En el exterior del coche hay muchos elementos que se reparten la atención. Habrá gente que se fije más en el frontal, otros en las llantas, otros en la línea de la carrocería y otros en la zaga. Sin embargo, cuando pasamos al interior, casi todo el protagonismo recae en el volante. Estamos de acuerdo en que unos buenos asientos o un sistema multimedia de última generación también son importantes. Pero pensad cuál es el elemento con el que más contacto directo tenemos a lo largo de la vida del coche.

El volante es el encargado de dirigir nuestra marcha, siempre acompañado por los pedales. En los primeros coches se trataba de una especie de timón, pero este elemento fue evolucionando a una forma circular que se mantiene a día de hoy. Los ha habido de distintos materiales, con la parte inferior achatada, con diseños dispares (dos, tres, cuatro radios…). Hoy os recopilamos los que consideramos los 10 mejores volantes que se hayan montado en un coche.

Spyker C8

El Spyker C8 ya es un coche singular en sí mismo. El pequeño fabricante holandés tiene mucha personalidad y eso ya lo vimos en su palanca de cambios. El volante no se queda muy atrás y deja clara la filosofía de la marca. Consiste en una circunferencia tapizada en cuero y consta de cuatro radios de metal pulido. Hace referencia a la aviación, pues recuerda a la hélice de un avión y tiene un estilo clásico, sin botones ni airbag.

Citroën DS

Si buscamos algo minimalista y elegante es imposible no toparse con el del Citroën DS. El ‘tiburón’ fue uno de los vehículos más avanzados de su épocas y destacaba por sus novedades a nivel técnico. También por un diseño atractivo, que dejaba claras sus raíces. Eso se puede percibir a través del volante, una circunferencia de generoso tamaño con un relieve muy característico y un solo radio que no unía a la columna de dirección.

Ferrari F40

El Ferrari F40 está considerado como uno de los superdeportivos más puristas de todos los tiempos y uno de los mejores modelos que ha dado la marca del ‘cavallino’. El interior destacaba por ser muy espartano, sin apenas concesiones al lujo y los elementos justos y necesarios para no quitar la atención de la conducción deportiva. Por lo tanto nos encontramos un volante muy clásico, de tres radios y firmado por Momo.

Aston Martin Lagonda

A pesar de que el Aston Martin Lagonda no fue un gran triunfador para la marca, lo cierto es que sigue siendo recordado con añoro. Fue el primero de producción en utilizar una instrumentación digital (abuela de las que vemos hoy en día) y en la Serie I, su puesto de conducción era de lo más curioso. Lo delata su forma, con solamente un radio de gran anchura que quedaba unido a la circunferencia por la parte inferior.

Pagani Zonda R

El Pagani Zonda R es uno de los modelos más exclusivos de una de las marcas más exclusivas. Todo en este modelo es especial y ha sido concebido para ser muy funcional. Es por eso que desde sus asientos tipo bucket con arneses de seis puntos se puede ver un singular volante de tres radios forrado de Alcántara y fibra de carbono. La peculiaridad principal es que en el centro tenemos un cuentarevoluciones plenamente operativo, ¿genialidad o locura?

Lamborghini Miura

Otro de los clásicos que nos encontramos en esta lista es el Lamborghini Miura. El modelo diseñado por Gandini es el predecesor de muchos deportivos modernos, su filosofía lo ha convertido en todo un icono y uno de los clásicos más cotizados. El interior, siguiendo la corriente de la época, era simple y bien resuelto. Eso se puede extender también al volante. Clásico, con tres radios metálicos y agujereado para ahorrar hasta el último gramo. Una obra de arte.

Audi R8

Uno de los modernos que más nos gustan es el del Audi R8. Tras probarlo, podemos decir que su volante tiene un tacto y grosor casi perfectos (gracias al cuero perforado), con tres radios y la parte inferior achatada. Bueno, a decir verdad, esas características las cumplen un buen número de vehículos actuales. Lo que hace verdaderamente especial al volante del R8 son los botones extra que lleva y que sirven para arrancarlo, cambiar de modo de conducción, controlar el sistema de escape o poner el impresionante modo Race.

Honda NSX-R

Si buscamos en la denominación Type R de Honda, veremos que el primer modelo en llevarla es el Honda NSX-R. El deportivo de los 90, desarrollado por Ayrton Senna, fue uno de los vehículos más impresionantes por prestaciones. El tope de gama, más ligero y con una puesta a punto específica, era esta versión R. Para conseguir esa reducción de peso el interior se limpió de elementos prescindibles, cambiando el volante por un Momo de tres radios de lo más atractivo.

BMW Z8

El BMW Z8 también es un ejemplar especial dentro de la marca alemana. Una especie de sucesor espiritual del BMW 507 original que fue producido en una tirada muy limitada y que ganó popularidad gracias a las películas de James Bond. Su interior estaba a la altura de las circunstancias, con un diseño singular y un volante muy elegante. Cuenta con tres radios formados por tres finos tubos de aluminio.

McLaren 720S

Si tenemos que terminar la lista con un modelo actual, ese podría ser el McLaren 720S. El último Super Series de la firma de Woking destaca por su efectividad y prestaciones de superdeportivo. En el interior se impregna ese espíritu ‘racing’, que consigue su máxima expresión en el volante. Destaca por su diseño de tres radios decorados con fibra de carbono, sin demasiados elementos distractores.

Fuente: Road & Track

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta