Logo de Noticias Coches
Mazda RX-Vision y Mazda Vision Coupe 2017
Luis Blázquez

Mazda enseña los primeros detalles de su futuro con la electrificación y los motores de seis cilindros en línea

Como ya es norma en la firma nipona, su plan estratégico de cara a los próximos años va un ligeramente a contracorriente de lo que y están haciendo –y harán– los demás fabricantes. Porque mientras que la gran mayoría apuesta por la electrificación completa y los motores de combustión interna de pequeño tamaño, Mazda traerá cinco híbridos (BEV), otros cinco híbridos enchufables (PHEV) y tres eléctricos puros (EV), y en la ecuación entran motores de seis cilindros en línea y plataformas de propulsión.

Los 13 nuevos modelos de la firma de Hiroshima llegarán entre 2022 y 2025, lo cual no nos deja ya con tanto tiempo para ir conociendo los primeros detalles. Para empezar, la Mazda continuará usando su plataforma Skyactiv Multi-Solution Scalable Architecture para algunos de estos nuevos coches, lo que permite a la marca construirá todos sus vehículos (tanto con motor de combustión como con motor eléctrico) en la misma línea de montaje, ahorrando costes para reinvertir en otras áreas de desarrollo, véanse sus próximos productos.

Plataforma de motor de seis cilindros en línea diésel (HEV)

El plan de Mazda de cara a los cuatro años que están por venir se basa en cinco puntos, que los podemos resumir en: la acumulación de activos tecnológicos para una fabricación de alta eficiencia; la promoción de nuevos productos electrificados; la promoción de tecnologías de seguridad orientadas al ser humano para lograr una sociedad libre de accidentes; desarrollo de las tecnologías conectadas; y una filosofía de desarrollo centrada en el ser humano en una época que está siendo ya definida por la búsqueda de la neutralidad de carbono.

El primer punto del plan se centrará en los elementos más básicos de los vehículos. Sobre la base de su plataforma actual, la compañía seguirá trabajando en sus mecánicas térmicas con los nuevos bloques de seis cilindros en línea. Esta plataforma actualizada permitirá a la marca integrar cada vez más la electrificación en todos sus vehículos, ya sea que tengan el propulsor montado de forma transversal o longitudinal. Algunos de los futuros híbridos que están por venir, según lo ya confirmado, utilizarán tecnología procedente de Toyota.

Plataforma de motor de seis cilindros en línea de gasolina (PHEV)

Para ir abriendo el apetito, la compañía japonesa nos ha concedido el primer vistazo de la plataforma de propulsión (y de tracción total) que empleará el próximo Mazda 6, así como al menos un crossover, con un generoso motor movido por gasolina y diésel, ambos con un generador integrado mild-hybrid de 48 voltios (V), y con versiones híbridas enchufables. Al fin y al cabo, este es el comienzo del plan de la marca para hacer que el 100 % de sus ofertas estén electrificadas, al menos en cierta medida, de aquí a 2030, con opciones para todos.

Además, a nivel de chasis parece que hay una base muy bien trabajada, con una suspensión delantera de doble horquilla (algo que, actualmente, solo equipa el MX-5) y una zaga con una configuración multibrazo de algún tipo. Dada la bien ganada reputación de Mazda por la puesta a punto de sus coches, podemos esperar grandes cosas. “Queremos ser una marca que cree vínculos especiales con los clientes al enriquecer sus vidas con una experiencia de propiedad de un coche que brinde alegría al conducirlo, la esencia pura de los coches”, dice la compañía.

Plataforma eléctrica con motor rotativo como extensor de autonomía

Para 2025, la SKYACTIV Scalable EV Architecture de la compañía se utilizará para vehículos eléctricos de varios tamaños. Juntas, las tecnologías deberían permitir a Mazda desarrollar nuevos vehículos rápidamente compartiendo activos tecnológicos. Además, esta plataforma estará diseñada para respaldar varios tipos de vehículos, incluidos aquellos que se adapten a un extensor de autonomía rotativo, como el MX-30. Con la entrada de la década porvenir, Mazda espera que los coches eléctricos constituyan una cuarta parte de toda su gama.

Por último, Mazda actualizará el software de todos sus modelos para poder trabajar a través de actualizaciones inalámbricas. También se ha unido a un acuerdo de estandarización junto con otros cuatro fabricantes locales para impulsar comunicaciones y servicios conectados, lo que permitirá conexiones más rápidas y sin estrés entre vehículos y otros dispositivos. Y con las vistas puestas en 2050, Mazda tiene como objetivo de reducir sus emisiones de dióxido de carbono (CO2) y convertirse en una empresa totalmente neutra en emisiones de carbono.

Fuente: Mazda

Galería de fotos:

  • Mazda
  • mecánica