Empecemos con un poco de historia (tranquilos no pienso enrollarme demasiado…). El Goodwood Revival nació en el año 1998, como parte de un sueño que finalmente se hizo realidad, promovido por el Conde de March, cuyo abuelo (el noveno Duque de Richmond) había inaugurado el circuito de Goodwood, en el año 1948.

El principal objetivo de este evento es el de revivir los días de gloria del Goodwood Motor Circuit que, junto con el más conocido de Silverstone, fue sede de multitud de carreras y campeonatos (desde la Fórmula 1 hasta el Tourist Trophy) durante los años que permaneció en activo (entre 1948 y 1966).

El ambiente del paddock parece el de tiempos pasados...
El ambiente del paddock parece el de tiempos pasados...

Durante el último fin de semana del verano, dicho autódromo, situado en el condado de Sussex (Inglaterra), se viste de gala para rememorar la “edad de oro” de los Grandes Premios, que tuvo lugar durante la década de los años ´50 y ´60 del pasado siglo, llevándose a cabo diversas carreras y exhibiciones de turismos, vehículos de competición o de clásicos de todo tipo.

Muchos de estos coches históricos son pilotados por caras conocidas del pasado y del presente del automovilismo: ¿a quién no le suenan los Stirling Moss, John Surtees, Jack Brabham, Derek Bell, David Coulthard, Damon Hill, Gerhard Berger, Martin Brundle, Wayne Gardner, Giacomo Agostini o Phil Hill?. Pues bien, todos ellos han participado en alguna edición del Goodwood Revival.

También se han realizado pruebas para conmemorar varios aniversarios fundamentales, como los 50 años del mítico Ferrari 250 GTO, donde Jean Alesi, expiloto de Formula 1 de las escuderías Tyrrell, Benetton, Ferrari, Sauber, Prost o Jordan, y actual piloto del DTM, condujo magistralmente una de estas carísimas unidades.

De igual forma se han llevado a cabo carreras conmemorativas del medio siglo de vida de otro mito de los circuitos: el AC Cobra. Y, por último, una celebración muy especial: el 75 aniversario de la primera aparición en el Reino Unido de las míticas Silver Arrows (flechas de plata), que participaron en carreras de Gran Premio en la década de los ´30. Todo ello gracias a la colaboración de Mercedes-Benz Classic y Audi Tradition, con la presencia de máquinas fabulosas, como los Mercedes-Benz W25, W125, W154 y W165, y los Auto Union Type C, Type D y Type D “Doppel Kompressor”. ¿Alguien da más?

Pero este evento es mucho más que una serie de carreras de coches históricos. Para haceros una idea es como si nos metiésemos en un plató de cine en el que se estuviera grabando la última película de “Indiana Jones” o de “Regreso al Futuro”. Es una especie de vuelta atrás en el tiempo con la que los visitantes comprobarán en vivo cómo era realmente el automovilismo en esos tiempos heroicos. El circuito no ha cambiado apenas desde entonces y se toman todo tipo de medidas para preservar ese ambiente.

Esto significa que los automóviles actuales no están permitidos en todo el recinto durante el fin de semana, ya que una amplísima flota de vehículos de época se encargará de cubrir todas las necesidades, tanto de los visitantes como de los competidores, con un servicio de taxi, exclusivo para personalidades e invitados.

Por ejemplo, durante la edición del año pasado, alrededor de 200 vehículos anteriores a 1966 se congregaron para realizar estas labores: desde Jeep de la Segunda Guerra Mundial hasta camiones o furgonetas de la década de los ´50 o lujosas limusinas Rolls-Royce. Además una flota compuesta por tractores clásicos arrastraba unos remolques de pasajeros, recorriendo todo el perímetro del recinto para trasladar a los visitantes a las distintas actividades que en él se realizaban. Todo esto conlleva, como podréis suponer, una enorme labor logística que ocupa la mayor parte del año a los organizadores del evento.

Podremos contemplar auténticas joyas de la competición...
Podremos contemplar auténticas joyas de la competición...

Pero no sólo el circuito y los vehículos se visten de época. Todo el personal del mismo, jueces, auxiliares, pit-babes, etc. lucen ropas y uniformes acordes con la época revivida. Por supuesto los competidores en las diversas pruebas y, cómo no, el público, cada día en mayor número, sacan a relucir sus mejores galas, pertenecientes a padres o abuelos e incluso realizadas exprofeso para la ocasión. Para animar a ello la organización lleva a cabo concursos para “los mejor vestidos” con premios en diversas categorías y una jornada específica (suele ser el sábado) para el “Día de las Damas”.

En el paddock se pueden encontrar personajes de lo más variopinto, desde diversas “tribus urbanas” como Mods o Rockers, hasta marineros de la Royal Navy o pilotos de caza de la RAF. Hay también bandas vestidas “ad hoc” que interpretan música de la época. Igualmente se pueden recorrer diversos puestos y establecimientos donde encontrar el típico “fish and chips” envuelto en periódicos con noticias de la década de los ´50, o supermercados (el conocido TESCO) donde adquirir todo tipo de viandas y productos que traerán numerosos recuerdos a los que ya cuentan “con una cierta edad”.

...o codearnos con piliotos míticos como Sir Jackie Stewart
...o codearnos con piliotos míticos como Sir Jackie Stewart

Tampoco faltan personajes famosos con una conocida afición por este tipo de vehículos como el conocido humorista británico Rowan Atkinson (Mr. Bean) o el músico Jay Kay (líder del grupo musical Jamiroquai), hasta otros que no saben estar sin el “olor a gasolina” ni siquiera en uno de los pocos fines de semana que descansan al año, como es el caso de Adrian Newey o Christian Horner.

Además de lo que ocurre en la pista del circuito hay que alzar la vista a los cielos, pues el Circuito de Goodwood se convirtió en un aeródromo de la RAF durante la Batalla de Inglaterra, en la Segunda Guerra Mundial,  y se llevan a cabo constantes exhibiciones de vuelo acrobático de aviones míticos (seguro que de niños habéis montado alguna maqueta de ellos…) como los Spitfire, Hurricane o Mustang. Incluso se celebra, desde el año pasado, un Concours d’Elegance de estas maravillas del aire (anteriores a 1966), promovido por el propio conde y denominado “Freddie March Spirit of Aviation”.

En fin, un acontecimiento como sólo los británicos saben organizar, orgullosos de su pasado (también en el ámbito del automovilismo) y que son capaces de convertir un evento, por el que han pasado más de 140.000 personas durante los tres días de celebración, en una auténtica fiesta de todo aquello relacionado con el mundo del motor. Y es que no podemos dejar de señalar que este tipo de reuniones se realizan muy a menudo por aquellas “bárbaras tierras del norte”, como os contamos hace apenas una semana. ¡Qué sana envidia!.




Galería de imágenes:

Ver galeria (40 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta