El auge de los SUV parece imparable y cada vez hay más modelos en este segmento. Y particularmente, la tendencia es a reducir su tamaño, siendo precisamente los del segmento B los que más crecen en ventas. Por eso no es de extrañar que Volkswagen quiera introducir en su gama un modelo que quede incluso por debajo del T-Roc. Llegará este mismo otoño y recibirá el nombre de Volkswagen T-Cross.

Probablemente pueda sonar esa denominación, pues ya la llevó un prototipo presentado hace un par de años. Precisamente ese será el modelo que será tomado como base para este ejemplar, que se espera que comparte plataforma MQB con el Volkswagen Polo. Medirá 4.107 milímetros de largo, siendo un modelo 12,7 centímetros más corto que el T-Roc (4.234 milímetros). De esta forma se posiciona por dimensiones en la zona baja de los B-SUV, al estilo del Ford EcoSport.

Solamente se ofrecerá en versiones con tracción delantera, algo que no es novedad en el segmento. A pesar de la estético todocamino se tratará de un vehículo puramente urbano. Algo que también cobra importancia en este segmento son las posibilidades de personalización, algo que el Volkswagen T-Cross tendrá muy presente. En el prototipo que se vio hace tiempo destacaban las coloridas molduras interiores, del mismo tono que la carrocería.

La plataforma MQB se adaptará para que no falte espacio en las plazas traseras o el maletero. La gama mecánica será muy similar a la que vemos en modelos como el SEAT Arona o el propio T-Roc. Otro de los puntos fuertes que tendrá el SUV pequeño es la tecnología y las ayudas a la conducción. Podrá montar algunos sistemas como el Front Assist o el Lane Assist, lo que le ayudará a ser uno de los más seguros entre sus competidores.

Fuente: Volkswagen

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta