Lamborghini AL1-Patinete Electrico (1)
Luis Blázquez

¿Por qué esperar a 2025? El primer Lamborghini eléctrico ya está aquí

Sabemos que Lamborghini es sinónimo de salvaje. Salvajismo en sus diseños y en el sonido de sus rabiosos corazones mecánicos V8, V10 y V12. Sin embargo, los tiempos cambian para el mundo de la automoción, que busca ser más sensato y limpio, y hasta los fabricantes de superdeportivos –y un SUV– tienen que adaptarse para abrazar la electrificación de alguna forma u otra. El Sián ya lo vaticinó a finales de 2019.

En mayo de este año, el Stephan Winkelmann, CEO de la firma italiana, anunció una audaz estrategia de electrificación que atañe a toda la gama para 2024, además de introducir un cuarto modelo 100 % eléctrico en la segunda mitad de la década. Pero lo que Winkelmann no dijo es que ya puedes comprar un vehículo eléctrico de la casa de Sant’Agata Bolognese, y de hecho lleva algún tiempo vendiéndose. El problema es que solo tiene dos ruedas y una velocidad máxima de apenas 25 km/h.

El patinete (sí, patinete, por mucho que el mundo se empeñe en calificarlos como scooter) AL1 cuenta con un ligero chasis de magnesio con suspensión delantera, se desplaza sobre ruedas de ocho pulgadas y tiene un freno eléctrico en la parte delantera y uno mecánico en el eje trasero. Pesa 13 kilos, más o menos como la cartera del propietario promedio de un Aventador, y puede acomodar pasajeros de hasta 100 kg. Eso sí, el rendimiento es modesto para los estándares de la compañía boloñesa.

Un solo motor sin escobillas de 350 W extrae corriente de una batería de 280 kWh que le da al Lamborghini AL1 una velocidad máxima de solo 6 km/h en modo “ECO”, de 20 km/h en la posición “D”, y de 25 km/h en “S”, que es el equivalente en a la configuración “Corsa” de los modelos con cuatro ruedas. Puedes apostar a que el jefe de I+D de la marca, Maurizio Reggiani, esperará que el primer vehículo eléctrico de la casa –llegará a finales de esta década– pueda mejorar esas cifras y los 25-30 km de autonomía.

Una pantalla inteligente permite monitorear la velocidad y la duración de la batería, y las luces LED (que se pueden controlar mediante una aplicación móvil que también controla otras cosas como la autonomía de la batería a lo largo del tiempo) significa que los plebeyos deberían verlo llegar incluso si no emana el rugido de un V12 al señalar tu llegada. En cuanto a cargar este toro italiano, necesitarás de tres a cinco horas usando un enchufe doméstico normal, como un coche de radio control.

Y lo mejor de todo es que este es un Lamborghini que puedes tener sin ganar la lotería para pagarlo. El AL1 cuesta 499 euros, una cifra irrisoria si lo comparamos con los 200.000 euros largos que hay que desembolsar por un Huracán “pelado”. Tenemos la sensación de que el próximo Lamborghini eléctrico, ya con cuatro ruedas, será bastante más caro que el AL1. Y si este modelo no te parece el más apropiado para ti, sin salir del mundo automotriz tenemos una opción de SEAT, BMW y hasta Lancia.

Fuente: Lamborghini

Galería de fotos:

  • Lamborghini
  • movilidad