La tendencia actual y las restricciones ambientales hacen que las mecánicas de los coches tengan que ser cada vez más eficientes. Esto nos empuja a motores de tres o cuatro cilindros en línea, turboalimentados y de baja cilindrada; que actualmente representan un enorme porcentaje de las ventas. Los motores de cinco cilindros siempre han ocupado un lugar anecdótico en el panorama actual, pero tienen esa parte pasional que no debe pasar desapercibida.

Este tipo de mecánica alcanzó su punto álgido en la década de los 80, con cierta ayuda de la competición. En modelos de producción tenían una entrega de potencia suave y un sonido de lo más especial. Sin embargo, su complejidad técnica y sus emisiones hicieron que las marcas apostarán más por los motores V6. En la actualidad la única que los trabaja es Audi y, como es lógico, habrá alguno de sus ejemplares esta lista de 7 coches de cinco cilindros que se ganaron nuestro corazón

Audi quattro

Audi comenzó a utilizar los motores de cinco cilindros con el Audi 100 en 1976. Sin embargo, uno de los que se ha quedado en la memoria de los aficionados es el Audi quattro presentado en 1980. Este modelo, derivado del Audi Coupé, montaba un motor de cinco cilindros turboalimentado con 200 CV de potencia y el famoso sistema de tracción total . Además servía como antecesor del mítico Audi Sport quattro de 1984, que tenía muchos genes de competición.

Mercedes W123

Los Mercedes-Benz W123, comercializados entre 1975 y 1986, fueron unos de esos modelos que marcan época. En primer lugar por sus avances en términos de seguridad, montando por primera vez algunos de los elementos que consideramos clave en la actualidad. Pero si hablamos concretamente del W123 300D, hay que decir que se trató del segundo turbodiésel del producción y contaba con cinco cilindros y 125 CV de potencia.

Land Rover Defender

El Land Rover Defender fue el primero para la marca británica y por ello es un modelo con mucha historia. Aunque actualmente no esté en el mercado, todos estamos a la espera de la nueva generación de este todoterreno con aires clásicos. Y respecto a su mecánica de cinco cilindros, en 1998 salió al mercado el propulsor Td5 de 2.5 litros y 122 CV, que se mantuvo en venta hasta 2006 con una popularidad envidiable.

Audi RS 2

El Audi RS2 Avant es un icono dentro de la marca de los cuatro aros. Se trata del primero en llevar las siglas RS (RennSport) en 1994 y le ha seguido un largo legado. Este modelo fue desarrollado conjuntamente con Porsche y se trata de un familiar con unas prestaciones sorprendentes para la época. Montaba un motor de cinco cilindros turboalimentado de 2.2 litros que desarrolla 315 CV. Acelera de 0 a 100 km/h en apenas 5,4 segundos y ofrece un agarre ejemplar gracias a la tracción quattro.

Volvo 850 T5-R

El Volvo 850 fue catalogado en los 90 como uno de los coches más seguros del mundo. Estrenaba plataforma de tracción delantera y también una primicia: su motor transversal de cinco cilindros, un atmosférico de 20 válvulas capaz de desarrollar 170 CV. Pero todos sabemos de la afinidad de la marca con los station wagon y en 1994 se lanzó una edición especial llamada Volvo 850 T5-R que estaba limitada inicialmente a 2.500 unidades y entregaba 240 CV gracias al turbocompresor. Poco después llegaría el 850 R, menos exclusivo pero más potente.

Ford Focus RS

El Ford Focus RS es uno de los compactos deportivos con más solera. La primera generación llegó en 2002 con una puesta a punto muy deportiva y que ofrecía muchas sensaciones al volante. Y en 2009 venía una segunda generación con un cambio principal: un motor de cinco cilindros turboalimentado de 2.5 litros y 305 CV. Era muy rápido y un autoblocante delantero tipo Torsen le daba cierto equilibrio. Dió lugar a una ediciçon limitada, el Focus RS500, que fue el tracción delantera más rápido en la época. El Ford Focus RS actual volvió a los cuatro cilindros.

Audi TT RS

En la actualidad Audi sigue comercializando algunos modelos de cinco cilindros. Uno de ellos es el Audi TT RS (que ya hemos probado), la versión tope de gama del coupé, que tiene unas prestaciones casi de superdeportivo. Eso es gracias al 2.5 TFSI que tiene bajo el capó, un cinco cilindros turbo que ha sido elegido como Engine of the Year en su categoría durante varios años. Desarrolla 400 CV, cuenta con la tracción total quattro y con un sonido característico. Por no hablar de su aceleración de 0 a 100 km/h en 3,7 segundos

Fuente – Road & Track

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta