Si hay alguien que sabe hacer prototipos que ilusionen, esos son las casas de estilo italianas. Mitad estudio de arte mitad carroceros, estas empresas tienen un único objetivo, que sus coches luzcan con ninguno y los desees. Y lo consiguen.

Después de que Bertone presentanse el Nuncio como su propuesta para el Salón de Ginebra 2012, le tocaba a Pininfarina mover ficha. El coche que ves se llama Cambiano, denominación que llega de la ciudad donde fue diseñado. Conmemora el 30 aniversario de la apertura de las instalaciones de I+D de Pininfarina en la ciudad de Cambiano, al sur de Turín

Pininfarina lo define como un “sedán deportivo elegante y refinado.” Al igual que muchas otras berlinas de hpy en día, el Cambiano tiene un marcado carácter cupé que se ve de maravulla de perfil, con un parabrisas muy inclinado, el techo bajo, y unas defensas esculpidas.

Pininfarina llama a su Cambiano sedán, pero sólo tiene tres puertas: una en el lado del conductor y dos en el de pasajeros, solución ya empleada en el Mini Clubman o el Hyundai Veloster.

Esas puertas suicidas, unidas a la ausencia del pilar B, le dan un toque fresco clásico, pero probablemente no sea sencillo llegar a producirlo. Sería muy difícil de pasar para impacto lateral para las pruebas de choque, sin un pilar central, pero si el Ford B-MAX lo consiguió, integrando estos pilares en las propias puertas… ¿por qué no este coche?

Pininfarina afirma que su inspiración fue el Lancia Florida II de 1957. Este coupé basado en Flaminia se demostró originalmente en Ginebra, y fue el coche personal del fundador de la compañía.

La compañía también dijo que prestó “una gran atención al medio ambiente” en la elección del sistema de propulsión. El Cambiano es un híbrido enchufable, pero muy diferente de cualquier actualmente en producción. Cada rueda es impulsada por un motor eléctrico de 60 kW eléctrico, dotando al coche de tracción total.

La electricidad la proporciona un paquete de baterías, que Pininfarina dice tiene un alcance de algo más de 200 km. Las baterías se cargan con una turbina de gas y un motor diésel que van conectados a un generador, un sistema similar al que Jaguar esbozó para el prototipo del superdeportivo C-X75 (y que ya confirmó que llevará a producción).

Así su autonomía estaría cercana a los 500 km. Podría alcanzar una velocidad máxima de 250 km/h (con breves ráfagas de hasta 275 km/h). Podría acelerar de 0-100 km/h en 4,2 segundos mientras emite sólo 45 gramos de CO2 por kilómetro.

¿Podría este diseño de Pininfarina ser la base de un futuro Maserati Quattroporte (o Triporte)? ¿Y por qué no de una futura berlina Lancia, cuando la economía permita que desarrollen sus propios coches sin depender tanto de Chrysler como en el Thema que probamos? Quién sabe…

Galería de fotos del Pininfarina Cambiano:

Ver galeria (24 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta