El Tesla Roadster fue el primero de la casa, tomando como base un Lotus Elise. La unidad más valiosa es, probablemente, el primero construido, pero en lugar de mantenerlo en su colección, Elon Musk lo envió al espacio hace un par de años. El otro que podría llegar a cotizarse tanto como este sería el último de ellos, algo que el propietario original sin duda ya contaba con ello cuando lo compró, pues está en condiciones de estreno y pide por él la friolera de 1.290.000 euros.

El Tesla Roadster no es exactamente lo que se dice un coche común. Entre 2008 y 2012 solo se fabricaron 2.500 ejemplares, muchos de los cuales fueron conducidos con moderación. Incluso mientras se deprecian por el paso de los años, los Roadster aún tienen un gran valor en comparación con el precio base original, con ejemplos usados hoy que se ubican cómodamente en torno a los 70.000 euros. Sin embargo, el valor de un vehículo a menudo puede dispararse si es el primer o el último ejemplo construido.

Una mirada al anuncio publicado en el sitio web Car For You, un portal de compraventa de veghículos usados en Suiza, podemos ver que el vehículo nunca ha sido matriculado. De hecho, ha pasado su vida sentado sobre almohadas de espuma en un garaje con un suelo de mármol. Tiene solo tiene 200 kilómetros en el odómetro y ha sido enchufado y recargado rutinariamente para evitar que la batería se descargue y se eche a perder. Posiblemente, nos encontramos ante la unidad mejor conservada de todo el mundo.

Incluso el volante y el freno de mano (manual, algo que ya está en peligro de extinción) aún presentan su envoltura protectora de plástico. Y volviendo al tema de la batería, la parte visible de la misma también demuestra que lleva las firmas de muchos de los miembros del equipo de Tesla pintadas con un marcador blanco. El deportivo californiano también está adornado con un paquete de fibra de carbono en toda la carrocería y un distintivo especial “2500” que destaca su importancia dentro de la producción total.

Además, tiene una placa especial en el firewall que indica que es uno de los cuatro ejemplos de “Roadster Sport Final Four” entregados en Europa y Asia. A pesar de tener ocho años y no tener AutoPilot u otras características avanzadas, los años no parecen haber pasado por él. Sin embargo, un precio que supera el millón de euros parece un poco abusivo por este coche, a pesar de que hay una unidad en Austria en el momento de escribir estas líneas por la que piden 990.000 euros. Parece ser que acabará siendo un clásico prematuro.

Porque no se puede negar que el Tesla Roadster se está convirtiendo rápidamente en un coche de colección, y es probable que muchos apenas lleguen a ser disfrutados. Después de todo, es uno de los vehículos pioneros de cero emisiones que ayudó a impulsar a varios fabricantes al mercado de vehículos eléctricos. Aunque ha eso también han ayudado las berlinas Model S (2012), Model 3 (2017) y los SUV Model X (2015) y el reciente Model Y (2020).

Fuente: Car For You

Galería de fotos:

Ver galeria (7 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta