El Mazda MX-5 es uno de esos modelos icónicos que mantiene una misma filosofía desde hace décadas. Recientemente se cumplió el 30 aniversario del roadster y sus principales valores son los mismos con los que salió en 1989: la ligereza y la propulsión. Como hemos visto a través de los movimientos de otros fabricantes, es difícil mantener esas premisas en los tiempos que corren. Pero los japoneses están dispuestos a lograrlo a toda costa.

Y eso que también se están viendo obligados a abrazar la electrificación. Primero con sistemas microhíbridos para los Mazda 3 y Mazda CX-30, después con el lanzamiento de su primer eléctrico: el Mazda MX-30. Aunque es cierto que el Mazda MX-5 podría evitar adoptar estas tecnologías por su volumen contenido, ya se habla de que la próxima generación podría ser híbrida a juzgar por unas declaraciones recientes de un directivo de la marca.

Ichiro Hirose, responsable de I+D de Mazda, dejó caer que había una posibilidad de incluir la electrificación en el Miata, aunque siempre que se mantuviera su esencia inconfundible. Esto quiere decir que tendría que conservar ese peso ligero y ese tamaño compacto. Por otro lado, Ikuo Maeda, jefe de diseño de la marca, declaró que tenían que tener en cuenta la preferencia de los usuarios, algo que está cambiando en los últimos años.

A la marca japonesa le preocupa que se pueda pensar que sus vehículos no son ecológicos y de ahí que se planteen introducir una mecánica híbrida al tiempo que se mantiene la ligereza y el dinamismo del Mazda MX-5. Todavía es pronto para aventurarse qué mecánica utilizarían (la Skyactiv-X estaría bien posicionada) o la potencia que se alcanzaría. Al fin y al cabo, la quinta generación, el Mazda MX-5 NE no se espera que llegue al mercado hasta mediados de la próxima década.

Fuente: Autocar

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta