Deportividad sin renunciar a la economía para disfrutar a diario de una conducción respetuosa con el medioambiente. Eso es lo que ofrecen las nuevas versiones g-tron que Audi lanzará al mercado este mismo otoño sobre la base de los Audi A4 Avant 2016 y A5 Sportback 2017, dos modelos que cuentan con la mecánica 2.0 TFSI de 125 kW (170 CV) de potencia bajo sus respectivos capós, una motorización de gran interés que puede ser utilizada tanto utilizando gasolina como con gas natural comprimido (GNC) como combustible.

El uso dual de esta mecánica aporta no sólo una máxima economía de consumos, también excelentes prestaciones y rendimientos, entre los cuales se encuentra una autonomía de hasta 950 km —500 de ellos circulando exclusivamente utilizando gas natural como combustible— sin tener que parar a repostar energía.

En ambos modelos, esta mecánica 2.0 TFSi se ofrece en combinación con el cambio automátioc S tronic y entrega 270 Nm de par, más que suficiente para garantizar unas excelentes cualidades dinámicas que permitan disfrutar con ellos de una gratificante conducción deportiva a su volante. Para el A4 Avant g-tron, esta mecánica permite unos consumos de 3,8 kg de gas (GNC) que se combinan con los 5,5 l/100 km de consumo de gasolina, cifras que equivalen a unas emisiones CO2 de 102 y 126 g/km, respectivamente.

Sus emisiones contaminantes son muy bajas

En el caso del A5 Sportback g-tron (adelantado por este prototipo) las cifras y rendimientos de la mecánica son prácticamente las mismas registradas con el A4 Avant, salvo en el caso de los consumos cuando el motor funciona con gasolina, que se elevan en una décima hasta alcanzar los 5,6 l/100 km, sin por ello ver alterada las de sus emisiones.

Gracias al uso de estas mecánicas g-tron, tanto el A4 Avant como el A5 Sportback se benefician de importantes ventajas en materia de economía y posibilidades de uso en ciudad. El gas natural comprimido apenas cuesta 0,89 euros/kilo, cifra netamente inferior a los 1,43 euros que cuesta el litro de gasolina, y el consumo cada 100 km del coche con gas natural es prácticamente la mitad del que se precisa para recorrer la misma distancia con gasolina. Esto permite importantes ahorros en los costes de uso del vehículo, especialmente en el relativo al consumo de combustible.

Además, aunque el precio de las versiones GNC es levemente superior al de las versiones gasolina (prácticamente la misma diferencia que hay entre un diesel y un gasolina), el Plan Movea 2017 permite obtener importantes ayudas económicas a la compra tanto del gobierno como de los fabricantes de los vehículos.

Igualmente, los vehículos de GNC disfrutan de precios reducidos en las zonas de aparcamiento en superficie en las grandes ciudades, así como el acceso de los mismos a las zonas restringidas al tráfico por cuestiones medioambientales.  Esto facilita su uso en las mismas, máxime si tenemos en cuenta que en aquellas ciudades donde se producen restricciones de tráfico en momento de máxima contaminación, el uso de vehículos de GNC está permitido en la práctica totalidad de los casos. Ello se debe a que el GNC es mucho más limpio que cualquier otro combustible fósil. Las emisiones de partículas son prácticamente nulas y las de CO2 son un 40 por ciento más reducidas que las de los vehículos gasolina.

Fuente: Audi
Vía: Newspress

1 COMENTARIO

Deja una respuesta