternador de 48 voltios puede recuperar hasta 8 kW de energía eléctrica en fases de deceleración, que se almacenan en una batería compacta de ion-litio, refrigerada por aire y con una capacidad de 0,5 kWh, ubicada bajo el piso del maletero.

Según la marca, es capaz de reducir hasta en 0,4 l/100 km el gasto de combustible. Su consumo medio homologado es de 6,2 l/100 km, lo que supone un ahorro de más de un litro respecto a su antecesor de gasolina (que era 7CV más potente… pero tenía 200 Nm menos de par). Y ojo, que cuenta con la etiqueta ECO de la DGT.

Además del gasto, promete dinamismo, sobre todo si se instala el diferencial deportivo opcional que distribuye la fuerza de la manera más efectiva entre las dos ruedas del eje trasero. En virajes rápidos, este diferencial envía la potencia a la rueda exterior para evitar subvirajes y mejorar el paso por curva.

La suspensión deportiva S cuenta con un ajuste específico y puede contar con control de amortiguación. Destacar sus frenos delanteros con pinzas de seis pistones y 375 mm de diámetro o las llantas de 18 pulgadas con neumáticos 245/40 (entre los opcionales, las de 19 con neumáticos 255/35 o unas de 20 en medidas 265/30). Algunos detalles estéticos que no verás en otras versiones, como las salidas de escape específicas o el modo S en la pantalla del Audi virtual cockpit opcional.

Fuente: Audi
Galería de fotos:

Ver galeria (6 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta