Aunque no es un circuito demasiado famoso, el Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial, más conocido como INTA, tiene una pista en sus instalaciones en Torrejón de Ardoz (Madrid). Un trazado sinuoso y exigente de apenas 1.756 metros en el que es difícil sacar el máximo rendimiento de un coche. Pero Nissan se propuso batir el récord de esta pista y contaba con la ayuda de un invitado de lujo, su embajador, Marc Gené.

El piloto no necesita presentación, pues es uno de los más destacados a nivel nacional, después de haber competido en la Fórmula 1 o las 24 Horas de Le Mans. Dispusieron para él tres unidades de Nissan GT-R, una del actual R35, otra del anterior Track Edition y la última del radical Nismo. Los resultados fueron sorprendentes y Gené batió el récord de la pista con los tres ejemplares. ¿Adivinas cuál fue el más rápido?

Hasta el momento el más rápido en el INTA había sido el Porsche 911 Turbo S con un tiempo de 1 minuto y 7,26 segundos marcado por la revista Automóvil. Marc Gené a bordo del GT-R R35 y su motor V6 biturbo de 3.8 litros con 570 CV mejoró la marca haciendo 1 minuto y 6,93 segundos. Pero todavía faltaba por coger las dos versiones más radicales, que aunque sean del anterior modelo, tienen una puesta a punto más pensada en el circuito.

El GT-R Trak Edition (su nombre lo dice todo) reduce su peso gracias al uso de la fibra de carbono en algunas zonas, tiene una mayor rigidez en el chasis y una suspensión adaptativa Bilstein. Gracias a esas mejoras fue más rápido y marcó 1 minuto y 6,39 segundos. El plato fuerte era el Nissan GT-R Nismo, la variante radical potenciado hasta los 600 CV y con elementos heredados directamente de la competición. Paró el crono en 1 minuto y 5,83 segundos logrando el nuevo récord en la pista del INTA y dejándonos pensando de qué sería capaz un Nismo de nueva generación.

Fuente: Nissan

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta