Logo de Noticias Coches
Marc Philipp Gemballa Marsien (12)
Luis Blázquez

Marsien: el Porsche 959 del París-Dakar renace de nuevo bajo el nombre Gemballa

Aquellos que estaban esperando por una interpretación contemporánea del icónico Porsche 959 están de suerte, porque Gemballa ha presentado públicamente el Marsien, un Porsche 911 Turbo S (992) muy modificado que ha sido rediseñado para emular al deportivo alemán en su formato París-Dakar, el cual ganó en 1986. Sin embargo, esta reencarnación no es del Gemballa que conocemos, sino de Marc Philipp Gemballa, hijo del difunto preparador de los modelos de Stuttgart.

El nombre de Gemballa ha sido siempre reconocido como uno de los preparadores locales más extravagantes en las décadas de 1990 y 2000, y se hizo infame cuando el fundador Uwe Gemballa fue asesinado en Sudáfrica en 2010, en medio de rumores que lo vinculaban con el crimen organizado. Aunque la empresa original de Gemballa se vendió años más tarde (y todavía existe), ha surgido una nueva compañía que está dirigida por (y lleva el nombre) del hijo de Uwe, Marc Philipp Gemballa. Y este es su primer producto.

El Marsien, un superdeportivo diseñado para su uso en el desierto, será el primer producto de Philipp Gemballa. Claramente inspirado en el Porsche 959 que participó en el rally París-Dakar en 1985 y 1986, debe su nombre a la palabra para “marciano” en francés, el cuál le ha sido dado con motivo de las arenas del desierto de Al Faya de los Emiratos Árabes Unidos porque la arena les recordó a un entorno similar al de Marte. Gemballa dice que el Marsien es el punto de partida para un nuevo segmento de superdeportivos.

La energía viene de una versión mejorada del potente motor doblemente turboalimentado de seis cilindros bóxer del 911 Turbo S. El susodicho trabajo fue realizado por otro famoso preparador de Porsche, RUF. Se ofrecerán dos versiones: la menos potente tendrá 740 CV y 900 Nm, mientras que la segunda alternativa elevará la potencia a 825 CV con el mismo par. Un filtro de aire mejorado diseñado para funcionar en condiciones desérticas polvorientas y un sistema de escape firmado Akrapovič vienen como dotación de serie.

Y a pesar de que la propia compañía ha afirmado que el juego de a ver quién tiene el motor más grande ha terminado, el Gemballa Marsien será rápido como cualquier superdeportivo. La compañía afirma de hecho una carrera de 0 a 100 km/h en 2,6 segundos y una velocidad máxima de 330 km/h (con los neumáticos todoterreno estará limitado a 210 km/h). Esas son cifras prácticamente calcadas a las del 911 Turbo S del que toma base, pero teniendo en cuenta el Marsien es notablemente más alto, no son cifras desmerecedoras.

Al igual que el nuevo 911 GT3, el Marsien cuenta con una nueva suspensión delantera de doble horquilla, amortiguadores de dureza adaptativa y hay un sistema que ajusta la altura de conducción a través de un elevador hidráulico que afirma poder aumentar la distancia al suelo hasta 250 milímetros (120 mm en carretera). El modelo se suministrará con dos juegos de llantas de aluminio forjado, uno equipado con neumáticos de carretera (de 21 pulgadas) y el otro todoterreno (de 20”), en ambos casos firmados por Michelín.

En caso de optar por este último, hay un paquete opcional que trae consigo amortiguadores con especificaciones de rally y una altura de suspensión aún mayor (pero fija). También hay un sistema de control dinámico de la amortiguación (DDC) y la dureza de la misma se puede ajustar en tan solo 20 milisegundos en función de si se atraviesan tramos nevados, arenosos o embarrados. Además de los modos de conducción del 911 Turbo S y cualquier otro 911, el Marisen viene con los modos para grava, nieve y barro.

La carrocería, diseñada por Alan Derosier, ha sido hecha íntegramente de fibra de carbono, compartiendo solo su acristalamiento y sus faros con los de un 911 de fábrica. Los arcos más anchos delante y detrás, el alerón integrado y las grandes tomas de aire montadas a altura de la cintura dominan el nuevo diseño, y todos están referenciados directamente por el 959, pero con un énfasis aún mayor en la conducción todoterreno. Si quieres el traje sin pintar, Gemballa te deja tener un ejemplar a piel descubierta.

Por último, pero no menos importante, el interior viene con un tapizado completo de cuero o Alcántara para complementar una consola central de fibra de carbono elevada que toma su inspiración en el Porsche Carrera GT. Eso sí, Gemballa manifiesta que la “personalización completa” es una alternativa viable, sugiriendo que puedes gastar tanto como tu bolsillo te lo permita. El único componente que no puede variar es el pomo del selector del cambio, que siempre está asociado a la caja de cambios automática (PDK).

Solo se fabricarán 40 unidades del Marsien para afrontar las dunas del desierto, y más de la mitad de ellas ya se han vendido. El precio de la conversión es de 495.000 euros sin incluir el 911 Turbo S de base. Además, el precio indicado no incluye impuestos ni gastos de envío, así como cualquier opción que el propietario pueda desear o los aranceles e impuestos de cada país. Como nota final, decir que Marc Philipp Gemballa no está asociado de ninguna manera con Gemballa, son dos compañías diferentes a pesar del lazo familiar.

Fuente: Marc Philipp Gemballa

Galería de fotos:

  • Gemballa
  • Porsche 911
  • tuning