Las cifras resultan de todo punto mareantes, con valores que, al menos en dos ocasiones, superaron ampliamente los 8 millones de dólares. Y como ocurre casi siempre en cualquier subasta que se precie, estos dos vehículos únicos pertenecían a la casa del “cavallino rampante”.

El número y la calidad de los vehículos subastados han sido de primer nivel, pero sólo haremos un somero recorrido por aquellos cuya cotización final supero el millón de dólares. Os dejamos con cada una de estas maravillas para que paséis un buen rato observándolas:

  • Ferrari 250 GT LWB California Spider (1958) – $8,250,000

Gooding & Company. Este ejemplar de record vio la luz en la factoría de Maranello el 6 de diciembre de 1958, siendo la unidad número 13 de un total de 50 ejemplares construidos sobre el chasis largo (LWB) de 2.600 mm, todo ello envuelto en una bellísima carrocería en color Bleu Sera Metallizzato, realizada por el especialista Scaglietti y con los mejores accesorios de la industria auxiliar italiana (sistema de escape Abarth, volante Nardi o llantas de radios Borrani). El propulsor es el conocido V12 a 60º de 2.953 c.c. alimentado por 3 carburadores Weber 36 DCL3, para proporcionar una potencia máxima de 240 CV a 7.000 rpm.

  • Ferrari 250 GT SWB Berlinetta “Competizione” by Carrozzeria Scaglietti (1960) – $8,140,000

RM Auctions. La competencia entre las casas de subastas es enorme y, como veréis, las cotizaciones alcanzadas por sus máximas “estrellas” son muy similares. En este caso el ejemplar es un maravilloso Ferrari 250 GT SWB Berlinetta “Competizione” diseñado por Pininfarina y realizado por Scaglietti, siendo la unidad número 17 de un total de 72 ejemplares de competición con carrocería de aluminio realizados sobre el chasis corto (SWB) de 2.400 mm. El motor es el V12, diseñado por Colombo, de 2.953 cc, alimentado por 3 carburadores Weber 40 DCL6 para alcanzar una potencia máxima de 262 CV a 7.500 rpm

  • The Original TV Batmobile (1966) – $4,620,000

Barrett-Jackson. Se trata del primer batmobile, concebido para la famosa serie de televisión “Batman” del año 1966. Se basa en el concept-car Lincoln Futura de 1955, diseñado por el conocido carrocero italiano Ghia, y formaba parte de la colección personal del preparador George Barris, que posteriormente lo adquirió al finalizar la serie por el precio simbólico de 1 dólar.

  • Porsche 718 RSK (1959) – $3,135,000

Gooding & Company. Este modelo de la casa de Stuttgart destaca por ser uno de los apenas 35 ejemplares construidos del Porsche 718 RSK, que está considerado como uno de los más bellos spyder jamás realizados. Gran parte de la “culpa” la tiene la increíble carrocería diseñada por Wendler. La unidad que nos ocupa salió de las instalaciones del Departamento de Carreras de Porsche, en la fábrica de Werk, en marzo de 1959, para convertirse en un verdadero “mata-gigantes” en su lucha con ejemplares de la competencia, mucho más potentes y rápidos. Su secreto: el motor Boxer de 4 cilindros y 1.498 c.c., alimentado por 2 carburadores Weber 46 IDM, con el que obtenía una potencia máxima de 148 CV a 8.000 rpm, apoyado por una caja de cambios transaxle de 5 velocidades, en un conjunto que apenas superaba los ¡¡550 kg!! de peso.

  • Maserati 150 GT Spider (1957) – $3,080,000

Gooding & Company. Nos encontramos ante un ejemplar único, un verdadero prototipo (de ahí su valor) que el departamento de Competición de la firma italiana desarrolló, con vistas a sustituir al 300S, utilizando un chasis y una combinación de los mejores componentes de Maserati a nivel de motor, frenos, suspensiones, etc. El diseño exterior de este 150 GT Spider fue encomendado a Carrozzeria Fantuzzi que realizó una auténtica obra maestra. Pero como suele ocurrir en estos casos los altos costes de producción dejaron apartado el prototipo debajo de una lona, hasta que fue rescatado del olvido (afortunadamente para nosotros) muchos años después.

  • Mercedes-Benz 500 K Cabriolet A (1935) – $2,750,000

Gooding & Company. Mercedes-Benz presentó el 500 K en 1934, para sustituir al 380. El chasis y la carrocería fueron ampliamente modernizados (esta última realizada por Sindelfingen), estableciendo unos cánones de belleza que marcarían toda una época. Al igual que la cilindrada, que fue ampliada en 1,2 litros para alcanzar un total de 5.018 c.c. en el motor de 8 cilindros en línea, sobrealimentado por un compresor Roots, acompañado de un sistema de escape exterior (que no estaba presente en el anterior 380) con el que alcanzar una potencia máxima de 160 CV a 3.400 rpm. En dos años de producción, sólo 342 unidades fueron construidas, con diferentes configuraciones, entre las que destaca esta tipo A, de la que apenas se fabricaron 11 ejemplares.

  • Duesenberg Model J Disappearing-Top Convertible Coupe (1933) – $2,695,000

Gooding & Company. Estamos, con toda probabilidad, ante el ejemplar más destacado del legendario modelo J de Duesenberg, uno de los verdaderos iconos de la denominada “Classic Era” y uno de los automóviles americanos más deseados de todos los tiempos. La razón: la carrocería diseñada por Walter M. Murphy Company con el inconfundible estilo Disappearing-Top Convertible Coupe (una de sus últimas realizaciones, antes de desaparecer la firma en 1932)

  • Ferrari 250 GT Coupe Speciale (1958) – $2,365,000

Gooding & Company. Estamos ante lo que en el lenguaje de los especialistas se denomina “one-off”, es decir un ejemplar único realizado por el genio del diseño Pininfarina, para satisfacer los deseos de un cliente muy especial. En concreto se trata de un chasis de Ferrari 250 GT que adopta las líneas de diseño vistas en el Ferrari 410 Superamerica (que tanto “enamoraron” a su primer propietario) y pintado en “Grigio Metallizzato Speciale”. El propulsor que lo anima es el conocido V12 de 2.953 c.c., alimentado por 3 carburadores Weber 36 DCL/3, con el que lograr una potencia máxima de 240 CV a 7.000 rpm, ayudado por una caja de cambios manual de 4 velocidades.

  • Ford GT40 (1965) – $2,150,000

RM Auctions. La verdad sea dicha, el Ford GT40 necesita pocas presentaciones. Simplemente baste recordar sus incontables éxitos en competición, entre los que destacan las 4 victorias en las 24 Horas de Le Mans, que sirvieron para acabar con el poderío demostrado hasta entonces por Ferrari. Además, el ejemplar aquí presentado pertenece a la serie original Mark 1, de la que solamente se construyeron 31 unidades. El “corazón” que lo anima es un poderoso V8, en posición central, de 4.736 c.c., alimentado por 4 carburadores Weber 48IDA, con el que obtiene una potencia máxima de 380 CV, apoyado en una caja de cambios manual de 5 velocidades.

  • Bugatti Type 57C Atalante (1938) – $2,035,000

Gooding & Company. Este fantástico ejemplar de Bugatti Type 57C fue ensamblado en la factoría de Molsheim (Francia) en noviembre de 1938 para, a continuación, ser enviado a las instalaciones del famoso carrocero Gangloff, donde recibió la carrocería tipo Stelvio. Además, por expreso deseo de su propietario, este tercer chasis de la serie fue equipado con frenos hidráulicos Lockheed, amortiguadores tubulares y soportes de goma especiales para el motor, con la finalidad de alcanzar un mejor rendimiento deportivo en las carreras en las que participaba.

  • Mercedes-Benz 300SL Gullwing Coupe (1955) – $2,035,000

Barrett-Jackson. Esta unidad del mítico “alas de gaviota” fue adquirida nueva por Clark Gable en el concesionario Mercedes-Benz de Hollywood (California), por el “módico” precio de 7.295 dólares. Después de la muerte del actor, en noviembre de 1960, el vehículo pasó por varias manos, hasta que finalmente fue completamente restaurado (con un coste superior a los 200.00 dólares), respetando las modificaciones realizadas por la estrella del celuloide como, por ejemplo, la sustitución de las llantas originales de chapa por otras Rudge de competición, o la incorporación de un precioso volante Nardi.

  • Talbot-Lago T-26 Grand Sport (1947) – $2,035,000

Barrett-Jackson. Este Talbot Lago T26 Grand Sport muestra una carrocería coupé biplaza realizada por Franay (reputado artesano francés) sobre un chasis corto, de los que se cree que solamente se realizaron 3 unidades, de un total de aproximadamente 30 ejemplares construidos, y sólo 8 de ellos con el chasis corto (del mismo tipo empleado en competición, de donde también toma el propulsor de 6 cilindros y 4.482 cc, acompañado de una caja de cambios manual de 4 velocidades).

  • Shelby 427 “Semi-Competition” Cobra (1967) – $2,007,500

RM Auctions. Se trata de una de las escasas unidades (sólo 29 ejemplares) construidas de los míticos Shelby Cobra 427 “Semi-Competition”. Un modelo surgido de la mente inquieta de Carroll Shelby, con el único propósito de batir a los Ferrari 250 GTO en competición. Empleaba el famoso propulsor V8 de 427 pulgadas cúbicas (o lo que es lo mismo 6.997 c.c.), alimentado por un carburador Holley de 4 cuerpos con el que se obtenía una potencia máxima de 480 CV que ponía en serios aprietos a la caja de cambios manual de 4 velocidades.

  • Ferrari 275 GTB/4 by Carrozzeria Scaglietti (1967) – $1,842,500

RM Auctions. Este fantástico ejemplar de Ferrari 275 GTB/4 mezcla en sus dosis justas, como sólo saben hacer los modelos de la firma del “cavallino rampante”, elegancia y agresividad en una carrocería más aerodinámica que la de sus predecesores. Fue el último modelo de la marca equipado con el propulsor V12 diseñado por Colombo, en esta ocasión con la cilindrada aumentada hasta los 3.286 c.c. para, alimentado por 6 carburadores Weber, obtener una potencia final de 300 CV.

Pronto la segunda parte de esta interesante entrega.

Vía  |  RM Auctions, Barrett-Jackson y Gooding & Company

Galería de imágenes:

Ver galeria (16 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta