El SEAT León Cupra es uno de los compactos deportivos más equilibrados y valorados en nuestro mercado. Ahora se enfrenta a unos cambios que lo harán retroceder ligeramente, al menos a nivel técnico. La marca anuncia que el tope de gama, que gozaba de 300 CV, se verá obligado a reducir su potencia 10 CV debido al ciclo WLTP. La nueva normativa de homologación, que se debe aplicar a todos los vehículos nuevos a partir de septiembre, parece estar trayendo de cabeza a muchos fabricantes.

De esta forma nos encontramos con que el León Cupra pasará a tener 290 CV, sufriendo una especie de retroceso en el tiempo. No hay que olvidar que el compacto deportivo ya tuvo esa potencia en 2016 y que fue el pasado año con el restyling cuando la aumentó. El motor seguirá siendo el mismo gasolina 2.0 TSI que se lleva montando desde hace tiempo, pero con algunas modificaciones para reducir la potencia. Se podrá seguir escogiendo con cambio manual o automático de doble embrague.

Lo más curioso de esta medida es que inicialmente solo se aplicará a los modelos de cinco puertas con tracción delantera. En el caso de los SEAT León Cupra ST con tracción total 4Drive (como éste que probamos) se mantendrán intactos los 300 CV de potencia. Lo que todavía no se sabe es si afectará al León Cupra R, la edición limitada a 799 unidades que contaba con 310 CV y se convertía en el modelo más potente de la historia de la marca.

De esta forma, el SEAT León Cupra se suma a la lista de afectados por la normativa WLTP. En ella ya se encontraba un competidor directo como es el Peugeot 308 GTi, que por el momento ha cesado su producción a la espera de soluciones. Otro deportivo al que le ha pasado algo similar es al BMW M3. Los cambios parecen estar siendo peliagudos, pero los beneficios de la nueva normativa merecerán la pena, ya que es más realista y sincera con el usuario.

Fuente: AutoExpress

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta