Cuando uno ve los anuncios de coches podrían llegar a pensar que las familias solamente pueden optar a conducir un SUV. Desde luego, se trata de una de las opciones más en boga, que han acabado prácticamente por borrar del mapa a los antaño populares monovolúmenes.

Sus defensores te dirán que son más amplios y tienen más maletero (en realidad ni tanto, si tienes en cuenta sus dimensiones exteriores). Que resulta fácil subir a los niños (mientras son bebés, de acuerdo, pero cuando empiezan a ser personitas a veces no pueden ni abrir la puerta solos. También que son más seguros (dejémoslo en falsa sensación de seguridad debido a su aspecto) y versátiles porque puedes salir del asfalto (ojo, no son todoterrenos, sólo coches más altos).

¿Y qué opciones nos quedan? Pues, si eres de los que toman carreteras secundarias aún a sabiendas de que puedes tardar un poco más, ojo a los sedanes con carrocería familiar. Los puedes encontrar de diversos tamaños y precios y combinan espacio para cuatro con buen maletero y un buen comportamiento dinámico. Uno de ellos es este Ford Focus Sportbreak. Un coche que merece la pena analizar a fondo.

Exterior

La cuarta generación del Ford Focus se lanzó en 2018. Quizá no con un planteamiento tan extremadamente diferente al resto en lo estético a como lo era el Focus en sus orígenes. Ahora es más elegante y refinado. Ha perdido bastantes de sus señas de identicad.

También eficaz. Tiene un coeficiente aerodinámico muy bueno, de 0,28 Cx en esta variante familiar y todas las versiones tienen una persiana de láminas tras la parrilla, que se abre y se cierra de manera automática para mejorar la refrigeración o la aerodinámica. También en cosas que no se ven, como los bajos carenados en la parte del túnel central y en el eje trasero.

Una apuesta interesante de Ford en los últimos tiempo ha sido crear variantes muy diferenciadas de sus modelos, ya desde el punto de vista estético. Ocurre también en el Focus.

Contaríamos en esta variante Sportbreak con dos acabados convencionales (Trend y Titanium). Luego una variante ST Line, más deportiva y con los Active, un crossover familiar desarrollado sobre un compacto con protecciones de plástico en las parte más baja y con la carrocería más levantada del suelo. Y esta, que es la Vignale, la más lujosa, con mucho detalle cromado, paragolpes delanteros y traseros exclusivos o la parrilla delantera totalmente diferente. No

Además, esta unidad cuenta con el llamado paquete diseño. Suma faros adaptativos (optimizan la distribución de luz evitando deslumbramientos), los cristales traseros tintados y las llantas de aleación de 18 pulgadas (con neumáticos 235/40). No me convence demasiado la estética de estas últimas, pero para gustos colores.

Y sí, por si no se percibe en las fotografías estamos hablando de un compacto familiar muy grande. Sus 4.668 mm de longitud lo acercan demasiado a un familiar del segmento D de no hace demasiados años. Para ponernos en perspectiva, eso significa que es medio metro más largo (¡medio metro!) que el Focus familiar de primera generación. Otras cotas son los 1.825 mm de longitud y los 1.481 mm de altura.

Es de los más largos de su categoría. Y eso se nota mucho en el interior, que se ve beneficiado por los 2.700 mm de distancia entre ejes. Allí, también encontraremos muchos detalle Vignale.

Interior

Permitidme un recuerdo de juventud. Muchos nos movíamos en compactos (yo en este) y un amigo tenía un Focus. Y no destacaba precisamente por ser grande, sobre todo detrás. Eso ha cambiado. Ahora el Focus tiene uno de los interiores más amplios, tanto en las filas delanteras como en las traseras.

El espacio delante es simplemente soberbio y el entorno está muy cuidado en este acabado Vignale. Tiene alfombrillas exclusivas, umbral delantero de las puertas con logo Vignale, tapicería de cuero en unos buenos asientos con el logo Vignale, volante en cuero…

En las plazas traseras el espacio es también bueno para las piernas y a lo alto. Ojo, esta carrocería Sportbreak es cuatro centímetros más alta para la cabeza y eso que el techo solar panorámico, que siempre roba espacio.

También es bastante más ancha que otros competidores.. si bien un tercer ocupante no irá demasiado cómodo: el túnel de la transmisión roba espacio para los pies y el respaldo oculta un reposabrazos, lo que lo hace más duro. Un fallo imperdonable: carece de salidas de aire traseras. Contamos al final de la consola con una toma de 12V, pero tampoco hay punto de conexión de USB.

Por lo demás, la disposición de los mandos me ha parecido buena, así como la posición de conducción, máxime con transmisión automática en la que empleas las levas para cambiar de marcha, ubicadas tras el volante. El cuadro de mandos no es digital, pero todo se ve bastante claro. También contamos con un Head up Display, múltiples sistemas de ayuda a la conducción…

Atención a este par de detalles que aporta el  Paquete parking. Por un lado una cámara de visión trasera de una calidad sublime… y un plástico que sale al abrir las puertas, que viene de fábula cuando aparcas en lugares estrechos para no dañar tu puerta ni las carrocerías ajenas.

Los materiales de los Vignale rayan a gran altura. La calidad percibida a bordo es muy superior a la de la generación anterior, y encontramos buenos materiales, gustosos al tacto, tanto la parte superior como la inferior del salpicadero. También los botones están más cuidados que los que encontrabas en Focus de anteriores generaciones. Sin embargo, el ajuste entre piezas delata que estamos ante un generalista impecablemente vestido… pero sin la precisión que vemos en algunos coches premium.

Maletero

Ser grande por fuera tiene sus ventajas. Además e más espacio interior, este maletero, con nada menos que 608 litros de capacidad. Pocos rivales lo superan en su segmento (apenas el Skoda Octavia Combi o el Peugeot 308 SW -ambos con 610 litros- y el Kia Ceed Tourer -llega a los 625-).

Para esas ocasiones en las que incluso estas cifras se puedan quedar escasas, que no serán muchas, créeme, siempre puedes abatir los respaldos de los asientos traseros. Están divididos en dos partes (en proporción 60:40) y realizas esta operación tirando de unas palancas en los laterales del maletero o desde los propios asientos. El espacio resultante es muy grande, de 1.653 litros, y con el piso plano. Si necesitas llevar algo largo y mantener el espacio, el maletero se comunica con e habitáculo por medio de una trampilla en el centro.

Hablamos de una versión con un nivel de dotación muy alto. Por eso cuenta con apertura y cierre eléctrico. Tan solo hay que pasar el pie bajo el paragolpes para que se abra el portón. También hay un subwoofer del sistema de sonido bajo el piso, en un espacio que comparte con la rueda de repuesto temporal.

Y, sobre todo, vemos detalles prácticos. Nos ha conquistado el hecho de que el piso pueda doblarse, permitiendo compartimentar el espacio para que los enseres que llevas no vayan dando tumbos. Nos ha parecido más sencillo que emplear redes… de las que al final pocas veces haces uso. No obstante cuenta con ganchos si fuese necesario fijar más la carga.

Si llegado el caso precisas cargarlo hasta el techo, puedes guardar la cortinilla cubreequipaje bajo el piso, para no perderla. Cuenta también con iluminación a ambos lados, una toma de 12 V, colgadores para bosas, unas bandas elásticas en el lateral derecho…

Equipamiento

Ye hemos comentado muchos de los detalles inetriores y exteriores que diferencian a esta versión Vignale. Presume de muchos elementos del Titanium, como el arranque por botón, sistema multimedia con pantalla de 8 pulgadas con navegador, control por voz, acceso sin llave, espejo interior fotosensible, sensor de lluvia, freno de mano eléctrico, SmartBeam…

Y además de todo lo habitual, sistemas de conducción semi-autónoma de nivel 2. Control de crucero adaptativo con función de arranque y parada automático, sistema de reconocimiento de señales, mantenimiento de carril, faros adaptativos, información de puntos ciegos…

De serie ofrece la posibilidad de escoger entre tres modos de conducción: Eco, Normal y Sport. Si además se cuenta con suspensión adaptativa es posible ajustarlos amortiguadores  en modo Confort, Normal o Sport.

La marca presume también de conectividad. Es posible contar con conexión a Internet 4G LTE y wifi que permite conectar hasta 10 dispositivos.. y disfrutar de ellos hasta a 15 metros de distancia del coche, con el motor parado y las puertas cerradas.

También con la app Pass Connect para gestionar diversas funciones desde el teléfono móvil, como abrirlo y cerrarlo e incluso poner el motor en marcha para precalentar el coche. Ojo asimismo con el equipo de sonido B&O PLAY, la marca menos cara de Bang & Olufsen, con10 altavoces y  675 vatios de potencia (300 € más, pero merece la pena)

Sí, el precio de esta unidad, sin contar los extras, alcanza los 30.695 €. Un precio algo elevado para un compacto no exageradamente potente, pero es que lleva de todo. No obstante, echa un vistazo antes a nuestra sección de coches nuevos, donde los concesionarios oficiales de la marca publican las ofertas de Ford Focus Sportbreak, que rebajan esta cantidad.

Se trata de precios que pueden incluir financiar el coche con la marca y no incluyen los elementos opcionales (puedes configurarlos en la página). También conviene que eches un ojo a nuestro comparador de seguros para dar con la póliza que mejor se ajuste a tus necesidades y presupuesto.

Motor

Ford ha apostado el grueso del volumen de ventas a los motores de tres cilindros. En este familiar puedes elegir el 1.0 Ecoboost con 125 CV de potencia o este nuevo 1.5, con 150 y 182 CV. ¿Qué quieres diésel? Ahí están los motores Ecoblue de 120 y 150 CV.

¿Por qué no creemos que vayan a vender demasiados diésel? Porque estos Ecoboost gastan realmente poco. Son los primeros motores tricilíndricos del mercado que pueden funcionar con sólo dos. Cuando no se les solicita mucha aceleración desconectan uno. Créeme, no lo notarás en ningún momento y, si vas tranquilo es fácil acercarse a los consumos homologados de 6 l /100 km.

¿Que te parecen pocos caballos porque ? No falta mucho para que lleguen al mercado las variantes ST, que en gasolina entregan 280 CV y en diésel 190.

Nuestra unidad de pruebas es un bloque de tres cilindros en línea que cuenta con una potencia de 150 CV que entrega a 6.000 rpm y un par máximo de 240 Nm a 1.600 rpm. Va asociado a un cambio de convertidor de par con 8 relaciones, pensado para una conducción confortable… y económica. Su consumo medio homologado es de 6 l/100 km, que se resiente bastante en conducción urbana, con unas emisiones de 136 g/km de CO2. Sus prestaciones son aceptables, ya que es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 9,1 segundos y alcanzar los 206 km/h. Todas estas cifras sacadas de su ficha técnica… es hora de conducirlo y ver cómo va.

Comportamiento

Cuando pruebas un motor de tres cilindros siempre piensas que no va a ser redondo. Esperas vibraciones, ruidos, que no vaya fino… y luego te subes a este coche… y resulta que todo lo que habías escrito sobre ellos no tiene sentido. Este propulsor resulta agradable, no tienes vibraciones (en parte gracias a un excelente trabajo de insonorización y amortiguación de vibraciones en esta versión Vignale) y tiene un buen empuje, incluso desde bajas revoluciones. Y ojo, que permite que puedas estirarlo mucho. El coche corre más que suficiente, es difícil sacarle pegas a este bloque.

Aquí lo tenemos ligado a una caja de cambios automática. Se trata de un cambio automático de convertidor de par, con ocho marchas. En lugar de palanca tenemos un mando giratorio para manejarlo. Va muy bien con este motor y lo único, que resulta algo lento cuando lo usas en modo manual, si lo comparas con un cambio de doble embrague.

No habíamos comentado este Focus estrena plataforma. Eso le ha permitido ser mucho más grande… y al mismo tiempo ganar en rigidez. Ford nos dice que en torno a un 20%. Y eso se nota. El Focus siempre ha destacado por ser de los más ágiles del segmento, junto al Seat León. Incluso en esta variante familiar notas el coche ágil. Por autovía tiene aplomo, pero incluso en carreteras muy reviradas por donde los hemos llevado no se siente a disgusto.

La suspensión es firme y no notas apenas balanceos cuando estás tomando una curva a un ritmo alto. Transmite seguridad. Filtran bastante bien badenes, pero claro, cuando hay alguna imperfección en el firme también se nota.

Ojo, que las versiones más equipadas pueden incluir la amortiguación adaptativa, tanto para el eje delantero como para la suspensión del eje trasero. Cada 2 milisegundos se revisa la suspensión, el chasis, la dirección y los frenos y ajusta los amortiguadores para que la conducción sea todavía más cómoda. Es capaz de detectar el borde del bache, ajustando el amortiguador para que la ruede no baje tanto.

¿Y la dirección? Le decía a un compañero hace poco que no me gusta apenas ninguna en el mercado… pero quizá haga una excepción con esta. Es relativamente cómoda en ciudad y maniobras, pero es más directa que la mayoría a la hora de tomar curvas, pues hay que dar menos vueltas al volante que sus competidores. No consigue transmitir por completo al conductor todo lo que está ocurriendo bajo las ruedas… pero es mucho mejor que la mayoría. Un coche, en resumen, equilibrado tirando a deportivo en su comportamiento, a pesar de su aspecto elegante.

Opinión coches.com

Este Ford Focus Sportbreak nos ha sorprendido. Mantiene el típico chasis del compacto, con lo que nos encontramos con un coche más ágil que la media, a pesar de ser más grande que la media. Nos ha conquistado su capacidad de maletero, los materiales empleados en sus habitáculo y nos ha sorprendido, gratamente, el motor.

¿Que hay coches más potentes en el segmento de los compactos? Pues sí. Para hacerles frente, pronto verás versiones ST, que incide más en la deportividad. Pero este motor es más que suficiente para poder ir animado, incluso con el coche cargado.

¿Qué hay coches de este segmento más baratos? Desde luego. Pero el Focus nos ha sorprendido gratamente por ese modo tan especial de combinar buen comportamiento dinámico, comodidad y un equipamiento y materiales del habitáculo de primer nivel… sin que haya que pagar el peaje que supone contar con un coche de lujo en el garaje, con una estética además lo suficientemente diferenciada para que no parezca un Focus familiar más.

Ford Focus Sportbreak Vignale 1.5 Ecoboost 150 CV Aut.
8.3 Nota
Lo mejor
  • Estética diferenciada de otros acabados
  • Motor y puesta a punto del chasis
  • Capacidad de maletero y equipamiento
Lo peor
  • Precio superior a la media
  • Ajustes no a la altura de los materiales empleados
  • Detalles como salidas de aire traseras o cuadro de instrumentos digital
Diseño7
Habitabilidad8
Acabados8
Maletero8.5
Equipamiento9
Motor9
Comportamiento8.5
Calidad Precio8

Galería de fotos:

Ver galeria (86 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta