La tendencia es imparable. Si cada vez se venden más SUV y más coches de gasolina es obvio que las cifras de las cifras de emisiones medias sean cada vez mayores. Según los datos que publica la Agencia Tributaria, en  lo que va de 2019 los vehículos tienen unas emisiones medias de 122 g/km.

No se alcanzaba una cifra tan alta desde 2013. La cifra bajó hasta 2017, año en que los ingresos del impuesto de matriculación (ligados a las emisiones de CO2, en dos tramos) alcanzaron su cifra más baja. En 2018 se implementó un nuevo método para medir las emisiones y consumos, el ciclo WLTP, lo que unido a esas dos tendencias de mercado (todocaminos y gasolina) ha hecho que la recaudación aumente.

Estas buenas noticias para el erario público tienen un contrapunto para los fabricantes. En apenas unos días entra en vigor la primera fase del Corporate Average Fuel Emissions (CAFE). Las marcas tendrán que vender coches con unas emisiones medias de 95 gramos por km. De no ser así, se enfrentan a sanciones durísimas. Todas las marcas han de vender híbridos enchufables y coches eléctricos para alcanzar esta cifra.

Es posible (como veíamos en nuestro informe de descuentos por combustibles), que en esta recta final los descuentos sean mayores en los coches más contaminantes (que a partir del 2020 serán nefastos para las cifras de emisiones) y a partir de enero se empiecen a desarrollar políticas comerciales más agresivas con estos coches más limpios. No hay que olvidar que los nuevos sistemas de propulsión  tienen dos problemas de partida: son más caros y todavía generan dudas entre los usuarios, en parte por desconocimiento.

Ambos problemas tienen solución. Y las marcas, para no pagar las grandes multas que se avecinan pueden también tirar por dos caminos:

Compensar emisiones

Los fabricantes pueden agruparse para hacer que sus emisiones medias alcancen el nivel deseado. Es algo que ha hecho, por ejemplo, FCA con Tesla. También es cierto que se van a computar todas las ventas que se realicen en la Unión Europea. De este modo, aunque el mercado español puede estar algo alejado de las cifras de emisiones medias, hay países en el norte europeo con mayor poder económico que podrían compensar las ventas de coches convencionales en países como el nuestro.

Pero ojo, que el aumento de emisiones no es algo que afecte únicamente a España. En junio conocíamos el dato que aseguraba que las emisiones medias en Europa aumentaban un 1,6%, hasta los 120,4 gramos de CO2 por km.

Potenciar ventas de coches electrificados

Las ayudas del Plan Moves no han funcionado. De hecho, en 2019 se han quedado por gastar mitad de los 45 millones presupuestados. La patronal de concesionarios indica que la obligatoriedad de achatarrar un coche antiguo ha sido un freno. Desde el Ministerio de Transición Ecológica trabajan en otro plan de ayuda a la compra de vehículos limpios, con más dotación (200 millones frente a los 45) y con novedades. Pero claro, antes debe formarse un Gobierno…

De modo paralelo, deberían aumentar las ventas de coches diésel. Los diésel actuales cuentan con tecnología para contener las emisiones de NOx (el gran problema de salud en las ciudades) y son mucho más efectivos con el CO2. Eso sí, cambiar la idea de la gente sobre ellos tras el diéselgate de Volkswagen requerirá mucho trabajo.

Seguramente también los concesionarios tendrán que hacer frente a automatriculaciones de este tipo de vehículos electrificados. Con más oferta de km0 y coches de ocasión de este tipo (con precios más bajos) quizá la gente comience a animarse a dar el salto.

Fuente: Agencia Tributaria, ANFAC

3 COMENTARIOS

  1. Igual si la ministra del ramo dejara de decir cositas de las que no entiende, y si algún (con un par bastaría) miembro del gobierno diese ejemplo, a lo mejor, y solo a lo mejor, los ciudadanos ceporretes actuásemos de otra manera.
    Por ejemplo ¿se acuerdan (seguro que no) de lo bien explicado que estaba aquello de como los gases fluorados «destruían» las moléculas de ozono? pues si nos explicasen como el CO2 es capaz de cambiar el clima o, más fácil aún, como es capaz de hacer aumentar la temperatura del planeta, en lugar de traernos a niñas ignorantes a acusarnos de todos los males del infierno, a lo mejor, y solo a lo mejor, los ciudadanos ceporretes actuásemos de otra manera.
    Deprimente.

  2. En mi opinión deberían incentivar también y muy especialmente los vehiculos mini para ciudad, como hacen los japoneses desde hace muchos años. Aquí en Europa en cambio es incomprensiblemente un segmento que se está extinguiendo sin que nadie haga ni diga nada. Cada vez menos marcas ofrecen vehiculos de este tipo, lo habitual es que superen ya los 4 metros de longitud -que hace no tanto llamabamos compactos-.

Deja una respuesta