Si hay una marca de automóviles a la que, en general, tenemos cariño en nuestro país, esa es SEAT. La Sociedad Española de Automóviles de Turismo nacía en el año 1950 y ha sido una de las que más repercusión ha tenido y que sigue operando a muy buen nivel hoy en día. En sus inicios contaba con el amparo de Fiat, la marca italiana que buscaba establecerse en España. En sus primeros modelos se ve una clara influencia.

Así fue hasta la década de los 80, cuando SEAT necesitaba una inyección de capital y Fiat no estaba dispuesta a realizarla. Entonces apareció el Grupo Volkswagen y en 1982 se llegó a un acuerdo y poco a poco fueron adquiriendo una mayor participación hasta que SEAT se hizo marca subsidiaria del grupo alemán. De hecho así sigue siendo en la actualidad. Hoy queremos hacer un repaso a 10 de los mejores modelos (por orden cronológico) que nos ha dado SEAT en sus casi siete décadas de historia.

SEAT 1400 (1953-1963)

Aunque SEAT nació en 1950, hasta 1953 no llegó su primer coche. Una vez asentados en la Zona Franca de Barcelona comenzaron a fabricar el SEAT 1400, una berlina de formas redondeadas que sería el vehículo que pasaría a la historia por ser el primogénito. Se basaba en el Fiat 1400 que había sido presentado en 1950 y buscaba ser un vehículo grande y cómodo, adecuado para que viajara toda la familia.

El diseño tiene una clara influencia americana porque tras la Segunda Guerra Mundial los italianos se habían apoyado en proveedores norteamericanos para salir adelante. Al primer SEAT 1400 le siguió el 1400/A, que era más potente y contaba con más elementos cromados. En 1956 llegó el 1400/B con más estilo americano gracias neumáticos de banda blanca entre otras cosas. El 1400/C fue la última variante del vehículo, con una carrocería totalmente distinta.

SEAT 600 (1957-1973)

El SEAT 600 es sin duda el modelo más importante e influyente en la historia de la marca. Llegó en 1957, en una época en la que comenzaría un crecimiento en la industria automovilística. Se basaba en el Fiat 600 que ya había rodado en nuestro país, pero su repercusión y su demanda subieron como la espuma y en poco tiempo había incluso más demanda que coches disponibles. La clave había sido hacer un coche económico, ligero y capaz.

Tras su primera década en el mercado, el SEAT 600 invadía las calles de España, llegándose a afirmar que la mitad de vehículos que circulaban correspondían a este modelo. Lo cierto es que entre 1957 y 1973 se habían vendido 800.000 unidades en total. A lo largo de estos años se sucedieron diferentes versiones, desde el primer 600, luego el 600 D, después el 600 E y posteriormente el 600 L. También hubo varias creaciones especiales muy valoradas hoy en día.

SEAT 850 Spider (1970-1972)

La producción del SEAT 850 comenzaba en 1966 y se postulaba como una berlina cómoda y asequible para la familia. Tenía el motor en posición trasera, su tracción también era trasera y en algunos casos presentaba un problema de sobrecalentamiento. A las versiones N y D (carrocería sedán) y las Especial y D Especial (carrocería 4 puertas) posteriormente se sumaron algunas variantes más deportivas y la que entra en nuestra lista.

Salieron los 850 Sport y 850 Sport Coupé; ahora solo faltaba un descapotable en la gama. Se trató del SEAT 850 Spider, basado en el Fiat con el mismo nombre, que había sido diseñado por Bertone. Este cabrio llevaba un motor de cuatro cilindros de 903 cc con 52 CV de potencia y mantenía la configuración original de ‘todo atrás’. Es un modelo bastante cotizado debido a que solamente se produjeron 2.500 unidades.

SEAT 124 (1968-1975)

El SEAT 124 es otro de los que llegaron en la década de los 60, derivado por supuesto del Fiat 124. Se trata de un modelo que trata de seguir la moda italiana iniciada por el Alfa Romeo Guilia de 1962. Es una berlina más enfocada a la clase media, ofreciendo garantía de espacio y bastante calidad. De hecho se comercializaron varias versiones, algunas con acabados superiores y potenciadas. También hubo hueco para una carrocería familiar ‘station wagon’ y para otra coupé llamada ‘sport coupé’.

La primera serie comenzó a venderse en 1968 y fue sustituida por una segunda serie en 1975. Estrenaba un nuevo diseño y otras novedades técnicas. Al principio mantuvo el mismo motor de 1.197 cc de la primera serie, pero después comenzó a montar mecánicas más grandes incluyendo los 1.8 y 2.0 antes del final de su producción en 1979.

SEAT 1200 Sport ‘Bocanegra’ (1975-1981)

El SEAT 1200 Sport es uno de los recordados con más cariño por muchos seguidores. Este coupé diseñado por Aldo Sessano fue adquirido a la empresa alemana NSU. Tomaba como base al SEAT 127 y, como su nombre indica, llevaba un motor de 1.200 cc (del SEAT 124) que desarrollaba 67 CV de potencia. Este pequeño coupé 2+2 destacaba por su ligereza y unas prestaciones bastante buenas para la época.

Este ejemplar salió en 1975 y posteriormente en 1977 llegó el SEAT 1430 Sport, con un motor de mayor cilindrada y 77 CV. Este modelo fue conocido popularmente como ‘Bocanegra’ debido a que el paragolpes frontal estaba hecho de plástico negro y contrastaba con el resto de la carrocería. La marca incluso llegó a utilizar oficialmente esta denominación en el año 2009 con el SEAT Ibiza Bocanegra.

4 COMENTARIOS

  1. Creo que uno de los mejores coches de Seat, sin duda, ha sido el Exeo del que no decís ni una palabra. No ha sido un éxito de ventas (a VW no le interesaba mucho tener un coche de este nivel en una marca “low cost” del grupo), pero desde luego era un cochazo.

  2. “La segunda generación fue presentada en 2005 y presentaba una imagen actualizada y, por primera vez, se ofrecía con carrocería familiar”
    La carrocería familiar del León aparece con la tercera generación, no con la segunda.

  3. Y los seat 127, 131 (incluido el supermirafiori), 132, 133, 1430 (124), Fura…. 1500….. Toledo (que lleva mas de 20 años el nombre en el mercado), etc?

Deja una respuesta