La popular revista alemana Der Spiegel ha publicado esta semana que tras las pruebas a las que ha sido sometido el Porsche Cayenne V6 TDI, el modelo supera las emisiones de óxido de nitrógeno (NOx) permitidas. Según la publicación bávara, el estudio fue realizado por el instituto de pruebas alemán TUV Nord para verificar los niveles de contaminación del popular SUV bajo condiciones de conducción cotidianas.

Según ha declarado el jefe de pruebas de TUV Nord, Helge Schmidt, “las emisiones en esta prueba fueron más altas que los límites establecidos para este tipo de coche. Con estos valores el vehículo no habría sido aprobado por las autoridades”.

Desde Porsche han declarado que los resultados de las pruebas de la publicación alemana no son representativos de la realidad, ya que una variedad de factores, incluyendo la carga del motor, la velocidad y la temperatura, pueden alterar las emisiones de un vehículo.

Además, según el medio alemán “Wirtschaftswoche”, la agencia de transporte de Alemania (KBA) investigará a Porsche por el uso de un dispositivo instalado en la dirección de sus vehículos que podría detectar cuando el coche está pasando un test de emisiones, y emitir así menos gases contaminantes.
Audi también ha sido acusado por el uso de este software ilegal que manipula las emisiones de gases contaminantes. Al igual que el sistema de Porsche, el dispositivo reconoce cuándo el vehículo está siendo inspeccionado a través de los movimientos del volante.

Desde Porsche han negado todas las acusaciones y han dejado claro que no utiliza ningún software o dispositivo para detectar los movimientos del volante.

Por otro lado, la Fiscalía de Stuttgart ha abierto una investigación al CEO de Volkswagen, Matthias Müller, porque sospecha que, durante su gestión al mando de Porsche, tuvo conocimiento del fraude y no cumplió con el deber de comunicarlo a los inversores.

Antes del informe de Der Spiegel, los Porsche Cayenne TDI de 3.0 litros que fueron fabricados entre 2013 y 2016 ya habían sido inspeccionados como parte del escándalo dieselgate. Si estas acusaciones son reales, esto supondrá otro duro golpe para el Grupo Volkswagen. Si no lo son, no se comprende que el periódico alemán esté echando tierra sobre el tejado de su propia casa.

Fuente: Der Spiegel
Vía: Newspress

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta