Logo de Noticias Coches
toyota-aygo-x-cross-prueba-contacto-297.2
Pruebanoticias/
Mario Nogales

Toyota Aygo X Cross, prueba con el urbanita que busca consagrarse

¿Recuerdas al Toyota Aygo? Pues olvídate de él, al menos de cómo lo conocías hasta el momento. El motivo es el lanzamiento de este Toyota Aygo X Cross, una nueva generación que cambia radicalmente el planteamiento. El microurbano del segmento A se transforma en crossover para satisfacer la demanda del mercado actual y gana habitabilidad al crecer unos cuantos centímetros en todas las direcciones. Lo estamos conociendo por primera vez y vamos a intentar contarte todos sus detalles de este vehículo que ya está disponible desde 13.600 euros.

Atrás quedan los días en los que el Toyota Aygo fue concebido conjuntamente con los Citroën C1 y Peugeot 108 tras un acuerdo de la marca japonesa con el Grupo PSA. Ahora que ese acuerdo caducó, los franceses han retirado a sus pequeños urbanos del mercado y este Aygo X Cross se mantiene utilizando una base más que probada. Se asienta sobre la plataforma TNGA-B, la misma que utilizan otros productos como el Yaris o el Yaris Cross, de ahí su aumento en dimensiones y mejora en muchos aspectos. Se fabrica en Kolin, en República Checa, y llegará al mercado a partir del próximo mes de mayo.

Exterior

Ya lo vimos por primera vez en persona hace unos meses en la sede de Toyota junto a los bz4X y GR 86, pero ahora hemos tenido más tiempo para evaluar su diseño. A simple vista se nota que es un producto más maduro y evolucionado, que deriva directamente del prototipo Aygo X Prologue. Introduce unas líneas más marcadas que se traducen en un frontal más deportivo y marcado, con unos nuevos faros LED con una luz diurna reconocible. También una generosa parrilla frontal situada en la parte baja, con una protección en plata que le da el toque de crossover.

No pasan desapercibidos en el Toyota Aygo X Cross esos pasos de rueda cuadrados al estilo de los de hermanos mayores como el Yaris Cross o el RAV4. Son necesarios para albergar las nuevas llantas de hasta 18 pulgadas, una medida que hasta ahora no estaba disponible. Otro recurso que convence a nivel estético es el patrón bi-tono que se aplica en los tres cuartos traseros para darle un contraste interesante a la carrocería. Se podrá escoger en varias combinaciones de colores en función del acabado, permitiendo hasta seis colores exteriores, tres de ellos en contraste.

Si veíamos que el frontal se transformaba notablemente y no recordaba apenas a su antecesor, en la zaga si que hay una reminiscencia clara al primer Aygo. El motivo no es otro que esos pilotos traseros en posición vertical que ocupan ambos laterales del vehículo. La parte del portón y casi todo el paragolpes van en negro, solamente teniendo el logo y el nombre del modelo en plata. Hay una sección del paragolpes en el color principal de la carrocería y una defensa plateada como ya vimos en el frontal.

El anterior Aygo era un coche muy pequeño, no hay que olvidar que fue lanzado en 2005 y que para entonces las necesidades eran otras. Ahora todos los modelos han ido creciendo y por eso el nuevo Aygo X Cross llega hasta una longitud de 3.700 mm, dejando atrás a su antecesor en 23,5 cm. Por otro lado, la altura crece también cuantiosamente (+125 mm) hasta llegar a los 1.740 mm y la altura ligeramente (+50 mm) para quedarse en 1.525 mm. Lo que más llama la atención es que la distancia entre ejes es de 2.430 mm, solamente ha crecido 90 mm.

Interior

Si hay un punto en el que se percibe la revolución, ese sería el ámbito de la tecnología. En el Toyota Aygo X Cross se ha instalado una pantalla táctil central de 9 pulgadas desde la que se controla el infoentretenimiento. Cuenta con el sistema Toyota Smart Connect y con una conectividad de lo más completa gracias a Android Auto y Apple CarPlay de forma inalámbrica. No faltan tampoco algunas funciones adicionales a través de la aplicación móvil MyT de la marca.

La tónica del interior es la simplicidad y todo gira en torno a la pantalla. Su respuesta es rápida y los menús bastante sencillos, además contamos con la ventaja de tener algunos botones de acceso directo. También hay controles analógicos para la climatización, insistiendo de nuevo en que son mejor solución que tenerlos en la pantalla. Más botones hay en el volante multifunción para controlar la instrumentación mixta, que tiene una pantalla de 7 pulgadas dentro de la esfera principal para darnos los datos relativos al ordenador de a bordo.

La calidad es otro aspecto que mejora en el Toyota Aygo X Cross. Los materiales siguen siendo plásticos duros prácticamente en todas las superficies, pero da la sensación de que vayan a sobrevivir bien al paso del tiempo. Gusta en este caso, el toque colorido a juego con la carrocería de algunas molduras del salpicadero, consola central y puertas; pues dejan claro el enfoque juvenil de este modelo. La tapicería también está bien resuelta y cambia en función al nivel de equipamiento que se haya escogido.

Llama la atención esa posición de conducción elevada gracias a un aumento de 11 mm en la altura de los asientos. También mejora la visibilidad gracias a la posición del pilar A. Aunque sin duda, la habitabilidad es el punto que más mejora en el interior. Es algo lógico si tenemos en cuenta el crecimiento en dimensiones de este Aygo X Cross. En las plazas delanteras vemos como los asientos están 20 mm más separados, lo que hace que aumente la comodidad de los pasajeros. Pero lo más notable sucede en las plazas traseras.

El nuevo Toyota Aygo X Cross solamente se vende con la carrocería de cinco puertas. Es un buen movimiento teniendo en cuenta que recibe más demanda que la de tres puertas y también que permite un acceso más cómodo a la segunda fila de asientos. Una vez dentro, hay que destacar que cuenta con un espacio bastante bueno para dos pasajeros. De hecho, solamente está homologado para cuatro personas, que tendrán bastante comodidad por el espacio para las piernas, aunque quedarán bastante cerca del techo si superan los 1,75 metros.

Maletero

Ha crecido en habitabilidad interior y también en su maletero. Consigue nada menos que 269 litros, una cifra que le sirve para ser el más grande del segmento gracias a ese incremento de 60 litros respecto a su antecesor. Además, tiene unas formas bastante rectas y aprovechables, por no hablar de otros atractivos como el hueco que hay bajo el piso. No servirá para acoger una rueda de repuesto, pero por lo menos nos permite albergar algunos objetos pequeños. 

También tenemos la opción de abatir la segunda fila de asientos para conseguir el máximo espacio disponible en el maletero del Toyota Aygo X Cross. Se hace en dos partes, coincidiendo con los dos asientos individuales (50:50), lo que nos dejaría con una superficie casi plana y hasta 829 litros de capacidad. Como decíamos, muy destacado para su pequeño tamaño.

Equipamiento

El Toyota Aygo X Cross tendrá una oferta variable. Eso se traduce en que hay un acabado básico que recibe el nombre de Play y, después se irán lanzando ediciones que mejorarán el equipamiento y le darán chispa durante su vida comercial. De serie, este ejemplar ya se muestra bastante completo al contar con llantas de 17 pulgadas, faros antiniebla delanteros, ópticas traseras LED, retrovisores eléctricos, tapicería de tela, climatizador manual, Toyota Touch 2 con pantalla de 7 pulgadas, elevalunas eléctricos, cámara de visión trasera, volante de cuero o las ayudas a la conducción del Toyota Safety Sense.

Más interesante se vuelve la Trendy Edition, que es la edición que tendremos a la venta estos meses con las llantas de 18 pulgadas, iluminación Full LED, retrovisores eléctricos calefactables, cristales oscurecidos, carrocería bi-tono, tapicería de cuero parcial, Toyota Touch 2 con pantalla de 8 pulgadas, cargador de smartphone inalámbrico, climatizador automático y sensores de luz y lluvia. Este acabado se puede completar con los packs Connect (sistema multimedia superior con pantalla de 9 pulgadas) y Connect + JBL (sistema de audio mejorado).

Durante su fase de lanzamiento el tope de gama es el Limited Edition, que es el más completo con sus llantas de 18 pulgadas con detalles en contraste, color verde selva bi-tono, emblema de la edición, molduras en mandarina, rejillas en negro piano, tapicería de cuero parcial con costuras en contraste, asientos delanteros calefactables, Toyota Smart Connect con pantalla de 9 pulgadas, navegador con actualización de mapas online o sistema de entrada y arranque sin llave. Se podría completar con el techo deslizante de lona «Sky».

Motor

El Toyota Aygo X Cross solamente está disponible con un único motor en su llegada al mercado. Se trata del mismo tres cilindros de inyección directa y 998 cc (1KR-FE) que montaba su antecesor, aunque con algunas modificaciones para mejorarlo. Entrega una potencia de 72 CV y 93 Nm de par que van directamente al eje delantero. Este ejemplar se puede escoger tanto con una caja de cambios manual de cinco velocidades como con una tipo S-CVT (continuamente variable firmada por Aisin). A pesar de que el Yaris sí que tiene sistema de propulsión híbrido y que éste tiene la misma base, no se contempla esa versión en Aygo X Cross.

En todo caso, el Aygo X Cross no será un coche que destaque por sus prestaciones. En este manual que hemos conducido, la aceleración de 0 a 100 km/h se completa en 14,9 segundos y su velocidad máxima es de 158 km/h. El automático es bastante similar, con apenas una décima menos en aceleración y también 7 km/h menos en punta. Por otro lado, homologa un consumo de 4,7 l/100km y unas emisiones de CO2 de 109 g/km. Aunque ahora vamos a conducirlo para comprobar qué nos puede aportar.

Comportamiento

Lo primero que notamos cuando estamos al volante del Toyota Aygo X Cross es el sonido de su mecánica de tres cilindros. No es todo lo refinada que podríamos esperar y presenta vibraciones. Se sigue percibiendo su sonido, pero no de forma tan notable como anteriormente. La marca habla de una mejora del 6 % en el índice de sonoridad gracias a algunas mejoras como la optimización de los materiales de aislante acústico. Tras haberlo conducido unos cuantos kilómetros, les creemos, porque la anterior generación suspendía en este aspecto.  

El desempeño de la mecánica es el correcto para este tipo de coches. Podrían meterle un motor de cuatro cilindros o de mayor capacidad, pero aquí priman otros detalles. El bloque tricilíndrico de 1.0 litro consigue la potencia suficiente para movernos en el día a día. Sí que es cierto que los 93 Nm de par se pueden quedar algo justos cuando viajamos con el coche cargado, pues están disponibles a partir de las 4.400 rpm y nos obliga a llevar el Aygo X Cross alto de vueltas para sacarle todo su jugo.

Estamos probando la versión con cambio manual de cinco velocidades que, a mi juicio, es la más interesante de este modelo. Con la caja S-CVT a altas revoluciones se nota cierto resbalamiento y hace que el sonido pueda llegar a ser desagradable en el interior por ese régimen constante cuando le demandamos potencia. Se soluciona jugando con el cambio manual, en el que encontramos una palanca con recorridos bastante largos, pero un tacto que no es nada malo.

Queda claro que el terreno idóneo para el Toyota Aygo X Cross es la ciudad. Ahí es donde salen a relucir sus bondades y las ventajas de ser un segmento A. Es muy destacado ese radio de giro de apenas 4,7 metros que permite maniobrar y dar la vuelta en lugares dónde pensamos que sería imposible. Además, mantiene una agilidad bastante buena al pesar 1.360 kg, una cifra que es superior a la de su antecesor, pero que no es nada descabellada.

Aunque probablemente el punto que más haya mejorado en este ejemplar sea el confort en marcha. Gracias a la plataforma GA-B se beneficia de un eje delantero tipo McPherson y de un trasero de barra de torsión. En la práctica esto se traduce en una rigidez superior del conjunto, que elimina en gran medida los molestos balanceos (-26 %) que aparecían anteriormente. Aún así, no resulta nada duro, más bien consigue ese punto de equilibrio que se le demandan a este tipo de vehículo.

Otro detalle que hay que mencionar en el Toyota Aygo X Cross es que tiene los frenos delanteros de disco y los traseros de tambor. Nada preocupante, pues el rendimiento es bueno y ya hemos visto modelos más grandes con la misma solución. Terminar la prueba haciendo una pequeña mención al consumo. Aunque ha sido una toma de contacto breve, ya nos podemos hacer a la idea de que no será demasiado gastón. Estimamos que la media estará en torno a los 5,2 litros en ciclo mixto.

Opinión coches.com

Los pequeños microurbanos hace tiempo que dejaron de ser rentables por el reducido volumen de mercado que ocupan. Ese es el motivo por el que la mayoría de fabricantes han abandonado ese segmento y por el que hay una oferta tan reducida. Sin embargo, Toyota va a por todas y quiere ser el auténtico referente con su nuevo Aygo X Cross. Este coche hecho por y para Europa ha mejorado notablemente en aspectos como el espacio interior, el equipamiento o el comportamiento dinámico.

De hecho, nos encontramos que apenas tiene rivales que le puedan hacer frente, que trabajen la imagen de crossover en ese tamaño solo quedan los Fiat Panda y Suzuki Ignis. En el caso del Toyota Aygo X Cross se situaría un poco por encima en cuanto a precio y equipamiento. Parte desde 13.600 euros en la versión manual con el acabado de acceso y llegaría hasta los 17.000 euros en caso de optar por la edición especial Limited Edition.

Por supuesto, siempre puedes ahorrar unos cuantos euros entrando en coches.com, donde tenemos este Aygo X Cross y otros modelos con ofertas interesantes. También ofrecemos otros servicios como renting o financiación con buenas condiciones.

Toyota Aygo X Cross
7.2Nota
Lo mejor
  • Tecnología a la última
  • Equipamiento muy completo
  • Comportamiento en ciudad
Lo peor
  • Calidad de algunos materiales
  • Plazas traseras muy justas
  • Un solo motor disponible
Diseño7.5
Habitabilidad6.5
Acabados7
Maletero6.5
Equipamiento8
Motor7
Comportamiento7.5
Calidad Precio7.5

Galería de fotos:

  • microurbano
  • Toyota
  • Toyota Aygo X