Logo de Noticias Coches
MINI Cooper 5 puertas prueba – 37.8
Prueba
Luis Ramos Penabad

MINI 5 puertas Cooper, a prueba: cuándo puede ser interesante y cuánto mejora

El MINI 5 puertas 2021 es la segunda puesta al día que recibió esta carrocería, lanzada originalmente en 2014 y que ya se había actualizado en 2018. No llega solo al mercado, pues que con el también se pone al día la tercera generación del MINI tres puertas y el MINI Cabrio

Es una actualización que mejora diversos aspectos estéticos y de equipamiento… y que cuenta con motores de combustión. Lo decimos porque en 2023 la marca pondrá punto y final al desarrollo de este tipo de propulsores. Pero no será el último la última generación con tubos de escape. Esta saldrá a la venta en 2025 y ya sabemos que el MINI Cabrio será el último modelo de este tipo.

Sí, todo vira hacia lo eléctrico. También en MINI. Por ahora, el único modelo eléctrico de su gama es el MINI SE, disponible sólo con la carrocería tres puertas. Bueno, el Countruyman cuenta con una variante híbrida enchufable, pero en su próxima generación, que veremos en 2023, contará con una versión 100% eléctrica, que se espera para 2024 y se fabricará en Leiopzig, de donde ahora sale el i3.

Todo esto nos contaba la marca justo antes de ponernos a conducir el MINI Cooper de cinco puertas. Sí, con motor de combustión. ¿Interesa todavía apostar por un coche así? ¿A quién va dirigido? Arrancamos el motor y nos dirigimos hacia una de nuestras zonas de curvas favoritas. Un pequeño spoiler: el coche sigue enamorando y te contamos por qué.

Exterior

No hay cambios drásticos en un producto que ha funcionado bien durante su vida comercial. De hecho, es el modelo de la marca que más se vende, tras el Countryman. La carrocería de cinco puertas supone una de cada cuatro ventas en la marca en España… y eran más hasta que llegó el eléctrico, que impulsó las matriculaciones del tres puertas.

Los MINI continúan siendo uno de los productos más reconocibles del mercado. A pesar de los cambios y de la silueta que uno escoja. Y hay novedades. Visto desde el frontal, es nueva la parrilla. Es más grande, al tiempo que se extiende más hacia la parte inferior.

Estrena también paragolpes, de mayor tamaño y más limpios, ya que pierden los huecos de los faros antiniebla. Estos pasan a las ópticas principales, donde encontramos faros LED de serie.

En la vista lateral hay pasos de rueda más anchos, así, como nuevos diseños de llantas. Gana todavía más (siempre destacan en esto los productos de la firma) posibilidades de personalización. Entre ellas (no contaba nuestra unidad, con él, un techo con un degradado de tres colores, gracias a un proceso industrial bastante complejo. Son 700 euros este extra.

En el acabado Cooper (y en el One de acceso) las llantas de serie son de 15 pulgadas, pero pueden ser de hasta 18 pulgadas. En nuestra unidad de pruebas cuenta con unas de 17 pulgadas, con neumáticos Goodyear en medidas 205/45.

Lo que no ha variado son las dimensiones del coche respecto de su predecesor. El utilitario conserva sus 4.023 mm de longitud, por 1.727 mm de ancho, de los que 2.567 corresponden a la distancia entre ejes, y 1.425 mm de alto. El coeficiente Cx es de 0,28.

Ya en la zaga cuenta con un nuevo paragolpes que le da un aspecto más deportivo y el antiniebla se ha ubicado justo en medio de las salidas de escape. En resumidas cuentas, ahora un MINI Cooper se parece más al Cooper S, que a su vez es más semejante al anterior JCW… y este se acerca más visualmente al GP (estos dos últimos no disponibles en carrocería 5 puertas).

Interior

Dentro hay un espacio idéntico al interior. Interesante delante para las dimensiones exteriores del coche, pero sin exageraciones, con una posición de conducción muy baja, cercana al suelo.

De las grandes novedades es la pantalla del sistema de infoentretenimiento, que pasa de 6,5 a 8,8 pulgadas de tamaño de serie. Era algo que se echaba de menos en un producto de su precio. Va realmente bien y es compatible con Apple Carplay y Android Auto de manera inalámbrica. Cuenta con algunos botones de acceso rápido a algunas funciones.

Es nuevo también el volante de tres radios, que ahora cuenta con botones en piano black que, según la marca, “busca las mismas sensaciones que se tienen al tocar una tablet”. Soy de los que, sobre todo en el volante, prefieren mandos físicos que se sabe a la primera que se tocan a no, incluso ruletas.

Esta unidad contaba con el cuadro de instrumentos digital que no nos acabó de convencer en la prueba del MINI Countryman por su poca nitidez y lo poco que varía de aspecto según el modo de conducción empleado.

No varían los botones tipo avión, con el del encendido en medio en color rojo, retroiluminado. Me gusta que conserven ese punto tan diferencial respecto de otros interiores. Están justo debajo de los mantos del climatizador, también físicos y grandes.  Todo el salpicadero tiene ahora superficies más limpias, con menos cortes y que integra los aireadores de la climatización.

En la consola contamos con el habitual selector del cambio y el mando giratorio desde el que se puede controlar el sistema de infoentretenimiento sin tener que tocar la pantalla. Le acompaña un freno de mano (puede ser eléctrico) y hay algo de espacio (no mucho) para dejar objetos ya que si quieres dejar el móvil, por ejemplo, ya has de usar el cofre central que, eso sí, está muy bien rematado.

Las plazas traseras no son muy amplias para lo que es habitual en esl segmento. Eso sí, baten sobradamente a un MINI 3 puertas y, obviamente, el acceso es mucho mejor. Tres ocupantes cabrán difícilmente debido a la forma del túnel central. Eso sí, emplean el mismo acabado de tapicería que las plazas delanteras, lo cual es de agradecer.

Maletero

El maletero anuncia 278 litros de capacidad, por lo que no hay diferencias respecto del predecesor. No es demasiado grande comparado con el de la mayoría de alternativas.

El piso puede colocarse a dos alturas (el superior queda de pie por si solo, un detalle interesante) y bajo él cuenta con un espacio bastante aprovechable. Y bajo ese segundo piso encontramos el kit de reparación de pinchazos. Si bien no es un espacio en conjunto muy grande, sí tiene formas muy regulares y está bien rematado. No faltan ganchos para sujetar la carga.

Los respaldos de los asientos traseros pueden abatirse en dos partes. Se dividen en dos partes asimétricas y si se realiza esta operación queda un espacio con 941 litros de capacidad.

Equipamiento

La gama se estructura en los habituales niveles de terminación. Eso sí, ahora todos son más completos que antes. El más sencillo es el One, seguido por el Cooper, al que corresponde nuestra unidad de pruebas.

Ahora gana elementos que antes no tenía de serie, como los faros LED, la pantalla central de 8,8 pulgadas, asiento del acompañante con ajuste en altura o el paquete connected media.

Si quieres algo más completo puedes apostar por el Cooper S, pero claro, con motor mucho más potente. La otra opción es completarlo con los elementos que quieras (y puedas pagar, claro).

Y aquí también hay novedades. Antes era muy fácil perderse en el configurador con la grandísima cantidad de opciones que había. Ahora sigue habiéndolas, pero con una organización mucho más sencilla. Tras elegir el motor y cambio puedes escoger entre tres terminaciones: Classic, Sport y Yours. Después se amplían con paquetes funcionales divididos en tres familias (navegación, confort y asistencias a la conducción). Y sí, hay además opciones sueltas porque la personalización es total.

No podemos olvidar que además existen dos apps, la MINI app y MINI SHARING, que ha evolucionando desde que la conocimos en su presentación (España fue el mercado elegido para probar este sistema).

Un MINI 5 puertas parte de 23.100 euros, apenas 800 de diferencia respecto del 3 puertas. Con el acabado Cooper pagas 25.400 euros. Se trata de precios altos comparado con sus rivales, pero es sencillo encontrar ofertas del MINI 5 puertas en nuestra sección de coches nuevos.

Ahí es donde los concesionarios oficiales de la marca publican sus descuentos y los actualizan mes a mes. Recuerda que esas tarifas publicadas son sin extras y que pueden incluir la obligación de financiar el coche con la marca.

Motor

La gama mecánica del 5 puertas es de motores de gasolina. Arranca con el One 1.5 de tres cilindros, de 102 CV (75 kW) de potencia y la corona el Cooper S con el motor 2.0 de cuatro cilindros de 178 CV (131 kW).

Entre ambos, el protagonista de esta prueba, el MINI Cooper de 5 puertas. Monta el propulsor tricilíndrico de 1.499 cc que entrega 136 CV de potencia (100 kW) entre las 3.500 y 4.500 rpm y un par máximo de 220 Nm de par desde las 1.480 a 4.100 rpm.

Va asociado a un cambio manual de seis relaciones o, como la unidad de pruebas, al automático de doble embrague que entregan la potencia a las ruedas delanteras. Con esta transmisión tiene buenas prestaciones ya que acelera de 0 a 100 km/h en 8,3 segundos y alcanza 207 km/h.

Mejora la eficiencia entorno a un 4-5 %, lo que nos da un consumo combinado de 5,5 l/100 km. Sus emisiones son de 126 gramos de CO2 por km, por lo que paga un 4,75 % de Impuesto de matriculación (exento del mismo hasta el 31 de diciembre y tiene la etiqueta C.

Comportamiento

El MINI 5 puertas continúa siendo ese coche que enamora dinámicamente. Destaca su  chasis con una puesta a punto firme, sin llegar a ser un incordio. Con un esquema de McPherson en el eje delantero y multibrazo independiente detrás, no  resulta tan reactivo como el tres puertas, cuya distancia entre ejes lo hace más animado en curva, pero más que el Clubman, que es un coche que busca un punto más de confort en vías rápidas, tal y como vimos en nuestra prueba.

Esa suspensión va acompañada por una dirección que responde de modo muy ágil. Anima a conducir animado, sobre todo con el modo Sport, que cambia mucho el carácter del coche, volviéndolo más reactivo que el Normal y, sobre todo, el ECO.

El motor responde bien, con un sonido agradable, sin ser tan bronco como el Cooper S, mucho más canalla, y que además es refinado, pues transmite pocas vibraciones al interior para tratarse de un tres cilindros.

Cumple más que de sobra en el apartado prestacional, al tiempo que a ritmos tranquilos los consumos se acercan bastante a los homologados. Se trató de una prueba contacto en la que no medimos los consumos a fondo, pues recorrimos algo menos de 200 km con el coche, distancia a todas luces exigua para establecer juicios en profundidad.

Opinión coches.com

El MINI 5 puertas continúa siendo una apuesta segura para quien busque un coche diferente. Por un lado en lo estético, donde ahora se simplifica su lenguaje de diseño y se acerca visualmente a las versiones superiores previas a esta puesta al día.

El interior no es el más adecuado para quien busque espacio y practicidad y, sobre todo, unas plazas traseras para uso diario. Lo compensa unos acabados por encima de la media y los innumerables rasgos de estilo de la marca. No me convence el nuevo cuadro de instrumentos digital, pero sí los nuevos acabados.

El precio de partida es alto, desde luego, pero no sube respecto al modelo precedente tanto como lo hace en el apartado de equipamiento de serie. Eso sí, ten en cuenta que si lo quieres a tu medida habrás de sumar un buen pico.

Y, desde luego, lo que sigue convenciendo es el apartado dinámico. Quizá este era el momento para contar con mecánicas microhíbridas que consiguiese la etiqueta ECO, pero eso subiría el precio del total y no reduciría en exceso unos consumos que son ajustados para las capacidades del propulsor.

MINI Cooper 5 puertas automático
7.8Nota
Lo mejor
  • Estética diferenciada en el segmento
  • Comportamiento dinámico y capacidad del motor
  • Mejora notable en equipamiento de serie
Lo peor
  • Plazas traseras y maletero algo exiguos
  • Cuadro de instrumentos digital algo pobre
  • Precio superior a sus alternativas
Diseño9
Habitabilidad7
Acabados8
Maletero6.5
Equipamiento8
Motor8
Comportamiento8.5
Calidad Precio7.5

Galería de fotos:

  • MINI
  • MINI 5 puertas
  • urbano