No pasa semana sin que las marcas presenten un nuevo SUV. Los hay pequeños, compactos, medianos… pero todos ellos han de combinar una carrocería poco propicia para gastar poco combustible con ligeras aptitudes camperas.

Optar por un sistema de tracción total o alguno de los elementos que convierten a un vehículo en un auténtico todoterreno supondrían más peso, incidiendo negativamente en el gasto de combustible y emisiones. De ahí que los ingenieros opten por sistemas electrónicos que mejoran la motricidad. Uno de ellos es el sistema IntelliGrip de Opel, que podemos encontrar en el  Grandland X, por ejemplo.

A quienes busquen un todocamino y circulen frecuentemente por carreteras no pavimentadas o resbaladizas les puede convenir este sistema adaptativo de control de tracción.

En España se ofrece en el Grandland con el paquete opcional All Road que además consta de llantas de aleación de 18 pulgadas con diseño de cinco radios y los neumáticos M+S en medidas 225/55 R 18. El sistema IntelliGrip se controla mediante un mando en la consola y el conductor solamente debe seleccionar el modo más apropiado para la tracción delantera de su vehículo. Puede elegir entre estos cinco:

  • Normal / Carretera: Es el activado por defecto, adecuado para carreteras, autovías o ciudad, para una circulación convencional. El ESP (programa de estabilidad electrónica) y el control de tracción están calibrados para las condiciones normales.
  • Nieve: Garantiza el mejor trabajo posible en superficies heladas y nevadas. El control de tracción regula el deslizamiento de las ruedas delanteras, ralentiza la rueda que patina y transfiere más par a la otra rueda delantera.
  • Barro: Permite resbalar más que el anterior. El giro intencionado de la rueda con la mínima tracción cuando el vehículo está en marcha permite retirar el barro y que los neumáticos puedan restablecer la tracción. Mientras, a la rueda con mayor agarre se le transfiere más par. Está activo hasta 80 km/h.
  • Arena: Este modo permite un ligero patinamiento de las dos ruedas motrices, permitiendo avanzar y reduciendo el riesgo de hundirse.
  • ESP Off: Permite desactivar el control electrónico de estabilidad (ESP) y las ayudas a la tracción a velocidades de hasta 50 km/h. Por seguridad, el sistema IntelliGrip vuelve automáticamente al modo normal cuando se supera esa velocidad.

De esta forma, el sistema IntelliGrip adapta la distribución del par motor a cada una de las ruedas delanteras y el ajuste del ESP (programa electrónico de estabilidad) a los requerimientos del modo seleccionado. Así, permite que patinen cuando es necesario, manteniendo el equilibrio entre los neumáticos que giran y las que agarran.

Fuente: Opel
Galería de fotos:

Ver galeria (6 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta