Cada vez es más usual que los coches vayan incorporando la tecnología Mild Hybrid. Esta forma de electrificación menor no supone demasiado coste adicional a los fabricantes y, de esta forma, sus vehículos reciben algunas ventajas. En nuestro país, por ejemplo, los microhíbridos reciben la etiqueta ECO de la DGT y eso supone una importante ventajas en las grandes ciudades. Dos modelos que se suben al carro de este sistema de 48 V son los BMW X5 y X6 xDrive40d.

Se trata de los SUV grandes de la marca (con permiso del mastodóntico BMW X7), el mítico BMW X5 que ya va por su cuarta generación y el BMW X6 en ese formato coupé que acaba de estrenar actualización. Durante el próximo mes de mayo llegará la microhibridación a la gama de la mano de la versión diésel xDrive40d, que consiste en un bloque de seis cilindros en línea de 3.0 litros con turbocompresor y, a partir de ahora, una pequeña ayuda eléctrica extra.

No es la única versión electrificada que estará disponible en la gama, no hay que olvidar que también está el BMW X5 xDrive45e iPerformance, un híbrido enchufable con una autonomía eléctrica de hasta 80 kilómetros. Y volviendo a los X5 xDrive40d y X6 xDrive40d, ambos contarán con el bloque turbodiésel que ya hemos mencionado y con un sistema de 48 voltios que le hace ganar algo de potencia. Se queda en un total de 340 CV y 700 Nm de par entre las 1.750 y las 2.250 rpm.

Las versiones microhíbridas de los BMW X5 y X6 solamente podrán estar ligadas a la transmisión automática Steptronic de ocho velocidades y a la tracción total xDrive de la marca. Esta mecánica diésel cuenta con catalizador y filtro de partículas para cumplir con la próxima normativa Euro 6d. También consiguen unos consumos bastante decentes entre los 5,8 y los 6,4 l/100km y unas emisiones de CO2 entre los 153 y los 167 g/km.

Si entramos en detalle con el sistema de 48 voltios, se cifra en 11 CV adicionales su aporte y, además de mejorar la eficiencia, también mejora las prestaciones. Tanto el BMW X5 como el X6 xDrive40d podrán acelerar de 0 a 100 km/h en 5,5 segundos. Contarán con varios modos de conducción, como el resto de la gama, siendo el Eco-Pro el más indicado para hacer buenos consumos gracias al avance por inercia, algo que también está disponible en el modo Comfort.

Fuente: BMW

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta