Logo de Noticias Coches
BYD HAN EV 2022
Luis Blázquez

Cómo China pasó del copia y pega a diseños realmente propios e ingeniosos

EL diseño de la industria automotriz de China no es muy antiguo, pero en los últimos 20 años ha conseguido dar un giro completo de 360 grados. Piénsalo, han pasado de hacer copias de otras compañías automotrices hasta convertirse un líder de la industria, ahora que nos estamos electrificando al completo. Ya son plasticosos ataúdes rodantes con paupérrimos motores y diseños cogidos de los juguetes de la tienda de alimentación más cercana.

Para analizar este giro dramático de los acontecimientos, el famoso diseñador de coches Frank Stephenson nos lleva a través de la línea de tiempo de la industria automotriz china a través de un nuevo vídeo de YouTube. Con el fin de demostrar la crisis de identidad que estaba teniendo el mercado automovilístico local a principios de milenio, Stephenson echa un vistazo a algunos vehículos que no solo buscaron su inspiración en Occidente, sino que, básicamente, trazaron sus nuevas líneas directamente sobre sus diseños.

El Shuanghuan SCEO, por ejemplo, es casi una copia al carbón del propio diseño del BMW X5, obra del mismo Stephenson, e incluso él mismo tiene ciertas dificultades para diferenciar los dos SUV, señalando que los únicos obsequios reales son los faros, la parrilla y las luces traseras. Porque, al contrario de lo que se podría pensar, los clientes chinos no eran fanáticos de los diseños de imitación, algo que, en realidad, provocó la quiebra de algunos fabricantes debido a la falta de ventas motivadas por unos diseños demasiado vagos.

Los clientes estaban desesperados por un diseño original, pero no fue hasta que la marca china Chery lanzó el sedán A3 diseñado por Pininfarina en 2008 cuando la clientela local, finalmente, obtuvieron uno. Debido a su diseño anónimo y anodino, el vehículo se vendió bien y representó un punto de inflexión para la industria automotriz china. Ahora, avancemos rápido a la era moderna, y los fabricantes como BYD pueden diferenciarse en el mercado al ofrecer diseños únicos y tener un lenguaje de diseño cohesivo en toda su gama.

Otros fabricantes, como Hongqi, emplean a algunos diseñadores de renombre del mundo de lo más lujoso, como Giles Taylor, de Rolls Royce, y Walter De Silva, de Volkswagen. Pero el punto está también en que los vehículos chinos no solo han evolucionado en su estilo, sino también en su apartado ingenieril. Por ejemplo, el Nio EP9 de fabricación china es actualmente el coche eléctrico más rápido de Nürburgring, con un tiempo de vuelta de 6 minutos y 45,9 segundos. Y sí, en principio se puede usar en las vías públicas.

Pero quizás el más interesante de todos los coches producidos en China es el Wuling Mini EV, que solo cuesta alrededor de 4.000 euros y, actualmente, se vende más que el Tesla Model 3 en el país. De cualquier forma, como Stephenson termina diciendo en su vídeo, es increíble ser testigo de la evolución de toda una industria automotriz, desde copiar diseños de otras marcas hasta convertirse en una fuerza a tener en cuenta en el escenario mundial. Porque los coches chinos ya se ven con otros ojos, y merecido lo tienen.

Fuente: Frank Stephenson

Vía: YouTube

  • China
  • diseño
  • Industria