Leemos en el Wall Street Journal que las ventas de coches compactos y urbanos en Estados Unidos se han disparado la friolera de 49,9% con respecto al año pasado. En los primeros nueve meses de 2012, los concesionarios vendieron 2.099.090 de ellos (240.288 en septiembre).

Como  señalan desde Autonews, los coches pequeños están a punto de alcanzar una cuota de mercado no se veía desde 1993. Representan ya el 19,3% de los vehículos nuevos vendidos en Estados Unidos (20,5 en 1993, otro año de crisis). Mientras, los vehículos de tamaño medio han subido un 15,8% en el año, los grandes SUV se han reducido un 29,6%, y los coches grandes bajan sus ventas hasta un asombroso 79,4%.

¿Por qué esa fascinación de los Estados Unidos por los coches pequeños? Parte de la tendencia parece impulsada por la situación económica actual, pero hay otros cambios demográficos más permanentes. Estos podrían ser algunos factores clave:

  • Los altos precios del combustible: No es ningún secreto que la gasolina es cara. También en Estados Unidos, donde un galón (3,78 litros) ha subido 42 centavos el último año. No es ltan car como aquí 3,82 dólares de media el galón, pero depende dónde viva uno. En California puede verse ya a 5 dólares el galón. Por eso fue en este Estadodonde los coches pequeños empezaron a considerarse un buen modo de ahorrar combustible, frente a modelos más grandes.
  • Nuevos modelos: Ahorrar combustible está bien, pero no valdría para nada si los coches no molan. Ahí los fabricantes han acertado, ofreciendo una gama de coches pequeños  bien diseñados y repletos de tecnología. Ahí destacan la gama MINI, el Dodge Dart, el Chevrolet Spark y el Ford Focus (que ha aumentado sus ventas un 91% el último año). Y al Fiat 500 le ha costado arrancar tras anunciarse mil y una veces su llegada, pero también está respondiendo bien en el mercado.
  • Estilos de vida urbanos: Como en el resto del mundo, en Estados Unidos la gente tiende a trasladarse a las ciudades. Y todo el mundo sabe que moverse con un vehículo de gran tamaño en entornos urbanos es más difícil que uno más pequeño.
  • Economía: La economía de EE.UU. parece que remonta, pero hasta que Europa también lo haga, las cosas permanecerán toque-and-go. Los coches pequeños tienden a ser más baratos que los más grandes, y su costo de propiedad a menudo también lo es.
  • Actitudes ecológicas: El ecologismo se impone. Por eso, a pesar de que los coches pequeños no son necesariamente más limpios que los grandes, el público a menudo piensa que son, lo que ha ayudado a subir sus ventas.
  • Estos pequeños no son lo que eran: Erase una vez que los compactos y subcompactos que se movían por Estados Unidos eran unas cajas pequeñas con ruedas pequeños, limitados en el espacio y sin apenas comodidades y equipamiento. Pero ahora su espacio interior es mayor y la calidad y acabados son similares a los de los coches grandes.

Fuentes: Wall Street Journal, AutoNews.

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta