Volvo presentó en Ginebra los restylings de los S60, V60 y XC60 pero, más allá de los cambios estéticos, habrá una novedad tecnológica en ellos que nos ha encantado, el Active High Beam Control, que regula automáticamente las luces largas.

Este Active High Beam Control permite llevar las luces largas activadas en todo momento, ya que es el propio vehículo el que se encarga de reducir su intensidad cuando exista el riesgo de deslumbrar a conductores de frente o se encuentren justo por delante de nosotros, en nuestro carril.

El sistema utiliza la cámara alojada en la parte superior del parabrisas, bajo el retrovisor interior, la misma que sirve como radar para la frenada automática, para detectar los coches que están por delante. Así determina el área donde debe reducir la iluminación. Volvo afirma que esta tecnología es tan precisa como para dejar en penumbra el objeto al que no queremos deslumbrar, con un margen de sólo 1,5º. La unidad de control envía la información a un proyector alojado dentro del grupo óptico.

Aunque esta tecnología no está confirmada para ellos, Volvo también ha sometido a un lavado de cara a sus modelos V70, XC70 y S80. Aquí puedes ver mejor cómo funciona:

Fuente: Volvo

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta