Mercedes-AMG es el departamento encargado de realizar los modelos más deportivos de la firma alemana. Los de Affalterbach ganaron popularidad en la década de los 70, se convirtió en equipo oficial en los 80 y pasó a ser subsidiaria de Daimler a finales de siglo. Desde entonces han lanzado vehículos muy pasionales, con un carácter propio y algunos elementos exclusivos que han querido destacar en vídeo.

En quinto lugar destacan el Drift Mode, un modo de conducción que envía más par a las ruedas traseras y que permite cierto deslizamiento de dicho eje. Una función muy de moda y que llegó con el Mercedes-AMG E 63. También es bastante exclusiva la AMG Track Pace App, una aplicación que monitoriza un buen número de funciones del vehículo. Con ella se puede sacar el máximo rendimiento en circuito, al grabar los tiempos de vuelta o aceleraciones para analizar posteriormente.

La tercera posición se la lleva el Race Start, el ‘launch control’ de Mercedes-AMG que ajusta todos los parámetros para lograr una salida perfecta desde parada. Bastará pisar a fondo el acelerador y soltar el freno para salir a toda velocidad. Otro elemento característico de estos modelos es la tracción AMG Performance 4MATIC+, que envía la potencia al eje trasero o a las cuatro ruedas en función de las necesidades de cada momento.

El número uno se lo lleva el corazón del vehículo, en este caso el motor V8 biturbo de 4.0 litros que da vida a muchos de los Mercedes-AMG. Este bloque compacto y con un peso bastante contenido parte de una potencia de algo más de 400 CV (según versión) y puede superar los 600 CV en algunos casos. Tal es su éxito que es compartido con Aston Martin, que lo utiliza en su DB11 y su nuevo Vantage.

Fuente: Mercedes

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta