La contaminación de Madrid es un problema que viene de lejos y que preocupa a políticos y a ciudadanos. Un gran número de medidas aplicadas afectan directamente a los vehículos de cuatro ruedas y a sus usuarios, como es el caso del recién estrenado Plan Azul + o el cierre del tráfico al centro de la ciudad a partir de 2018. Ahora llega otra novedad en este campo, los “radares de emisiones“, que aparecerán por primera vez en la capital.

Se trata de un proyecto europeo llamado LIFE GySTRA, que proviene del centro tecnológico CARTIF de Valladolid. El objetivo es el de medir en tiempo real las emisiones de cada coche que va circulando. Aunque los hayamos llamado “radares” por ser una herramienta de control, lo cierto es que técnicamente se trata de un sistema de teledetección RSD+. Utiliza rayos infrarrojos y ultravioletas de baja intensidad para medir las emisiones de forma precisa.

emisiones en París y Londres

Estas herramientas permiten hacer un desglose de la cantidad de monóxido de carbono (CO), dióxidos de carbono (CO2), óxido y dióxido de nitrógeno (NO y NO2) y otras partículas emitidas que emite el tubo de escape de cada coche. Se trata de un proyecto piloto y solo habrá dos dispositivos, pero se espera que sean capaces de controlar alrededor de 700.000 vehículos al año (todavía se desconoce dónde estarán situados).

Inicialmente se buscarán emisiones anormales y los propietarios de dichos vehículos recibirán una notificación para que se haga una reparación. Si se desoye esta recomendación se podría apercibir y sancionar al usuario. Parece que el control de las emisiones es una de las premisas principales este 2018 y ya lo anticipamos con los cambios de las ITV. Unos de los principales afectados de estos “radares de emisiones” serán aquellos que hayan modificado sus coches anulando los filtros de partículas o las válvulas EGR.

Fuente – El Español

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta