Si habéis repasado nuestra sección de pruebas en los últimos tiempos, os habréis dado cuenta de que un gran porcentaje de los coches que pasan por nuestras manos son SUV. Que conste que no es una decisión personal, que nosotros también estamos condicionados por las tendencias del mercado y lo que demandan los usuarios. Sin embargo, a título personal hay un tipo de carrocería que siempre me ha parecido más práctica que la de los todocaminos. Ahí es donde tienen mucho que decir modelos como el Audi A4 Avant 40 TDI quattro que os traemos.

La carrocería familiar es aquella que normalmente deriva de las berlinas y que mejoran su habitabilidad con esa extensión del voladizo trasero. Si nos centramos en el Audi A4 Avant, lo cierto es que no necesita demasiada presentación. Se trata de la renovación del familiar medio de los cuatro aros, un modelo con una larga tradición dentro de la marca y que trae una serie de novedades importantes con respecto a sus antecesores.

Justo se están cumpliendo 25 años del lanzamiento de su primera generación y actualmente vamos por la quinta y más avanzada de todas ellas. Todo este tiempo se ha convertido en aprendizaje y experiencia para la marca, que ha llegado a mejorarlo de tal forma que actualmente tenemos un auténtico referente en el segmento. Por eso, vamos a analizarlo para ver qué nos puede ofrecer que no tengan otros rivales como el BMW Serie 3 Touring o el Mercedes Clase C Estate.

Exterior

Si comenzamos por el exterior hay que decir que estamos más que acostumbrados al lenguaje de diseño de Audi. Hay algunos que no dudan de tacharlo de continuista y de criticar las similitudes entre modelos. Pero, por otro lado, si algo funciona no lo toques. Esa es la premisa que se sigue en el nuevo Audi A4 Avant, que apenas introduce algunos retoques ligeros respecto a su antecesor.

En el frontal podemos ver una nueva parrilla Singleframe más ancha y plana. El paragolpes también se rediseña con estas tomas de aire falsas y los antiniebla en esta nueva posición. Otro aspecto que cambia son las ópticas, con unos nuevos faros más estilizado con una firma lumínica reconocible que en nuestra unidad tiene tecnología Full LED y hace un peculiar juego de luces cada vez que se abre o se cierra.

Ya en el frontal de nuestra unidad destacaban algunos cromados en la parrilla o en los marcos de los antiniebla y también se repiten si nos seguimos moviendo por el lateral. Como buen familiar tiene unas barras de techo bastante disimuladas y, lo que más llama la atención en este ejemplar, son las llantas de 19 pulgadas firmadas por Audi Sport que son opcionales.

En la zaga aparece ese rasgo tan característico de los familiares, esa trasera estilo ranchera que se consigue aumentar la capacidad del maletero. Aunque si nos centramos en lo puramente estético vemos que este Audi A4 Avant también cambia los pilotos traseros con efecto tridimensional, que estrenan firma lumínica y van unidos por este listón cromado. Los cromados continúan en esta especie de difusor en negro que tiene un detalle que no nos gusta, las salidas de escape falsas, pues el real solo está en uno de los lados y apenas se ve.

Detalle del escape

Por cierto, las medidas de este modelo no han cambiado ni un ápice, se mantienen en 4,76 metros de largo, 1,85 metros de ancho y 1,43 metros de alto. La distancia entre ejes se queda en 2,82 metros.

Interior

En el interior del Audi A4 Avant lo primero que percibimos es un entorno más tecnológico y digital. En este aspecto sí que hay una evolución notable que se manifiesta a través del nuevo sistema multimedia MMI de la marca. Lo controlamos a través de esta generosa pantalla táctil de 10,1 pulgadas que sobresale en el salpicadero y que no está demasiado bien integrada. De serie habría otra de 7 pulgadas, pero esta nos parece mejor opción, además cuenta con una vibración por respuesta y todo tipo de funciones.

Destaca por unos menús sencillos y fáciles de utilizar, además de una respuesta muy rápida y precisa. Opcionalmente cuenta con navegación con información del tráfico en tiempo real y servicios conectados, por no hablar de la conectividad con Apple CarPlay y Android Auto. Los controles de la climatización también son los típicos de Audi con esas esferas con pequeñas pantallas y un tacto de lo más destacado, con un sonido muy característico al tocar cada botón

La segunda pantalla que aparece en este modelo es el Virtual Cockpit, la instrumentación digital de 12,3 pulgadas que nos permite personalizar la información que vemos en el ordenador de a bordo. Decir que no nos terminan de convencer los nuevos gráficos de Audi, pues no se distingue demasiado bien ni la velocidad ni las revoluciones. Lo modificamos a través del volante, que en este caso es totalmente redondo y tiene un grosor ideal, algo que agradecemos pues empezaban a cansarnos los volantes achatados por la parte inferior.

Los interiores de Audi suelen ser sinónimo de calidad y buen hacer, y el del Audi A4 Avant no iba a ser una excepción. Vemos que la mayoría de materiales son blandos y están bien ensamblados, sin que aparezcan crujidos ni se aprecien malos acabados. En este caso tenemos una tapicería de cuero que le hace ganar enteros y una moldura bien aparente surcando el salpicadero. No destacan tanto los plásticos duros de la consola central o de la parte inferior de las puertas.

Estamos ante un modelo familiar de tamaño medio que quiere ser una buena opción para viajar y en la habitabilidad lo cierto es que saca buena nota. En las plazas delanteras no hay demasiados problemas, son asientos anchos y cómodos que además cuentan con reglajes eléctricos para encontrar la posición adecuada para conducir. Vamos a ver cómo se porta en las plazas traseras.

Las plazas traseras del Audi A4 Avant tampoco van a desentonar en absoluto. El acceso a ellas es bastante cómodo gracias al ángulo de apertura de las puertas y dentro nos sorprende por espacio. Cumple tanto por altura libre al techo, incluso cuando se equipa el techo solar que resta algún centímetro, como por espacio para las piernas, siempre teniendo en cuenta que mi estatura supera el 1,70 metros por poco.

La anchura de las plazas laterales es muy buena, pero cuando pasamos a la plaza central vemos que se queda algo más justa, que carece de forma y que cuenta con un prominente túnel de transmisión. Por suerte aquí atrás también se cuenta con una salida de la climatización con control de temperatura (es trizona) e incluso una consola central que se puede desplegar cuando no se utiliza la quinta plaza.

Maletero

La principal ventaja del Audi A4 Avant frente a la carrocería berlina es el maletero. Detrás de este portón de apertura eléctrica encontramos nada menos que 495 litros de capacidad, que son 25 litros más que en el tres volúmenes. También hay que destacar esta boca de carga tan amplia y que queda enrasada con el maletero a una altura bastante baja. Contamos también con una serie de ganchos y redes para dividir y fijar la carga con seguridad.

Bajo el piso encontramos un espacio generoso, aunque no hay rueda de repuesto debido a que tenemos la batería en este lugar. Y bueno, si necesitamos todas las capacidades de este maletero siempre podemos abatir los asientos traseros en dos partes (60:40), algo que se puede hacer desde aquí mismo mediante estos tiradores. De esta forma se consigue una superficie plana de hasta 1.495 litros de capacidad.

Equipamiento

El Audi A4 Avant ya se considera un vehículo premium de cierto nivel y eso se refleja en su equipamiento. A diferencia de otros modelos de la marca, no cuenta con un acabado «Base», ya de serie parte con la línea Advanced y con una dotación interesante. Incluye llantas de 17 pulgadas, faros LED, pantalla táctil de 7 pulgadas, climatizador automático, ordenador de a bordo, puerto USB, etc.

También entre su dotación de serie hay que contar algunas ayudas a la conducción como el control de velocidad, el aviso precolisión o el detector de fatiga. Aunque es más interesante y completa la versión S line que monta nuestra unidad de pruebas. A lo anterior suma llantas de 18 pulgadas, paragolpes específicos, asientos deportivos, climatización de tres zonas o suspensión deportiva, entre otros.

La línea de equipamiento superior en este modelo es la Black Line edition, que lo que hace es darle un aspecto más llamativo gracias a algunos detalles en color negro. Esta versión también cuenta con llantas de 19 pulgadas y cristales oscurecidos. Como buen modelo premium, el A4 Avant también podrá completar su dotación gracias a una extensa lista de opcionales. En nuestro S line había algunos como las llantas de Audi Sport de 19 pulgadas, el sistema MMI Navegación Plus con pantalla de 10,1 pulgadas, la tapicería de cuero, el sistema de sonido Bang & Olufsen o el techo panorámico.

Motor

La gama mecánica del Audi A4 Avant es muy amplia y se ha renovado por completo. Ahora casi todas las versiones cuentan con la tecnología Mild Hybrid, para beneficiarse de la etiqueta ECO de la DGT. Las convencionales montan un sistema de 12 voltios y las deportivas S tienen uno de 48 voltios. Lo que se consigue con esta microhibridación es un Start/Stop y un avance por inercia extendidos para conseguir consumos más reducidos.

Por la parte de la gasolina aparecen el 35 TFSI de 150 CV, el 40 TFSI de 190 CV y el 45 TFSI con 245 CV; todos con un bloque de 2.0 litros turbo de cuatro cilindros. El tope de gama es el Audi RS 4 Avant con su V6 biturbo que llega hasta los 450 CV. Aunque nos vamos a centrar en la gama diésel que también tiene su interés.

El motor 2.0 TDI de cuatro cilindros es el protagonista y aparece en el 30 TDI con 136 CV, en el 35 TDI con 163 CV y en el 40 TDI con 190 CV. Esa última es la versión que estamos probando y que se sitúa como opción un poco más prestacional, siempre un escalón por debajo del S4 Avant que cuenta con un V6 diésel de 347 CV.

Comportamiento

Como decíamos, estamos probando un Audi A4 Avant 40 TDI, con el motor diésel de 190 CV y 400 Nm de par. Otros aspectos que tenemos que mencionar para completar la información es que este ejemplar lleva la transmisión automática S tronic de doble embrague y siete velocidades, además de la tracción integral quattro. Si hacemos un repaso por la ficha técnica, esta unidad acelera de 0 a 100 km/h en 7,6 segundos y alcanza una velocidad máxima de 210 km/h.

No es tan refinado como los de gasolina, a este bloque diésel tenemos que sacarle la pega de que es algo ruidoso y que vibra bastante en el arranque. Pero lo cierto es que durante la marcha se nota menos y que hay que alabar el aislamiento que ha realizado el fabricante. La entrega de potencia es destacada desde bien abajo, esta versión es la más indicada para ir cargados o hacer viajes largos por su potencia y los consumos que iremos viendo más adelante.

El cambio el citado S tronic, la caja de doble embrague con siete relaciones tan conocida de Audi. Es bastante preciso y rápido, suele ir acorde a las necesidades en cada momento. Además, se puede cambiar al gusto con las levas tras el volante, que no terminan de convencer por su tamaño y tacto. Aunque para ajustar el comportamiento del cambio también se puede recurrir a los modos de conducción, que ajustan este y otros parámetros. Son Efficiency, Comfort, Auto, Dynamic e Individual; no hay un cambio radical entre ellos, pero sí que se percibe diferencia en el tarado de la dirección o la suspensión.

A nivel de chasis lo cierto es que hemos notado que el A4 Avant es realmente completo y equilibrado. Por lo citado anteriormente destaca por una gran comodidad y por calidad de rodadura. Se nos ocurren pocos coches mejores para hacer un viaje largo con total confort y además no desentona cuando entramos en una carretera de curvas. No hay que olvidar que con unos cuantos retoques se puede llegar al todopoderoso RS4 Avant.

Además, es un coche que para tener casi 200 CV, cambio automático y tracción a las cuatro ruedas no tiene un consumo desproporcionado. Tras más de 400 km llevamos una media de 6,5 litros teniendo todo tipo de trayectos, pero hemos comprobado que es factible incluso bajar de los 6 en algunos trayectos favorables.

Opinión coches.com

El Audi A4 es una apuesta segura y, para mi gusto, la carrocería familiar es la más completa de las tres que se ofrecen. Un producto que lleva un cuarto de siglo en el mercado y que se ha ido puliendo poco a poco hasta tener muy pocos fallos. A nivel estético es posible que sea algo plano y demasiado parecido al resto de modelos de la gama. Pero por dentro destaca por su actualización tecnológica que le ayuda a mantenerse al día.

Continúa destacando por su calidad y ajustes interiores o por el generoso espacio tanto en el habitáculo como en el maletero. La mecánica diésel 40 TDI que hemos probado será una opción ideal para hacer muchos kilómetros por su comportamiento y consumos contenidos. Aunque este Audi A4 Avant no es precisamente barato. Es un familiar medio que parte desde algo más 40.000 euros y que superará con creces los 50.000 euros con unos cuantos extras como es el caso de nuestra unidad.

Audi A4 Avant 40 TDI quattro
7.9 Nota
Lo mejor
  • Pues a punto tecnológica
  • Espacio en habitáculo y maletero
  • Comportamiento y consumos
Lo peor
  • El Piano Black del interior
  • Única versión sin Mild Hybrid
  • Precio final con opcionales
Diseño8
Habitabilidad8
Acabados8.5
Maletero8
Equipamiento7.5
Motor8
Comportamiento8.5
Calidad Precio7

Galería de fotos:

Ver galeria (64 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta