Hace ya unas semanas que se presentaba el Tesla Model 3, un coche eléctrico, del que todavía no se conoce ni su aspecto definitivo (lo presentado era todavía un prototipo, pero muy cercano al modelo de producción). Y se desató la locura, una fiebre que nos recordó a los lanzamientos de los iPhone.

El coche todavía no se puede comprar, pero sí hacer una reserva de 1.000 dólares (1.0000 euros desde Europa), para apuntarse a una lista de futuras entregas (uno puede darse de baja y se le devuelve el dinero). Las colas rodeaban los concesionarios (perdón, showroom) de la marca. En estos 15 días se han realizado 400.000 reservas del Tesla Model 3. En las primeras 24 horas recibieron 198.000 peticiones de reserva, al día siguiente esa cifra llegó a 276.000. Solamente pueden reservarse un máximo de dos coches, pero el 95% de las reservas son de uno solo.

Tesla Model 3 presentación

La firma de Elon Musk cuenta con 400 millones de dólares… sin haber entregado nada a cambio. Si se concretasen las ventas, ya que el precio parte de 35.000 dólares, hablamos de que habrá facturado 14.000 millones de dólares (eso modelos de serie, sin equipamiento extra). En dos semanas ¿Pero qué se sabe de este coche? ¿Por qué un coche eléctrico ha desatado esta pasión por un coche que empezará a entregarse dentro de dos años?

Porque, nos pongamos como nos pongamos, el Tesla Model 3 no es un modelo barato. No es tan caro como el Tesla Model S (ver prueba), ya que 35.000 dólares (algo más de 30.000 euros), o bien en torno a 220 dólares de cuota de leasing mensual, no lo hace accesible para todo el mundo. De hecho, hay coches eléctricos por ese precio o menos (como el Nissan Leaf que probamos).

Tesla Model 3 2017 6

¿Qué aporta el Tesla Model 3 para que se realicen tantas reservas? Por el momento no se sabe mucho. Destaca su autonomía, pues tendrá hasta 346 kilómetros de uso sin necesidad de recarga. Y buenas prestaciones, pues anuncia un 0 a 100 en unos 6 segundos. es más compacto que el Model S, pero eso no ha mermado su buena aerodinámica (su coeficiente aerodinámico es inferior al 0,20) y que obtenga la máxima calificación en seguridad ante choques.

Contará con espacio suficiente para cinco personas y la disposición de las baterías permite que cuente con dos maleteros, el convencional en la parte trasera y uno frontal, como el Model S. En el interior destaca su salpicadero, donde se han eliminado (al menos en el prototipo) todos los botones y sólo cuenta con una gran pantalla táctil de 15 pulgadas (ahora colocada en horizontal) desde la que se controlan desde la carga de la batería, el navegador, localización de puntos de interés… datos como la velocidad están en una de las esquinas.

Tesla Model 3 2017 9

También mantendrá algunas de las características que tienen otros modelos, como la opción de sacar el coche del garaje automáticamente y, cuando esté disponible, la función de conducción autónoma por autopista, el Tesla Autopilot.

Como ves, este coche es la apuesta de Tesla para que el gran público acceda a los coches eléctricos. En sus cálculos esperan vender medio millón de vehículos en 2020, lo que significaría multiplicar por diez las ventas de 2015. Las reservas indican que van en la buena dirección, pero podría haber tres frenos:

Colapso de los puntos de recarga

La mayoría de la gente que posee un coche eléctrico, lo recarga por la noche desde el garaje de casa (ahí está la batería de Tesla para el hogar para facilitar la operación). Pero de un tiempo a esta parte, las nuevas compras de coche eléctrico las realizan personas que viven en la ciudad, el entorno donde son más eficientes los coches eléctricos. Y pocos habitantes urbanos viven en viviendas unifamiliares.

El profesor adjunto de la Escuela Sloan de Gestión Empresarial del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT, EEUU) David R. Keith afirma que esto recuerda que los vehículos eléctricos “pondrán a prueba las convenciones subyacentes de nuestras ciudades”. Si no se dispone de infraestructuras de recarga, la gente no comprará los coches. Hoy en día existen en Estados Unidos casi 100.000 puntos de recarga. No hay más porque no hay demanda, pero si no hay más puntos de recarga, la gente no apostará por el coche eléctrico. Tesla debe acabar de alguna forma con esta pescadilla que se come la cola.

Tesla Supercargadores Gerona 2015 04

De acuerdo, la empresa tiene su propia red de supercargadores (gratuito para los propietarios de sus modelos, hay 274 estaciones en Norteamérica y 613 en el resto del mundo). Cargan el coche en apenas 30 miutos… pero no se han ubicado en ciudades, sino entre urbes para poder viajar… y la gente no se desvía en sus caminos diarios para acudir a ellas, según los estudios. En este sentido, el programa de intercambio de baterías (en apenas 3 minutos) puede ser clave.

Coste de las baterías

Lo que hace que los coches eléctricos sean más caros es el alto precio de las baterías que suponen una tercera parte del coste de producción de cada vehículo. Han ido bajando mucho de precio. En 2007 el coste de las baterías por kilovatio/hora era 1.200 dólares y en 2012 se redujo hasta los 500 dólares. Ahora está en 350 dólares por kilovatio/hora, según indica Bloomberg.

Tesla Model S baterias

Pero bajar aún más el precio, para competir de tú a tú (sin subvenciones) con los coches convencionales con motor de gasolina o gasóleo implica bajar aún más. Tesla está construyendo un fábrica gigantesca en el desierto de Nevada. Si logra su objetivo y bajan los precios, puede que la gente se pase al coche eléctrico con la misma rapidez que todos nos pasamos a los smartphones. Será en la década de 2020… ¿llega Tesla Muy pronto? Eso nos lleva al tercer freno:

Rentabilidad

Tesla ha prescindido de concesionarios, fabrica la planta de baterías gigantescas para lograr economías de escala que bajen los precios… pero si todo fuese tan sencillo ¿por qué nadie lo había intentado antes? Pues muy sencillo, porque por ahora, los coches eléctricos no son rentables para las empresas. Tampoco para Tesla, que perdió 95 millones de dólares en la segunda mitad de 2015.

tesla shop en monaco

Si Tesla consigue ganar dinero, muchos fabricantes le copiarán. Marchionne, el CEO de FCA, lo indicaba así y decía que en un año puede tener en la calle “un rival del Tesla Model 3 con diseño italiano”. Eso sí, antes Elon Musk tendrá que demostrarle cómo diantres consigue ser rentable vendiendo a ese precio. Y sabe de lo que habla, porque el Fiat 500e que vende en estados Unidos pierde dinero con cada unidad vendida. Así que no sólo basta con ser rentable… si lo concsigue luego tendrá que competir con el resto de la industria…

Te dejamos con un par de vídeos. El primero, el de su presentación completa (sí, la puesta en escena es calcada a las de Apple):

Y este segundo, que demuestra que el coche ya circular:

Fuente: Tesla, Autonews, Bloomberg
Galería de fotos:

Ver galeria (9 fotos)

1 COMENTARIO

Deja una respuesta