Lexus siempre ha tenido claro que la carrocería coupé tiene potencial y que debían seguir explotándolo. Ya no hablamos del mítico Lexus LFA que ascendía al olimpo de los superdeportivos (y cuyo sucesor espiritual podría ser el Lexus LC), sino de algo más mundano y accesible con lo que competir en el segmento premium. Coches como el Lexus RC, que acaba de recibir un lavado de cara para mantenerse fuerte en el mercado.

La primera aparición del Lexus RC tuvo lugar en el año 2014, cuando sorprendía a todo el mundo por su diseño y por un concepto novedoso que trataba de diferenciarse del resto. Bastaba con un simple vistazo para comprender que poco tenía que ver con sus rivales principales, que podrían ser principalmente los alemanes Audi A5, BMW Serie 4 y Mercedes Clase C Coupé. Todos ellos son coches algo más tradicionales y con más experiencia, pero con menos carácter.

Ahora con el RC de 2019 no se trata de romper esquemas sino de asentar aún más las bases y mantener su apuesta en este segmento que parece haber ido decayendo. Repiten con su filosofía, puliendo ligeramente esa imagen tan característica y conservando los sistemas de propulsión anteriores con su correspondiente puesta al día. Como ya lo habíamos probado antes del restyling ahora hemos tenido la oportunidad de tener un contacto con el nuevo modelo para comprobar lo que nos ofrece de nuevo.

Exterior

Y si tenemos que hablar de los cambios que introduce este nuevo Lexus RC tenemos que empezar por su diseño exterior. Como decíamos, filosofía del modelo permanece intacta, pero hay una serie de retoques que le sientan realmente bien. Hablamos de los faros unificados, que ahora tienen la luz diurna totalmente integrada y no la separada forma de flecha que encontrábamos en su antecesor. Unos faros, por cierto, que tienen los proyectores LED en posición vertical logrando un efecto curioso.

Si seguimos por el frontal nos encontramos con la ya típica parrilla con forma de reloj de arena, muy deportiva con un patrón de malla e integrando la matrícula en su interior. Las esquinas tienen cierto aspecto picudo y las líneas van fluyendo hacia la parte inferior formando esas tomas de aire laterales tan reconocibles. El capó se mantiene esculpido y bastante extendido, acentuando esa imagen imponente.

Si miramos desde el lateral es fácil comprobar que estamos ante un coupé puro, con una silueta muy dinámica. Se nota por la inclinación de los pilares A y por esa caída del techo drástica y bien dirigida hacia la tapa del maletero. El pilar trasero queda rematado por una moldura cromada con una forma similar a la que vimos en los faros. Además contamos con llantas de hasta 19 pulgadas para acentuar la deportividad.

La zaga no cambia tanto, son modificaciones sutiles que sientan bien al conjunto. Hay un llamativo spoiler sobre el maletero y unos nuevos pilotos traseros con forma de L tumbada. Las formas del coche se van ensanchando hasta acabar en un paragolpes con mucha personalidad y con unas formas atléticas. Otra de las novedades es que ahora se ha optado por integrar los escapes en el difusor trasero.

Este dos puertas se sitúa en el segmento de los coupés grandes debido a sus generosas dimensiones. Cuenta con una longitud de 4.700 milímetros, con una anchura de 1.840 milímetros y con una altura de apenas 1.395 milímetros. Por otro lado, su distancia entre ejes se extiende 2.730 milímetros, de ahí que hayamos visto que sus voladizos no se extienden demasiado ni por delante ni por detrás.

Interior

Cuando pasamos al habitáculo del Lexus RC hay luces y sombras, pues no hay tanta evolución como nos hubiera gustado. Hablamos principalmente de su tecnología, quizás uno de los puntos más débiles respecto a sus rivales alemanes. Es cierto que ahora cuenta con una pantalla de 10,3 pulgadas que desbanca por gráficos a la anterior de 7 pulgadas. Sin embargo, los controles son exactamente los mismos y eso tiene pros y contras.

La gente de Lexus afirma que quiere huir de las actuales pantallas táctiles que quitan demasiada atención de la conducción. Pero el Remote Touch Pad que descansa sobre la consola central tampoco es que ayude demasiado en ese ámbito, pues requiere cierto periodo de aprendizaje y no es demasiado intuitivo en los primeros momentos. A esto hay que sumar que la consola central se mantiene sin cambios y da aspecto de estar algo desfasada.

La climatización tiene una botonera tradicional y una especie de bandas táctiles para la temperatura. Más abajo también quedan algunos botones para el sistema multimedia. El funcionamiento es bueno en ambos casos, pero somos de la opinión de que habría ganado con una solución como la del Lexus ES. Entre pantalla y botones queda espacio para el detalle por excelencia de la marca, el reloj analógico que acompaña a la mayoría de sus modelos.

Si hablamos de la instrumentación que hay por detrás del volante tenemos que decir que es digital y que es móvil. Con eso queremos decir que hay una esfera que divide la pantalla y que con tocar un botón se mueve y va mostrando diferente información. El volante multifunción mantiene un buen número de botones y es de tres radios, siendo el inferior de aspecto metálico, al igual que las levas que van a ambos lados.

Es un Lexus y eso podríamos notarlo incluso montándonos con los ojos cerrados. Esto se traduce en una calidad notable que se hace patente a través de elementos como la tapicería de cuero Tahara que cubre asientos y partes de las puertas y consola central. También nos llamó la atención la moldura de aluminio con relieve “estilo Naguri” que surca salpicadero y puertas. El resto de plásticos tienen un tacto agradable y en general no encontramos aspectos que desentonen en este ámbito.

La habitabilidad es toda la que podíamos esperar para un coupé de dos puertas que solo homologa cuatro plazas. Las delanteras son bastante confortables y van colocadas en una posición baja que ayuda a aumentar sensaciones y favorece al centro de gravedad. El problema viene con las plazas traseras, pues el acceso puede resultar incómodo y, una vez dentro, tanto el espacio para las piernas como el de la cabeza será justo para los más altos. En términos de anchura no hay problemas al carecer de plaza central.

Maletero

Habiendo visto que el espacio en el habitáculo no destaca en demasía, estaba claro que en el maletero iba a suceder algo parecido. De hecho, nos llama la atención que se quede en 340 litros, pues es algo menos de lo que declaraba antes de la actualización (tenía 366 litros) e incluye el hueco bajo el piso. Con esa capacidad se queda algo por debajo de la media del segmento, pues sus rivales principales superan los 400 litros.

Se mantiene esa configuración de portón que hace que tenga una boca de carga más estrecha situada en una posición bastante elevada. Por suerte, sigue existiendo la opción de abatir la segunda fila de asientos en dos partes (60:40) para conseguir un espacio extra. Precisamente una de las quejas que tuvimos con el Lexus ES fue que no se podía hacer esa maniobra. No se dice exactamente los litros que se conseguirían en caso de hacerlo.

Equipamiento

El Lexus RC se puede configurar con hasta cuatro niveles de equipamiento en nuestro mercado. Son los habituales y arranca con el acabado Business, más enfocado a empresas y con una completa dotación que ya incluye las llantas de 18 pulgadas, los faros Bi-LED, asientos delanteros con ajuste eléctricos, tapicería de cuero Tahara, volante también en cuero, sistema multimedia Lexus Media Display con pantalla de 7 pulgadas, cámara trasera, sistema de sonido Pioneer de 6 altavoces o las ayudas a la conducción del Lexus Safety System +.

Por encima queda el acabado Executive, que suma algunas bondades como los sensores de aparcamiento delantero y trasero o el techo solar eléctrico. La deportividad la pone el acabado F Sport, el que lleva nuestra unidad de pruebas, que suma una parrilla específica, llantas de 19 pulgadas, pinzas de freno en naranja, volante de cuero perforado y con ajuste eléctrico, suspensión variable adaptativa (AVS), pantalla de 10,3 pulgadas, navegador Connected o sistema de sonido Pioneer de 10 altavoces.

Los deportivos asientos del acabado F Sport

El tope de gama es el Luxury, que añade más distinción gracias a los faros Multi-LED, los asientos con memoria o el sistema de sonido Mark Levinson con 17 altavoces. Dicho sistema de sonido ofrece una potencia de 835 W, aunque todavía está lejos del PurePlay de 1.800 W que montan otros como el Lexus ES. Como buena marca japonesa tampoco hay que destacar una larga lista de opcionales, algo que es una ventaja respecto a los alemanes que requieren una buena carga de extras.

Lo que sí tenemos que añadir en este apartado son las ayudas a la conducción que trae de serie el RC. Al igual que otros modelos de la gama se beneficia de todos los sistemas incluidos en el Lexus Safety System +. Eso significa que tendremos un sistema precolisión, control de crucero adaptativo, control de ángulo muerto, alerta de tráfico cruzado posterior, sistema de mantenimiento de carril o control inteligente de luces de carretera, entre otras cosas.

Motor

La gama de motores del Lexus RC es escueta y sin término medio. Decimos esto porque estará disponible la tradicional opción híbrida y también un potente gasolina atmosférico con apellido F. Comencemos repasando precisamente ese Lexus RC F, que mantiene ese espectacular V8 atmosférico de 5.0 litros que desarrolla 464 CV. De esta guisa, el coupé es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 4,5 segundos.

Aunque nos hubiera gustado conocer esa versión, la que nos tocaba probar era el Lexus RC 300h, el híbrido que más se venderá. El sistema de propulsión Lexus Hybrid Drive sigue combinando un bloque de gasolina de ciclo Atkinson de 2.5 litros con otro pequeño motor eléctrico. El primero tiene una potencia de 181 CV y 221 Nm de par, mientras que el segundo aporta otros 143 CV extra. Además suma una batería de níquel-metal hidruro (Ni-MH).

La potencia conjunta en este Lexus RC 300h llega hasta los 223 CV, que pasan directamente al eje trasero a través de la también característica transmisión E-CVT. En esta versión se consiguen unas prestaciones bastante corrientes, con una aceleración de 0 a 100 km/h en 8,6 segundos y una velocidad máxima de 190 km/h. Por otro lado los consumos y emisiones homologados son bajos, con 5,0 l/100km y 114 g/km respectivamente.

Comportamiento

Cuando nos ponemos al volante del Lexus RC 300h nos invade un sentimiento familiar. Quizá ese diseño tan afilado y dinámico pueda evocar una conducción del mismo estilo, pero lo cierto es que no concuerdan. El arranque es totalmente silencioso y los primeros metros los recorremos en modo eléctrico con total tranquilidad. Así será siempre que la batería tenga carga suficiente y se podrá extender si tenemos cuidado con el pie derecho.

La marca japonesa afirma que más del 50 % de la conducción urbana se puede realizar en modo ‘cero emisiones’. No podemos asegurar el porcentaje, pero la sensación en ciudad y por debajo de 50 km/h es que es bastante fácil moverse en eléctrico. En el momento que demandamos más potencia es cuando entra en juego el motor de combustión. Lo hace con bastante suavidad, sin que haya una transición demasiado notable ni molesta.

Pero también hay que decir que las carencias de este sistema de propulsión las encontramos precisamente cuando más le exigimos. El cambio E-CVT ha mejorado su tacto considerablemente respecto a lo que veíamos hace unos años, pero sigue siendo algo molesto en algunas situaciones. Durante aceleraciones fuertes observamos que las revoluciones se quedan fijas en un régimen alto y que la velocidad no se eleva al mismo ritmo creando una sensación algo artificial.

Siempre se puede recurrir a las levas tras el volante para que el variador continuo se ‘invente’ unas marchas simuladas, algo que ayuda más para retenciones que durante la propia conducción. Aunque en aceleraciones se filtre algo de ruido al habitáculo, hay que destacar el trabajo hecho con su insonorización. De hecho, el Lexus RC 300h ofrece una buena calidad de rodadura y confort en marcha gracias a ese aislamiento, a su coeficiente aerodinámico de 0,29 Cx y a otros aspectos.

Destaca principalmente la suspensión, que tiene un esquema de doble triángulo en el eje delantero y multibrazo para el trasero. La marca afirma que han hecho retoques para favorecer el manejo y que los nuevos amortiguadores ofrecen un mayor aplomo. Como tenemos el acabado F Sport contamos con la suspensión variable adaptativa (AVS), que modifica su comportamiento en función del modo que elijamos. Están disponibles los Eco, Normal, Sport y Sport+; aunque no hay diferencias demasiado notables.

Los comprobamos todos durante la toma de contacto e incluso en el último notamos que no es un coche demasiado deportivo. En el Lexus RC 300h se echa en falta un poco más de agilidad, aunque por otro lado no se puede hacer milagros con un vehículo que se acerca a los 1.800 kg. A nivel de chasis y de dirección las sensaciones son buenas, pero todavía nos falta algo. Los consumos parecen bastante contenidos pero tendremos que esperar a una prueba de mayor duración para hablar de este aspecto.

Opinión coches.com

El Lexus RC 300h se actualiza y no hace más que reafirmarse como una opción diferente que se ganará el interés de un público muy concreto. Hablamos de aquellos amantes del diseño que quieren llamar la atención y no se conforman con otros modelos más tradicionales en este aspecto. También de los que aprecien un interior cuidado y hecho con materiales de calidad. Por no hablar de los concienciados con el medio ambiente que busquen un híbrido con etiqueta Eco.

A pesar de su aspecto, es un coche que se disfruta más durante una conducción tranquila y confortable que cuando buscamos deportividad. Además, hay otros aspectos que no brillan tanto en el coupé. La tecnología se ha ido quedando algo por detrás de la de sus rivales y su habitáculo de cuatro plazas no es demasiado amplio que digamos. Para quién no esté familiarizado con el cambio E-CVT también requerirá cierto periodo de adaptación por sus sensaciones menos naturales.

Lexus RC 300h 2019
7.7 Nota
Lo mejor
  • Diseño diferenciado y con personalidad
  • Equipamiento completo y calidad alta
  • Comportamiento dinámico equilibrado
Lo peor
  • Plazas traseras y maletero justos
  • Tecnología algo anticuada
  • Tacto del cambio E-CVT
Diseño9
Habitabilidad7
Acabados8
Maletero6.5
Equipamiento8.5
Motor7
Comportamiento8
Calidad Precio7.5

Galería de fotos:

Ver galeria (44 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta