Cuando fue lanzado en 2017, el Arona presentaba como tope de gama a la versión 1.5 EcoTSI de 150 CV con caja de cambios manual de seis relaciones, la misma alternativa mecánica que el actual Ibiza. Ahora, tras pequeños retoques por allí y acá en el bloque para cumplir a raya con el consumo de emisiones y de combustible, hay nuevo escalón en la gama del B-SUV español. Asociado igualmente a la línea de equipamiento FR, ahora el SEAT Arona 1.5 TSI cuenta con la opción de montar una transmisión automática DSG.

En este caso estamos ante la unidad de doble embrague de siete relaciones que podemos ya ver en otros modelos del Grupo Volkswagen. La marca defiende que esta nueva integración en la oferta del Arona ha sido motivada por el aumento de la demanda de las transmisiones cajas de cambio automáticas en el segmento de los crossovers urbanos. Esta combinación de motor y transmisión también destaca por su alta eficiencia, presentando un consumo combinado de entre 6 y 6,7 l/100 km (WLTP). Las emisiones de CO2 se sitúan entre los 137 y 152 g/km.

Lo cierto es que esta decisión no coge de sorpresa, pues esta misma caja de cambios ya se puede equipar en otras versiones del Arona como en el 1.0 TSI de 115 CV. En el caso del 1.5 TSI, estamos ante 150 CV de potencia y 250 Nm de par motor. La casa de Martorell no ha ofrecido ningún dato acerca de sus prestaciones, pero damos por hecho que no debería de alejarse mucho de las de su versión manual. Esta última consigue hacer el 0 a 100 km/h en 8,2 segundos y marca una punta de 207 km/h. En ningún caso se puede disfrutar de la etiqueta ECO.

De igual manera que ocurría hasta ahora, esta combinación de motor-transmisión tan solo se puede asociar al acabado más deportivo, el FR. De serie incluye una cámara de visión trasera, retrovisor interior antideslumbrante, sensores de luces y lluvia, climatizador bizona, sensores de aparcamiento, asistente de arranque en pendiente, conectividad con smartphone, y llantas de aleación de 17 pulgadas y detalles estéticos específicos del acabado FR, como una tapicería con costuras rojas, un volante deportivo o la parrilla en forma de panal de abeja.

Como rivales tendrá a sus parientes de grupo, el Volkswagen T-Roc y el Skoda Kamiq, y fuera de este ambiente familiar se tendrá que ver las caras con el Renault Captur 1.3 TCe o el Peugeot 2008 1.2 PureTech, ambos de 155 CV. Si bien por un precio de partida de 23.300 euros (con los descuentos ya aplicados) se sitúa en la media, y carece de algunos equipos de serie como un juego de faros LED que si equipan otros (son halógenos de fábrica), pero el propulsor del SEAT Arona 1.5 TSI DSG destaca sobre los demás por prestaciones y consumos.

Fuente: SEAT

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta