Toyota ha tenido un éxito notable con el Prius. De hecho, desde su lanzamiento no ha hecho más que ampliar su gama de híbridos para diversificar su oferta al máximo. Ha vendido poco menos de cinco millones de vehículos en el primer semestre de 2012, con lo que la marca nipona ha mantenido su puesto como el mayor fabricante de híbridos del mundo. Ya lleva 4,3 millones de híbridos vendidos, dato que anunció cuando presentó los primeros datos y fotos del nuevo Toyota Auris, del que piensa vender un tercio de cada motorización (diésel, gasolina e híbrido). Y ojo, que la nueva carrocería familiar del Auris, el Toyota Auris Touring Sport también contará con mecánica híbrida, lo que lo convertirá en el primer compacto familiar híbrido del mercado.

¿Y en el futuro? La compañía estudia ya la ampliación de su gama de modelos con los híbridos enchufables. A partir del 2014 llegará el Toyota Prius Plug-In. Además, puede que ser confirme algunas viejas promesas de Toyota como el prototipo NS4, otro híbrido enchufable que se presentó en el Salón de Detroit de 2012 y que podría estar programado para salir a la venta en el año 2015.

Algo que no está tan claro es que lance en un futuro vehículos eléctricos puros. Fue ya en 2010 cuando se presentó el RAV4 eléctrico (para el que Toyota se asoció con Tesla), un coche que podría ser realmente importante para el mercado americano. Toyota tiene opiniones divergentes a la mayoría sobre los coches puramente eléctricos, según contaba Alain Uyttenhoven, vicepresidente de planificación en Europa, a AutoBild: “25 o 30 km de alcance puramente eléctrico es lo que la mayoría de los conductores necesitan a diario. Un coche totalmente eléctrico con una autonomía de 150 kilometros no es la solución”.

Estas palabra parecen indicar que la apuesta de Toyota a medio plazo es la hibridación (y los híbridos enchufables). La autonomía de un vehículo eléctrico es uno de los mayores inconvenientes en los ojos de los consumidores (una de las ocho razones por las que tardarán en triunfar): Autonomías de poco más de 150 km hacen que los conductores no se sienten lo suficientemente seguros a la hora de afrontar un viaje. El último ejemplo de esta teoría lo tenemos con el recién presentado Toyota IQ EV. Podría parecer que un coche así, enfocado a la movilidad urbana exclusivamente, debería ser una buena base para un eléctrico. Pues no. Toyota no lo tiene claro y limitará su producción a 100 unidades.

Mientras General Motors apuesta para vencer esos miedos por los eléctricos de autonomía extendida como el Volt que probamos,  Toyota parece creer que el camino es introducir coches eléctricos con pilas de combustible, en 2015 o 2016. Hace algún tiempo ya vimos cómo Toyota se aliaba con Nissan y Honda para impulsar en Japón el hidrógeno a gran escala. Desde entonces, para desarrollar coches híbridos de células de combustible Toyota ha ampliando su nivel de cooperación con BMW y buen ejemplo es el prototipo FCV-R presentado en Tokio en 2011.

¡Ya veremos cuántas de estas predicciones acaban cumpliéndose!

Fuente: Gas

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta