Logo de Noticias Coches
Dacia Bigster Concept – 13
Luis Blázquez

La estrategia de Dacia para mantener los costes tan bajos como las emisiones

Dacia recién ha lanzado su primer modelo eléctrico como quien dice, pero la filial de Renault está lejos de convertirse en una marca totalmente eléctrica. En cambio, continuará ofreciendo modelos convencionales con motores de combustión interna durante el mayor tiempo posible sin arriesgarse a recibir multas de la Unión Europea, mientras que la matriz tiene la intención de volverse totalmente 100 % eléctrica en Europa para 2030.

Sin híbridos en su gama, cabe preguntarse si Dacia podrá vender las suficientes unidades de su asequible eléctrico, el Spring, para compensar las emisiones de CO2 del resto de vehículos que vende. Bueno, la marca tiene una estrategia completamente diferente aquí, y debemos admitir que suena inteligente. Si funciona, tiene el potencial de cambiar algunas cosas en la industria y de ofrecer una posibilidad diferente a la que están abogando los demás fabricantes de coches.

Como dijo el CEO de Dacia, Denis Le Vot, a los británicos en Autocar, la marca reducirá las emisiones de dióxido de carbono de sus modelos rediciendo su peso, pero como si de Lotus Exige o de un 911 GT3 se tratase. No, no esperes que Dacia comience a ofrecer en sus concesionarios componentes de plástico reforzado con fibra de carbono (CRPF) ni nada por el estilo. Más bien se trata de deshacerse de todos los elementos a bordo que no se consideren imprescindibles.

El primer modelo eléctrico de Dacia, el Spring, fue criticado por su comportamiento dinámico y referente a la seguridad cuando fue testado por la entidad EuroNCAP. Otros modelos de Dacia no lograron alcanzar las cinco estrellas en el antiguo escenario de prueba de la organización, y es posible que sus modelos no obtengan tantas estrellas hasta que los clientes lo exijan. Al fin y al cabo, la seguridad tiene un precio, y muchos clientes aún no estás dispuestos a pagar por ella.

Pero si nos referimos a elementos de confort, como por ejemplo el aire acondicionado (A/C), es algo que se considera imprescindible, por eso Dacia lo ofrece. Pero, como explicó el director general de la compañía, los asientos eléctricos con muchos ajustes no lo son, por lo que Dacia ni siquiera se molesta en ofrecerlos. Además, la compañía se centra en diseñar las piezas que utiliza para que sean lo más ligeras posible, y en efecto, los asientos son uno de esos elementos.

En este punto, debemos señalar tras montar y probar varios vehículos de la firma franco-rumana a lo largo de los años, sus asientos no son los más lujosos como los que puedes encontrar en las ofertas de otros fabricantes generalistas, pero son suficientes para ir cómodo en tus trayectos diarios. La compañía ya no se vende a sí misma como una marca low cost, sino que se enfoca en lo que describe como “compra inteligente”, que es la filosofía de Dacia desde hace algunos años.

Tampoco sus plásticos son los más agradables de tocar, pero son resistentes. Poniendo como ejemplo al Jogger, uno de los últimos lanzamientos de la casa, es casi un 20 % más ligero que sus rivales, al menos en su configuración de acceso. En esa versión, el Dacia Jogger pesa 1.200 kilogramos, y el director ejecutivo de la entidad explicó que esto le permite a la empresa equipar al vehículo con un motor más pequeño, generando un 10 % menos de emisiones de CO2 que la competencia.

Fuente: Autocar

  • Dacia
  • Industria