Esta semana ha fallecido en Córdoba el conductor de un patinete eléctrico al chocar contra un coche. Se trata de el primer accidente mortal en vías interurbanas.

El accidente tuvo lugar en la A-386 a la altura de La Rambla, de noche y en un tramo de bajada. El conductor, un varón de 36 años, falleció en el acto. Pese a circular con casco, las autoridades de la Policía Local, Guardia Civil, bomberos y cuerpos de asistencia que acudieron al lugar del accidente, no pudieron hacer nada para salvar su vida.

Ya ha habido dos casos cómo este que han acabado con alguna víctima mortal, pero cómo ya hemos señalado, se trata del primero producido en vías interurbanas. El primero de los otros dos casos se produjo en Sabadell, cuando una mujer que circulaba en patinete eléctrico fue arrollada por un camión. El segundo caso, que fue en Esplugues de Llobregat (Barcelona), acabó con una mujer de 90 años fallecida tras ser arrollada por un patinete.

El patinete eléctrico que empleaba el hombre de 33 años fallecido era un Harley de dos plazas, con una velocidad máxima de entre 60 y 70 kilómetros por hora. Este modelo cuenta con luces, cuadro de acero, horquilla delantera, discos de freno hidráulicos y una autonomía de hasta 40 o 50 kilómetros.

Cómo ya sabemos, no es el primer accidente de grandes dimensiones protagonizado por este tipo de transporte. Y es que los patinetes eléctricos, que abundan en las ciudades hoy en día con motivo del incentivo de la movilidad eficiente, se encuentran en un “limbo jurídico”. Recientemente en la capital, los patinetes eléctricos han sido retirados de las calles hasta solventar todos los problemas legales que debían cumplir.

Está claro que este medio de transporte se ha convertido en una alternativa de movilidad, no sólo por no contaminar, sino por su sencillo uso. Pero la circulación de éstos debe ser controlada así cómo los lugares por los que puedan ser empleados.

Fuente: Diario Sur

1 COMENTARIO

  1. y los que faltan, toto porque los incompetentes que gobiernan no saben poner las cosas claras. Además, permiten que vayan por la acera esquivando peatones, junto a ciclistas haciendo lo mismo, ciclistas que despues exigen respeto cuando van por carretera, que es correcto, pero que solo piden respeto cuando ellos van bien y n o cuando no tienen respeto a los peatones o yendo en direccion contraria por calles.

Deja una respuesta