Hace unos meses que llegó al mercado el Audi S4. Se trata de la variente más potente del A4 2020, gracias a que cuenta con la mecánica que también emplean los nuevos Audi S5 y el Audi S7 Sportback, un seis cilindros sobrealimentado que entrega la friolera de 347 CV.

Es una opción que puede elegirse con la carrocería familiar, el A4 Avant 2020. En este caso no es el más potente de la gama, ya que ahí está el nuevo RS 4 Avant (450 CV) que hae honor a la historia del RS familiar vigente desde 1994). ¿A quién podría interesar entonces el Audi S4 Avant?

La propia marca apunta el el S4 se ha pensado para quienes demanden una “buena relación entre prestaciones y consumos”. La carrocería familiar aporta además un espacio de carga notable. En concreto, 495 litros, por los 460 del sedán, una cifra acorde con la de otros familiares medios del mercado.

Y es que sin duda el RS 4 Avant es un coche no pensado para todos los públicos. No asieste Audi S4 Avant, con una configuración mecánica sin parangón en el segmento. Uno puede elegir el Mercedes Clase C Estate de gasolina para contar con un nivel de potencia similar, el C 43 4Matic de 390 CV o el BMW Serie 3 Touring, que contará con el M340i XDrive con 374 CV. Pero ambos son de gasolina y sin duda los consumos no serán equiparables a los del S4 Avant.

El precio es alto, pues el Audi S4 Avant se ba a los 77.485 euros. Cuenta (aquí en Europa, no ocurre lo mismo en China o Estados Unidos), con el motor V6 diésel 3.0 TDI, con 347 CV de potencia y nada menos que 700 Nm de par, una cifra muy elevado. Si bien las prestaciones no llegan a ser como las de los rivales que mencionamos con motor de gasolina, son muy buenas: es capaz de alcanzar los 100 km/h  desde parado en 4,9 segundos y, de seguir acelerando, establecer 250 km/h de velocidad punta.

Y todo ello, con un consumo de 6,3 l/100 km, una cifra baja también gracias a un sistema de hibridación ligera (Mild Hybrid) con una batería de 48 voltios que, si bien no es capaz de mover al coche por sí mismo, sí que ayuda en momentos de alta demanda y reduce el retardo del turbo pues integra el compresor. La batería batería compacta de ion-litio, refrigerada por aire tiene 0,5 kWh de capacidad y va ubicada bajo el piso del maletero. Gracias a ello cuenta con la etiqueta ECO de la DGT

Por lo demás, como el sedán. Cuenta con la caja de cambios automática tiptronic de ocho velocidades y el conocido sistema de tracción quattro, que reparte el par entre los ejes delantero y trasero en una proporción 40:60, pero puede enviar hasta un 70% del total al primero y un 85 al segundo si los sensores detectan pérdidas de adherencia.

 

La suspensión deportiva S cuenta con un ajuste específico y puede contar con control de amortiguación. Destacar sus frenos delanteros con pinzas de seis pistones y 375 mm de diámetro o las llantas de 18 pulgadas con neumáticos 245/40 (entre los opcionales, las de 19 con neumáticos 255/35 o unas de 20 en medidas 265/30). Y, por supuesto, ofrece detalles estéticos que no verás en otras versiones, como las salidas de escape específicas o el modo S en la pantalla del Audi virtual cockpit opcional.

Fuente: Audi
Galería de fotos:

Ver galeria (9 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta