Tienes que gastar dinero para ganar dinero. El problema de este oxímoron es pasarse en la primer parte…  y tras quemar millones de dólares cuesta equilibrar los resultados. Es el caso de Tesla. Tras un año muy convulso, con problemas de producción,  despidos de plantilla y hasta la dimisión de su presidente, ha conseguido los primeros beneficios en años, a medida que las entregas de su Model 3 continúa aumentando.

El Tesla Model 3 siempre había sido considerado como un vehículo clave en la estrategia a largo plazo de la firma, su primer vehículo destinado al mercado de masas. Hubo cientos de miles de reservas poco después de haber presentado este coche eléctrico (incluso sin saber el precio), hasta el punto de que la marca americana ha tenido muchos problemas para mantener al día toda esa demanda y pagar su inexperiencia fabricando vehículos a bien ritmo.

En el tercer trimestre de 2017 debido, según la empresa, a cuellos de botella en la cadena de producción, apenas entregó 260 unidades. En los últimos 12 meses se ha acelerado el ritmo y ya se prevé producir y entregar 56.065 unidades en el tercer trimestre de 2018.

Tesla se fijó como objetivo durante mucho tiempo tener una producción semanal de 5.000 unidades del Model 3. Se ha quedado corta. Logró un promedio de 4.300 en el tercer trimestre, excluidas las paradas planificadas de fábrica. Eso sí, aseguran que ha aumentado el margen bruto en el vehículo a más del 20%, debido a una disminución en las horas de trabajo por unidad en más del 30% en los dos últimos trimestres.

Volvamos al dinero. En el último año, Tesla anunciaba una serie de pérdidas mareantes. Nada menos que 675 millones de dólares en el último trimestre de 2017, 710 en el primero de este año y posteriormente 718 en el segundo. Pero se acabó. Ahora reportan 312 millones de ganancias, el primer trimestre rentable en más de dos años y el tercero de su historia. Los ingresos se han disparado has los 6.800 millones de dólares, mientras que el pasado trimestre eran de “apenas” 4.000. Es lo que tiene contar con el modelo más vendido de Estados Unidos.

Parece que las cosas empiezan por fin a rodar para Tesla y su carismático CEO Elon Musk, pero aún queda trabajo por hacer. Han demostrado ser capaces de fabricar modelos muy caros de alto rendimiento (Tesla Model S y Tesla Model X), pero un sedán eléctrico a un precio “asequible” (en torno a 35.000 dólares) y ganar dinero con ello es otro cantar. De hecho, las versiones que se están despachando son por ahora las más altas de gama.

Elon Musk había asegurado en su día que empezar a hacer entregas del Model 3 más sencillo (con márgenes de beneficio menores) habría sido un suicidio económico y que antes de hacer ese movimiento necesitaría estar de tres a seis meses fabricando y entregando 5.000 vehículos a la semana. La prueba es que no fue hasta la semana pasada cuando comezó a venderse un Model 3 de “nivel medio”, con 420 km de autonomía. Se anunció por 45.000 dólares… si bien ya lo han subido sutilmente hasta los 46.000.

En la industria todavía quedan mucho escépticos que dudan que la versión asequible de 35.000 dólares pueda llegar a fabricarse, si bien en Tesla aseguran que trabajan duro para que esto suceda. Y, lo que nos interesa a nosotros… ¿Cuándo podrá comprarse en Europa? La empresa indica que comenzarán a tomar pedidos del Model 3 en nuestro continente y China antes de fin de año.

Fuente: Tesla

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta