Cada vez es más habitual ver sinergias entre fabricantes, bien sea a través de grandes grupos o bien a través de colaboraciones más puntuales. Ahora que parece que Mercedes pondrá fin a su acuerdo con la Alianza Renault-Nissan, podría llegar un nuevo pacto en el ámbito de los motores. Hay rumores de que Mercedes y Volvo podrían colaborar para conseguir reducir los costes relativos al desarrollo de mecánicas de combustión tradicionales.

Todavía no hay confirmación oficial por parte de ninguna de las marcas, pero podría tener bastante lógica si miramos el entramado empresarial que las une. Aunque Volvo es un fabricante de origen sueco, fue adquirido por Geely. El conglomerado de origen chino se la compró a Ford en 2010 y desde entonces se han ido introduciendo muchos cambios. Incluso comparten componentes con los modelos de la marca Lynk & Co también de origen chino.

Motor diésel de cuatro cilindros D4 de Volvo

Por otro lado, los tentáculos de Geely también llegan al fabricante alemán. Su propietario, Li Shufu, adquirió una participación del 9,69 % de Daimler y se convirtió en accionista mayoritario. Eso ha conllevado a que ya exista una colaboración real, pues ambas partes gestionarán Smart de manera conjunta a partir de 2022. Así que no es descabellado ese acuerdo para que Mercedes y Volvo puedan desarrollar motores juntos y así reducir sus costes.

Ese acuerdo podría comenzar en unos meses, cuando comience a operar esa empresa conjunta de Volvo y Geely para hacer mecánicas de combustión. Justo en ese momento, que podría ser a finales de marzo, sería ideal la entrada de Daimler. Inicialmente sería para motores diésel y gasolina, aunque en un futuro los alemanes podrían beneficiarse de la experiencia que tienen los chinos en materia de electrificación, un ámbito que será clave en el futuro.

Fuente: Reuters

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta