Aston Martin DBX, Aston Martin Varekai… todavía no sabemos con seguridad el nombre que adoptará, pero está más que claro que habrá un SUV de Aston Martin. Todo apunta a que llegará el próximo año 2019 y ya vamos conociendo algunos detalles del modelo de producción. El primero es acerca de su mecánica, pues parece que este modelo solo tendrá versiones de gasolina a pesar de las tendencias actuales.

El DBX Concept que supuso la primera piedra en la construcción de este nuevo modelo llevaba una mecánica eléctrica. Parece que este recurso ahora queda descartado y que si en 2015 la electricidad era prioridad para Aston Martin, ahora no lo es. El futuro Varekai (si llega a llamarse así) no llevará una mecánica eléctrica, ni una híbrida, ni una híbrida enchufable. El único combustible que entrará en su depósito será la gasolina.

Uno de sus principales rivales, el Bentley Bentayga, ya se ofrece en diésel y también en su versión Hybrid. Andy Palmer, máximo responsable de la marca de Gaydon, ha criticado el diésel diciendo que “está muerto” y a los híbridos enchufables debido a los costes y el peso extra. En su lugar, se apostará por la gasolina con dos mecánicas conocidas. Por un lado estará el V12 biturbo de 5.2 litros y por el otro el V8 biturbo de 4.0 litros de origen Mercedes

Hay otros rivales que optarán por la misma estrategia. El Rolls-Royce Cullinan podría tener solo un motor V12, mientras que el Lamborghini Urus solo se ofrece con el V8. Ferrari podría optar por un híbrido enchufable para su SUV. El nuevo modelo de Aston Martin se producirá en la nueva fábrica de St Athan (Gales) y compartirá plataforma con los nuevos DB11 y Vantage. Que no haya mecánica eléctrica en este modelo no quiere decir que abandonen esa especialidad, sino que quedará relegada por el momento a la submarca Lagonda.

Fuente: Automotive News

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta