Si hay un coche importante en la gama de Lexus, ese es el NX. Llegó al mercado en 2014, con un diseño rompedor dentro de los SUV grandes y, como no podía ser de otro modo, con una motorización híbrida única en la categoría.

Supone ya el 50% de las ventas de la firma de lujo en España (hasta un 60% si sumamos las ventas del RX 2016, lo que demuestra la importancia de los SUV hoy en día, también en Lexus). Y ojo, que a diferencia de la mayoría de los modelos, que a medida que se hacen “viejos” las ventas descienden, en el caso del Lexus NX el mejor año de ventas ha sido 2017.

Este éxito no significa que la marca se haya dormido en los laureles. En absoluto. Y la prueba es que ya está disponible en los concesionarios, desde hace un par de semanas, el nuevo Lexus NX 2018, que la marca presentó en el pasado Salón de Frankfurt.

Obviamente, con un producto que funciona en el mercado, no debíamos esperar cambios radicales. Sin embargo, la marca aprovecha para realizar algunos retoques de índole estética, mejoras en el chasis (concretamente en las suspensiones) y añadir algo más de tecnología. Hemos podido disfrutar de su conducción durante un día, en la presentación internacional que tuvo lugar en España. ¿Nos acompañas para conocerlo mejor?

Exterior

Hace ya unos cuántos años que Lexus dejó de ser aquella marca de coches serios y apostó por diseños más angulosos, sofisticados y agresivos. Todo comenzó con el Lexus IS 2013… y luego fue el NX el que adquirió esta línea que tan bien funciona en los concesionarios.

Como decíamos, son leves matices los que cambian en este SUV, que ahora adopta una línea más similar a la del RX. La idea es que tenga una imagen con un mayor impacto visual con unos ligeros cambios. Mantiene sus dimensiones, con 4.640 mm de longitud, 1.845mm de anchura y 1.645 mm de ancho y esa línea de techo bajo con las silueta de cabina echada hacia delante.

El cambio más notable es que la parrilla gana tamaño, con más láminas, al estilo el RX y LX. Estas barras horizontales se extienden hasta el borde inferior de la parrilla y los que están bajo el punto central se separan más, de manera que se enfatiza la anchura del automóvil. El efecto se intensifica aún más con las nuevas tomas de aire laterales, en ángulo.

También se han realizado algunos cambios en los faros LED (muy del estilo ahora de los del nuevo Lexus LC 2017), para que pudiesen acomodarse el nuevo Sistema de haz de luz adaptable, que forma parte del nuevo paquete Lexus Safety System. Lo forman 23 LED en las luces de circulación diurna y otros 16 en cada indicador de giro secuencial.

En el lateral hay pocos cambios. Se mantiene la línea con una excelente aerodinámica (anuncia un coeficiente de resistencia de 0.32 Cd) y el alerón trasero sobre el portón. Hay también nuevos diseños de llantas de 18 pulgadas (en los acabados Luxury o Sport como el que probamos), son de 17 pulgadas en las terminaciones básicas. Estas nuevas llantas son de  acabados metalizados brillantes y mecanizados.

Ya  en la zaga, también las ópticas traseras son más largas, lo que incrementa la sensación de anchura del coche. Tiene una  luz que cruza sin interrupciones desde el portón trasero a la carrocería.

Interior

No han cambiado lo esencial: un habitáculo amplio y rematado de forma excepcional (puedes leer nuestras impresiones sobre él en la prueba del Lexus NX 2014). Al tratarse de uno de los SUV más grandes de su categoría, dispone de mucho espacio no sólo delante, sini también para los ocupantes de la segunda fila de asientos, tanto para las piernas como para la cabeza y los hombros.

La principal novedad la encontramos en la parte superior del salpicadero… en forma de pantalla, que puede ser ahora de hasta 10,3 pulgadas. El anterior NX contaba con una de 7 o 8 (según versiones), por lo que el salto es notable.

Esa pantalla centraliza un montón de información, desde el sistema de infoentretenimiento a la navegación, pasando por los toda la información del coche. No nos acaba de convencer (Lexus debe mejorar en este apartado) el touchpad que lo controla, situado en el túnel central, pues es algo errático y no ayuda a moverse con soltura por los menús.

También ha cambiado los controles de la climatización, de modo que con un número mucho menor de botones ahora se puede controlar las mismas funciones que antes. La marca nos contaba que ahora hay un 50% menos de botones en el salpicadero. Gana en funcionalidad… lástima que no haya cambiado el mando que comentábamos antes para ser realmente bueno en este sentido.

Nuestra unidad contaba con una tapicería de un cuero muy bueno, aunque el color rojo no gustará a todos. Hay, no obstante, nuevas combinaciones de tonos para el habitáculo y será fácil dar con una que te encaje.

Maletero

Aquellos días de que coche híbrido era sinónimo de maletero reducido han pasado a la historia. Benditos ingenieros, que se las han apañado para conseguir ubicar las baterías allí donde no implique reducir espacio de carga.

Y es que el Lexus NX 2018 cuenta, como el anterior, con 555 litros de capacidad de maletero. Una cifra realmente digna, similar a los 550 litros que anuncian el BMW X3 2018, Audi Q5 2017 o Mercedes GLC 2015, sus rivales más directos (el Jaguar F-Pace se desmarca entre los SUV Premium de este tamaño, con sus 660 litros, pero es 10 cm más largo).

Bajo el piso hay un doble fondo bastante profundo y aprovechable. Es ahí donde se aloja el kit de reparación de neumáticos en caso de pinchazo y algunas herramientas. Si optamos por abatir los respaldos de los asientos traseros obtendremos una espacio totalmente plano de 1.600 litros.

Equipamiento

La gama para España se estructura en cinco niveles de acabado. Parte del Eco como puerta de entrada, para quien busca sobre todo un precio bajo (parte de 37.500 euros, una cifra muy competitiva para un coche híbrido con tecnología híbrida). Más completo es el Business, enfocado sin duda a las flotas de empresa, pero el más demandado y, a nuestro juicio, equilibrado es el Executive.

Por encima hay dos niveles más el F-Sport en que nos encontramos, con un enfoque deportivo y Luxury, con el súmum de refinamiento de la marca que, créenos, puede ser mucho.

No queremos hacer un listado exhaustivo con todos los elementos que incluye cada unos, pero sí destacar que el Lexus NX 300h 2018 es el primer Lexus conectado. Puede contar con navegador conectado con información de tráfico en tiempo real, acceso a búsquedas de Google, conexión wifi en el interior, actualizaciones online, aplicaciones… La marca ofrece tres años de actualizaciones gratos en el navegador, algo a tener muy en cuenta.

Novedad es también el portón eléctrico que se abre al pasar el pie bajo el portón y también (signo de los tiempos) aumenta de tamaño el punto de recarga inalámbrica de los dispositivos móviles que se encuentra bajo el salpiccadero. Interesante también el Head-Up Display que ofrecen los acabados mas altos.

En el apartado de seguridad destacar el Lexus Safety System+, de serie desde el acabado Executive, que incluye sistema precolisión con detección de peatones, sistema de luces adaptativas, sistema de mantenimiento de carril, detector de señales de tráfico o el control de crucero adaptativo.

Si buscas un acabado F-Sport como el que tenemos entre manos, que además dispone de techo panorámico, el precio recomendado por la marca es de 60.100 €, que no es una cifra baja. Esta tarifa puede reducirse mucho, de ahí que te recomendemos visitar nuestra sección de coches nuevos, en la que los concesionarios oficiales de la marca publican sus ofertas de Lexus NX. Es una buena medida de ahorro también visitar nuestro comparador de seguros, donde encontrarás la póliza que mejor se ajusta a tus necesidades y presupuesto.

Motor

No hay cambios en el apartado mecánico. En nuestro país la única opción posible es la versión híbrida, dl Lexus NX 300h, que sigue apostando por la combinación de un motor de gasolina de 2,5 litros y 4 cilindros con uno o dos motores eléctricos (en este último caso, en las versiones de tracción total) que da como resultado una potencia total de 197 CV. Con ello se consigue un consumo medio de 5 l/100 km que corresponden a unas emisiones de 116 g/km.

Emplea exctamente el mismo sistema (se basan en la misma plataforma) que el Toyota RAV4 2016 (ver prueba a fondo). La autonomía en modo eléctrico es de apenas 2 km, pero en recorridos como el que realizamos en la prueba (por el centro y alrededores de Madrid, los más habituales de un buen porcentaje de su público objetivo), es fácil encontrarse en el ordenador de a bordo con que un 20-30 % del tiempo se ha circulado en modo 100% eléctrico, sin emisiones.

Comportamiento

No se trató de una prueba larga en la que contamos con el coche durante una semana y podemos  sacar a relucir sus flaquezas. Pero en la ruta, que combinaba vías de distintos tipos, sobre todo urbanas, podemos apuntar que es un coche que destaca por la suavidad, muy recomendable para conductores tranquilos que no realicen una conducción brusca y deportiva.

En ciudad este tipo de vehículos son imbatibles (solamente los híbridos enchufables como el Outlander PHEV 2016 le hace sombra) y circulando por autovías a velocidades constantes ofrece una comodidad muy elevada. La única pega es cuando precisas acelerar a fondo (en un adelantamiento o en una incorporación, por ejemplo). Entonces el sonido del motor revolucionado, debido al cambio de variador continuo que emplea el Grupo en estos coches, inunda el habitáculo de manera invariable.

No obstante, mientras las aceleraciones sean progresivas y mantengamos la aguja en el rango denominado ECO, no habrá problema alguno en este sentido. Ayuda esto también al consumo, aunque te adelantamos que lograr los consumos homologados es una ardua tarea, en un SUV que anuncia 1.800 kg de peso.

Se ha modificado la suspensión trasera, con una nueva geometría, lo que debería redundar en un mejor paso por curva… pero sigue siendo un coche que no se ha pensado para tomar curvas a gran velocidad. Ni siquiera esta versión F-Sport, que dispone además de suspensión de dureza variable AVS de serie, también revisada para mejorar su respuesta.

Opinión coches.com

El nuevo Lexus NX 300h sigue siendo un coche fabuloso allí donde los SUV no destacan… pero donde los hay a mares: el entorno urbano. El sistema híbrido sigue sin apostar por las baterías de ión-itio (la marca asegura que afectaría demasiado al precio) y en su lugar continúan con las de níquel metal hidruro, menos avanzadas… pero que ayudan realmente a bajar consumos y emisiones.

Se trata de un coche que prioriza confort y ahorro por encima de otras cualidades, con un habitáculo en el que realmente se respira una atmósfera premium y gran calidad de rodadura. La tecnología híbrida ayuda también a no tener que prescindir del coche en los cada vez más habituales episodios de contaminación, porque eso sí, logra niveles de emisiones de NOX realmente bajas.

Todas estas cualidades han sido vistas en los últimos tres años por los compradores. Ahora el Lexus NX 300h es todavía más refinado en lo estético y mejora en el apartado tecnológico… además de seguir siendo de los pocos disponibles con esta tecnología híbrida.

Lexus NX F-Sport
8 Nota
Lo mejor
  • Estética diferenciada
  • Consumos en ciudad
  • Ajustes y materiales del interior, muy amplio
Lo peor
  • Comportamiento poco deportivo en comparación con su estética
  • Trasnsmisión CVT perjudica al confort
  • Precio final elevado en acabados superiores
Diseño8.5
Habitabilidad8
Acabados8.5
Maletero8
Equipamiento8.5
Motor7.5
Comportamiento7.5
Calidad Precio7.5

Galería de fotos:

Ver galeria (30 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta