Algo está cambiando en el paradigma del mundo del motor. El pensamiento alrededor del diésel se ha revertido después descubrir los problemas de sus emisiones y escándalos como el Dieselgate. Esto ha llevado a que algunas marcas directamente dejen de apostar por este combustible. Es el caso de Porsche, que ha finalizado la producción de todos los diésel de su gama debido a este “cambio cultural” y a la tendencia del mercado.

Esto quiere decir que ya no estarán disponibles el Porsche Macan S Diesel ni el Porsche Panamera S Diesel, los dos únicos modelos que se comercializaban actualmente con este tipo de mecánica. En cuanto al nuevo Porsche Cayenne, inicialmente solo estaba disponible con dos motores de gasolina, mientras que el diésel llegaría más adelante. Todavía es una incógnita si estará en el SUV o se quedará en el camino.

La decisión de quitar el Macan S Diesel es lógica, teniendo en cuenta que en abril podría llegar su próxima generación con nuevas mecánicas. En el caso del Panamera S Diesel se debe más a la reducida demanda (15 % en 2017), con predominio de las versiones híbridas y de gasolina. Otro motivo principal es el nuevo ciclo de homologación WLTP, más estricto con estos motores y que ya ha dado problemas a otros modelos.

Parece que la breve historia de Porsche con el diésel llega a su fin. Y decimos breve porque la marca alemana llevaba solamente nueve años comercializando modelos con este combustible (desde el Cayenne Diesel en 2009). Para los de Stuttgart este combustible nunca ha sido prioritario, ocupando un pequeño porcentaje de sus ventas mundiales. De hecho, Porsche no desarrollaba sus propios motores, sino que los tomaba del Grupo Volkswagen. Todo apunta a que el futuro de la marca pasa por la electrificación y que el Porsche Mission E será una de las puntas de lanza.

Fuente: Autocar

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta