Logo de Noticias Coches
PORSCHE BARILLA
Luis Blázquez

Este 911 GT3 trae de vuelta al equipo Sonderwunsch de Porsche, a tu gusto

A través de su “nuevo” programa de personalización “Sonderwunsch”, Porsche nos presenta qué se puede hacer con un 911 GT3. Ya sea un Carrera básico o un GT2, el 911 es por definición un deportivo emocionante, pero tanto la compañía como sus clientes siempre encuentren nuevas formas de mejorar esta icónica máquina germana. Por ejemplo, el Porsche 911 GT3 que ilustra este artículo viene con una librea de 1985, cuando un 956 privado conducido por Paolo Barilla, Klaus Ludwig y Louis Krages triunfó en las 24 Horas de Le Mans.

Hemos visto varios “nueveonce” con guiños visuales a los coches de carreras de Porsche, pero este, en realidad, fue pedido por el propio Barilla. El piloto italiano, que también corrió para el equipo Minardi F1 en las temporadas 1989 y 1990, ha tenido que esperar pacientemente tres años para agarrar las llaves de su Porsche 911 GT3 personalizado. En ese tiempo, ha sido el director de proyecto de la construcción, trabajando en estrecha colaboración con el equipo de Porsche Exclusive Manufaktur y el departamento de diseño del centro Style Porsche.

Porsche siempre ha tenido una amplia gama de opciones para personalizar sus vehículos, pero ahora la está mejorando aún más resucitando el programa “Sonderwunsch”, visto por primera vez a finales de los años 70. La premisa es muy simple: “hacer coches co-creados por el cliente y producidos profesionalmente por Porsche”. Las posibilidades son presumiblemente infinitas, como muestra el 911 GT3 que le vicepresidente de la multinacional de alimentos Barilla Group se ha regalado por su 60 cumpleaños. ¿Quién pudiese, verdad? Porque es impresionante.

El trabajo comenzó con un 911 GT3 de penúltima generación (991.2), ya que el último modelo (992) se presentó solo en febrero de 2021. Acabado en Summer Yellow con detalles en blanco y negro, el biplaza de Zuffenhausen luce con orgullo el número 7 en ambas puertas como un guiño al éxito de su propietario a mediados de la década de 1980. El alerón trasero y la palanca de cambios son exclusivos de este modelo, al igual que la insignia en de Paolo en el pilar B y el trazado del circuito de Le Mans bordado en amarillo en los reposacabezas los asientos delanteros.

Y hablando del interior, la cabina es predominantemente negra, pero hay muchos pequeños detalles que lo hacen único. Tales como unas placas en el umbral de las puertas que dice: “956 Le Mans”, con una silueta del coche, mientras que el pomo de la palanca de cambios es similar a la bola de magnesio del monoplaza original (la parte superior fue fresada en aluminio antes de lijar la superficie para obtener el aspecto final).

Y hablando de la caja de cambios, el mismo Barilla unió al bloque usando una herramienta que daba el par de apriete adecuado. Hacerlo significó para Porsche contratarle como un empleado oficial en el área de producción. “En los 80 tuve la oportunidad de conducir el maravilloso 956, un coche icónico en términos de rendimiento y belleza”, dijo Barilla. “Las referencias en el 911 GT3 moderno hace que ese recuerdo sea emocionante y vital, para mí y para los cercanos a mí”.

Barrilla visitó tres veces la fábrica para verificar el progreso de su criatura, incluida una vez con un modelo a escala 1:43 del 956 para garantizar la máxima precisión. De hecho, cuanto más de cerca mires este Porsche 911 GT3 de Barilla y “Sonderwunsch”, más detalles verás. Algunos de estos incluyen los tintes Summer Yellow en la sección inferior del parachoques y los anillos de los faros delanteros, el juego de llantas blancas inspiradas en 956 delante y doradas detrás, y el alerón trasero con dorsales derivadas del modelo destinado al mundo de la competición.

Según Philipp Setter, director de Consulta al Cliente de Sonderwunsch, hubo muchas ocasiones en las que el equipo “tenía buenas razones para decir ‘no va a funcionar’ o ‘Esto es demasiado complicado’”. Pero, evidentemente, perseveraron, y los resultados no son más que llamativos. ¿El precio? No lo sabemos, como era de esperar. Dado que este 911 GT3 tiene un equipamiento que no se ve en ningún otro Porsche, con todo el esfuerzo adicional que habrán supuesto esos extras, esta habrá sido una comisión muy, muy cara. Pero eso es lo que te da “Sonderwunsch”.

Fuente: Porsche

Galería de fotos:

  • deportivo
  • Porsche
  • Porsche 911
  • tuning