Hace unos meses leíamos que los utilitarios no cuentan con un futuro demasiado halagüeño en Europa. Que las ventas se estancarán y los SUV (cómo no) les acabarán comiendo parte del pastel.

Ojalá que no. Y es que todavía son un vehículo excepcional para usar en los desplazamientos diarios, sin que esta “especialización” urbana haga que renuncien a salir de la ciudad en algún viaje. Se trata de uno de los segmento, junto con los compactos, preferidos por los compradores del viejo continente ¿Y qué ocurre si es híbrido, como este Toyota Yaris Hybrid 2017?

La gran mayoría de estos coches se ofrecen con motores de gasolina. La tecnología que precisa el diésel para ser limpio encarecería demasiado a estos coches. Todavía quedan mecánicas de gasóleo, pero no nos parecen adecuadas para estos vehículos que, en su gran mayoría, no recorren demasiados kilómetros al año, no suelen llevar remolque…

¿Y un utilitario con motor híbrido? Pues en caso sí cobra sentido emplear un motor eléctrico que ayude al gasolina en los momentos de baja carga. Solamente hay uno a la venta, el Toyota Yaris Hybrid. Lanzado en 2012 (y actualizado en 2014), en 2017 se renovó con algunos cambios estéticos y mejoras de sus equipamientos. Conocimos su nuevo motor de gasolina en Amsterdam, durante su presentación internacional… Es hora de probar un poco más a fondo esta mecánica híbrida, única en el mercado en este segmento.

Exterior

Todavía tenemos bastante reciente la prueba del Yaris Hybrid 2015. No hay cambios radicales de aspecto, pero un ojo experto sí que los descubrirá. Las medidas apenas cambian tampoco.. El Yaris sigue siendo uno de los (cada vez menos) modelos que pueden elegirse con carrocerías de tres y cinco puertas, pero si quieres un híbrido como este, solamente está disponible con carrocería de cinco.

Mide 3,94 metros de largo, por 1,70 de ancho y 1,51 de alto, por lo que se sitúa por dimensiones en un término medio entre sus competidores. Respecto al modelo que sustituyo apenas hay diferencias de tamaño.

Si echamos la vista atrás vemos cómo las diferencias se central en la parte delantera del coche. Hay nuevos paragolpes, faros y la parrilla, rediseñada para que se asemeje más a la actual imagen de marca. El Yaris Hybrid apenas se diferencia de otras versiones, más allá de que el logotipo de Toyota tiene un color azul y dos emblemas Hybrid, en la aleta sobre la rueda delantera y en el portón trasero.

A diferencia del Prius 2016, por ejemplo, un coche con un diseño peculiar que busca llamar la atención para destacar su tecnología novedosa, en este caso ocurre al contrario… discreción máxima.

En la zaga cambian los faros y las formas del portón trasero. Sin serlo, parece un coche más ancho, gracias a un diseño de los elementos mucho más horizontal que antes, sin apenas líneas verticales, y haciendo que los pilotos se inserten en el portón.

Nuestra unidad equipaba uno de los nuevos modelos de llantas de aleación disponibles. El color de la carrocería ya estaba disonible, aunque desde el lanzamiento del coche puede elegirse entre dos tonos que antes no estaban disponibles (un azul y un rojo). Luego se sumó la posibilidad de elegir el acacabdo Feel! Bi-tono, con carrocería en dos colores: techo negro y resto en con rojo, blanco, gris o azul.

Interior

Los cambios del interior no son drásticos, por lo que todo lo que te contábamos en nuestra prueba del anterior modelo sigue plenamente vigente. Tiene unas plazas delanteras cómodas y bastante amplias, en la media de lo haitual del segmento. La posición de conducción es bastante elevada en  comparación con otros modelos, lo que redunda en una buena visibilidad en entornos urbanos.

El volante tiene un grosor que nos gusta bastante y buen tacto. Puede regularse en altura y profundidad, pero los recorridos no son demasiado grandes y puede que a algunos conductores les quede algo lejos el volante y deban acercar el asiento más de lo que les gustaría.

En las plazas traseras sorprende el espacio que encontramos, dadas las dimensiones del coche. Hay suficiente espacio para las piernas y, o bien eres muy alto, o no tendrás problema alguna con la altura disponible.

Tres personas en esa banqueta estarán algo abogiadas, algo habitual en el segmento B, por otra parte. Lo bueno es que no hay túnel de transmisión alguno, por lo que el espacio para los pies no se ve invadido y resulta muy sencillo pasar de un lado a otro.

El cuadro de instrumentos ha cambiado y ahora incluye una pantalla de 4,2 pulgadas que muestra información del vehículo, entre las dos esferas tradicionales, el velocímetro y el indicador de recarga o gasto de la batería, en lugar del típico cuenta revoluciones.

La consola central está dominada por la pantalla táctil de siete pulgadas (con navegador Toyota Touch 2 & GO y cámara de visión trasera en nuestra unidad), con los botones justos para controlarla. Bajo ella, los mandos del sistema de climatización. Otra novedad son las nuevas salidas de la ventilación.

El ajuste entre piezas es muy bueno y los materiales, sin ser lujosos, es lo que uno espera en este segmento. Ha cambiado alguna moldura, así como las tapicerías, pero sigue siendo un coche con un diseño bastante sobrio.

Encontramos algunos huecos portaobjetos, pero ninguno demasiado amplio. La guantera tiene un tamaño adecuado, pero no es para echar cohetes, como las bolsas de las puertas. Existen dos reposabebidas en las plazas delanteras, frenre al selectror del cambio y un hueco para el móvil, pero hay que apostar por acabados más altos para contar con el práctico cofre entre los asientos, por ejemplo.

 

 

Maletero

Si eres de los que te gusta comparar datos, los 286 litros de capacidad del maletero parece que no son demasiados si lo comparas con otros rivales. Sobre todo los de la última hornada, como el Seat Ibiza 2017, Volkswagen Polo 2018

Eso sí, después de 10 días conduciéndolo, con nada menos que tres viajes con tres personas y sus pertenencias (incluida una bicicleta infantil), puedo asegurar que es muy aprovechable.

Además de sus formas bastante regulares, puedes colocar el piso del maletero a dos alturas, una solución muy práctica tanto para aumentar el espacio como para dejar bajo el piso algunos elementos más sensibles a golpes.. o que no quieres que alguien vea. Tiene una luz suficiente en la parte derecha y en la zona inferior encontrarás una rueda de repuesto temporal.

Cuando sitúas el piso en la posición más elevada y abates los respaldos de los asientos traseros (en proporción 60:40), obtienes un espacio de carga prácticamente plano, perfecto para cargar enseres muy grandes.

Equipamiento

Lo más destacable en este apartado es saber que el Toyota Yaris 2017 ya cuenta con el paquete de seguridad Toyota Safety Sense de serie en todas las versiones. Una apuesta que merece ser aplaudida, al ser poco habitual en un segmento B. Y es que este paquete incluye elementos como el sistema de seguridad precolisión, avisador de cambio involuntario de carril, el control inteligente de luces de carretera o el reconocimiento de señales de tráfico.

Si te decantas por el Yaris híbrido, atrás han quedado aquellos años en los que uno se veía obligado a elegir un único acabado con estas motorizaciones especiales. No puede elegirse con la terminación más sencilla City, pero sí con la que está justo a continuación, la Active, que es la que lucía nuestra unidad de pruebas.

Nos pareció bastante adecuada, pues suma elementos interesantes a todo lo que tiene el City, como los paragolpes, retrovisores y tiradores de las puertas en color de las carrocería, faros con función follow me home y lo habitual (siete airbags, ABS, anclajes ISOFIX), climatizador…

Entre lo propio de esta versión, destacar las llantas de 15 pulgadas con neumáticos 175/65, el control de crucero o el sistema de reconocimiento de señales. Dentro podemos encontrar un volante y palanca de cambio de cuero napa o la pantalla multifunción de 7 pulgadas con el sistema Toyota Touch.

Nuestra unidad contaba además con el interesante pack Cool, que por 400 euros suma el arranque sin llave, la cámara de visión trasera, la práctica bandeja doble en el maletero, elevalunas eléctricos traseros y las ópticas traseras tipo LED. También el Toyota Touch 2&Go, el sistema de navegación que mejora la conectividad Bluetooth y con el que se tiene acceso a aplicaciones y llamada de emergencia (cuesta 600 euros). La pintura gris meteoro que lucía también hay que pagarla aparte, pero los 400 euros que te cobran no es una cantidad disparatada.

¿El montante total del coche? Si incluimos las pormociones de la marca, sale por 16.850 euros, un precio elevado para un utilitario… pero debes tener en cuenta, como verás a continuación, que su sistema de propulsión es único. Eso quizá es lo que nos hace deshechar el acabado Feel! (aunque tiene detalles estéticos que enamoran) o el Advance (cuyas mejoras tecnológicas las cubren en su mayor parte los extras de este acabado).

Como te recordamos siempre, no te olvides de visitar nuestra sección d coches nuevos, donde los concesionarios oficiales de la marca publican ofertas del Toyota Yaris Hybrid. Te recomendamos también escudriñar en nuestro comparador de seguros para dar con la póliza que mejor se ajuste a tus necesidades y presupuesto.

Motor

En el segmento B el Toyota Yaris Hybrid 2017 es el único que puede presumir de contar con una mecánica híbrida. Es cierto que el Suzuki Swift juega también con la microhibridación, pero se trata de una tecnología diferente.

Como en el modelo anterior, el sistema híbrido lo forma un bloque de cuatro cilindros en línea de 1.497 cc que entrega 75 CV a 4.800 rpm (111 Nm de par) y un motor eléctrico de 61 CV (169 Nm de par). La potencia conjunta es de 100 CV, de ahí la denominación de esta versión: Yaris 100H.

No se trata de un coche muy rápido, a pesar de que tiene un peso no exagerado, de 1.165 kg. Alcanza los 165 km/h de velocidad máxima y para acelerar de 0 a 100 km/h necesita 11,8 segundos.

Lo mejor, sin duda alguna, los consumos. El dato de homologación es sorprendente ya que según el ciclo NEDC gasta 3,3 l/100 km. Es imbatible. A la espera de que lo homologuen con el ciclo WLPC, nos quedamos con la cifra que conseguimos realizar en la prueba.

Tras 614 km (40% autovía, 30% carreteras secundarias con puertos de montaña y 30% ciudad) el dato sigue siendo extraordinario para un coche de gasolina: 4,7 l/100 km. No conseguí en ningún momento tan siquiera coquetear con el gasto homologado. Mi mejor cifra fue de 3,9 l/100 km… aunque reconozco que la orografía ayudó bastante en ese tramo de 100 km.

Comportamiento

Si en el anterior Yaris híbrido que habíamos probado nuestros recorridos fueron principalmente urbanos, donde es prácticamente imbatible. Por circunstancias varias, en esta ocasión tuvimos que realizar hasta cuatro viajes en diez días, a 100 km de Madrid.

En autovía hay coches del segmento más rápidos y con mucho más aplomo. Como es algo notorio, uno ya va acomodando su tipo de conducción a sus capacidades, siendo mucho más previsor. Es así como los consumos, incluso en carretera, se pueden mantener a raya.

Esta versión híbrida ganó en su última actualización varias  modificaciones para reducir el nivel de vibraciones y ruidos filtrados al habitáculo, como  nuevos soportes para el motor de gasolina, un sistema de admisión de aire rediseñado, nuevos ejes de transmisión y un silenciador adicional para el sistema de escape. Si antes ya era un coche cómodo, ajora lo es más.

No son las curvas cerradas el escenario donde mejor se desenvuelve el coche, pero los nuevos amortiguadores contienen muy bien la carrocería y dan confianza.

Quizá a lo que muchos les cueste más acostumbrarse es al cambio CVT. En las aceleraciones fuertes hace que el motor de gasolina suene demasiado y no se produzca una ganancia de velocidad acorde con el ruido. Es por ello que acabas buscando aceleraciones progresivas y una conducción menos agresiva… que redunda en un menor consumo.

Y sí, en tráficourbano es donde el coche te acaba de enamorar. Como su enfoque es precisamente ese, se siente como pez en el agua, no tienes problema alguno en circular por vías estrechas o aparcar y todo ello con unos consumos irrisorios.

 

Opinión coches.com

El Toyota Yaris híbrido batió todos sus récords de ventas en 2016. Es la versión más vendida del modelo y de ahí que se haya llevado una buena parte de la inversión de esta nueva generación, con 90 millones de euros empleados para desarrollar hasta 900 nuevos componentes.

El anterior modelo era ya un coche cómodo al que te acostumbrabas enseguida. Ahora lo es aún más… y los cambios en la suspensión hacen que sea algo más competente, con una dirección más precisa,

No entendemos todavía por qué otras marcas no exploran este camino de la hibridación en este segmento, máxime viendo que tan buenos resultados les da a Toyota. La tecnología es perfecta para un coche urbano.

Se trata del segundo coche perfecto… y de hecho mi mujer (tras conducirlo bastante a lo largo de los días que lo tuvimos en casa) ya insinuó que si algún día necesitabamos uno, era su preferido. El problema es que la tecnología híbrida continúa siendo cara, sobre todo a la hora de apostar por un segundo coche en casa. Un coche que destaca por fiabilidad (ojo al informe OCU), por consumos bajos, muy pocas emisiones… y que te lleva de un lugar a otro con comodidad.

¿Compensa elegirlo por delante del Yaris con motor de gasolina con 111 CV? Eso lo veremos muy pronto.

Toyota Yaris Hybrid 100H
7.6 Nota
Users 7.4 (38 votes)
Lo mejor
  • Motor de funcionamineto suave y silencioso
  • Interior amplio y cómodo
  • Consumos ajustados incluso en ciudad
Lo peor
  • Precio elevado incluso de partida
  • Pocos huecos para dejar objetos y no posibilidad de equipar Android Auto ni Apple Car
  • Prestaciones modestas
Diseño7.5
Habitabilidad7.5
Acabados7.5
Maletero6.5
Equipamiento8
Motor9
Comportamiento7.5
Calidad Precio7
Tu opinión... Puntúa
Sort by:

Be the first to leave a review.

Verified

Show more
{{ pageNumber+1 }}
Puntúa

Galería de fotos:

Ver galeria (39 fotos)

1 COMENTARIO

Deja una respuesta